“Un par de ma­las co­se­chas”

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El mes pró­xi­mo, se cum­pli­rán 20 años del lan­za­mien­to de la so­ja RR, el pri­mer even­to bio­tec­no­ló­gi­co apro­ba­do en la Ar­gen­ti­na. En­tre 1994 y 1996, la pro­duc­ción se ha­bía es­ta­bi­li­za­do en 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das, pe­ro al­gu­nos ima­gi­ná­ba­mos que en cuan­to es­tu­vie­ra dis­po­ni­ble la so­ja to­le­ran­te a gli­fo­sa­to, se des­en­ca­de­na­ría un avan­ce irre­fre­na­ble.

Por su­pues­to, no fal­ta­ron los in­cré­du­los. Ni los que, des­de las mis­mí­si­mas fi­las de la di­ri­gen­cia ru­ra­lis­ta, plan­tea­ron sus du­das so­bre la de­ci­sión del en­ton­ces ti­tu­lar de Agri­cul­tu­ra, Fe­li­pe So­lá. To­ma­ron dis­tan­cia, “ve­re­mos có­mo nos va con es­to”…

Por en­ton­ces, el ma­yor te­mor era si ha­bría mer­ca­do pa­ra to­do lo que íba­mos a pro­du­cir. La gran es­pe­ran­za era Chi­na, por­que el com­pra­dor más im­por­tan­te por en­ton­ces, la vie­ja Eu­ro­pa, pa­re­cía apro­xi­mar­se al pla­teau. Y Me­dio Orien­te cre­cía só­lo ve­ge­ta­ti­va­men­te.

Jus­to en 1996, Chi­na ha­bía irrum­pi­do tí­mi­da­men­te en el mer­ca­do de so­ja, com­pran­do pe­que­ñas can­ti­da­des.

Al año si­guien­te re­pi­tió. Jor­ge Cas­tro, por en­ton­ces Se­cre­ta­rio Es­tra­té­gi­co del go­bierno na­cio­nal, es­ta­ba ya con­ven­ci­do de que el gi­gan­te asiá­ti­co se con­ver­ti­ría en una as­pi­ra­do­ra de ali­men­tos. Pe­ro que­ría co­rro­bo­rar­lo in si­tu.

En 1998, tu­ve la opor­tu­ni­dad de com­par­tir un fas­ci­nan­te via­je de des­cu­bri­mien­to, pe­ro que arro­jó más du­das que cer­te­zas.

Re­cuer­do que en una ce­na, un al­to fun­cio­na­rio de pla­ni­fi­ca­ción tec­no­ló­gi­ca, jo­ven y de apa­rien­cia muy só­li­da, plan­teó en­fá­ti­ca­men­te que la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na ha­bía al­can­za­do el au­to­abas­te­ci­mien- to ali­men­ti­cio, y que la im­por­ta­ción re­cien­te de so­ja ha­bía si­do un pe­que­ño ac­ci­den­te de la his­to­ria. “Un par de ma­las co­se­chas”.

Re­cor­de­mos: la so­ja es oriun­da de Chi­na. La pro­duc­ción ron­da­ba las 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das y no só­lo les al­can­za­ba, sino que les so­bra­ba al­go pa­ra ex­por­tar a los ve­ci­nos.

“No se ilu­sio­nen, no vamos a ser gran­des im­por­ta­do­res”, me di­jo el

Ha­ce vein­te años, na­die pen­sa­ba que Chi­na se­ría un gran im­por­ta­dor de so­ja

fun­cio­na­rio, im­pa­cien­te, cuan­do men­cio­né a Les­ter Brown y su li­bro “Who will feed Chi­na” (“Quién le va a dar de co­mer a Chi­na”). Des­pués me iba a en­te­rar que L. Brown era ma­la pa­la­bra, y su obra, con­si­de­ra­da des­es­ta­bi­li­zan­te.

La co­mi­da era y es un te­ma sen- si­ble, con la me­mo­ria muy fres­ca so­bre las ham­bru­nas que cos­ta­ron mi­llo­nes de vi­das en la era de la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral de Mao.

Vol­vi­mos con la co­la en­tre las pa­tas…

Pe­ro por suer­te al­guien erró el cálcu­lo, o fal­tó a la ver­dad. El año pa­sa­do, Chi­na im­por­tó 80 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja. No­so­tros, en dos dé­ca­das cua­dru­pli­ca­mos la pro­duc­ción y lle­ga­mos a las 60. En­ci­ma, el pre­cio fue me­jo­ran­do, pa­san­do de aque­llos ni­ve­les de 220 dó­la­res la to­ne­la­da, a pi­cos de 550. Aho­ra ba­jó fuer­te, pe­ro los 330 ac­tua­les es­tán un 50% por en­ci­ma de aqué­llos con los que ini­cia­mos el gran des­pe­gue.

Aho­ra la des­ace­le­ra­ción de la economía chi­na es­tá en bo­ca de to­do el mundo. Sin em­bar­go, los bá­si­cos ali­men­ti­cios si­guen una di­ná­mi­ca di­fe­ren­te al res­to de los com­mo­di­ties.

La tran­si­ción die­té­ti­ca -ma­yor con­su­mo de pro­teí­nas ani­ma­les, que se ha­cen con gra­nos fo­rra­je­ros y ha­ri­na de so­ja- no se pue­de de­te­ner.

Prue­bas al canto: ha­ce un par de años una em­pre­sa chi­na com­pró Smith­field, la ma­yor ope­ra­ción de cer­dos de los Es­ta­dos Uni­dos. El año pa­sa­do, la im­por­ta­do­ra y dis­tri­bui­do­ra de ali­men­tos Cof­co ad­qui­rió la tra­ding No­ble y par­te del pa­que­te ac­cio­na­rio de Ni­de­ra.

Lue­go, la pro­ce­sa­do­ra de car­nes Fe­re­sun irrum­pió en la in­dus­tria fri­go­rí­fi­ca sud­ame­ri­ca­na, com­pran­do un fri­go­rí­fi­co en Uru­guay. Y es­tá fi­ni­qui­tan­do la ad­qui­si­ción de uno o dos en Ar­gen­ti­na.

Es­ta semana, se con­cre­tó una re­so­nan­te ofer­ta de 43 mil mi­llo­nes de dó­la­res de la em­pre­sa Chem Chi­na por na­da me­nos que la mul­ti­na­cio­nal de ori­gen sui­zo Syn­gen­ta, una de las lí­de­res en tec­no­lo­gía pa­ra el agro.

Una ope­ra­ción que sub­ra­ya, con grue­sos tra­zos de evi­den­cias, que nues­tro rum­bo es bueno. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.