El ma­ne­jo sis­té­mi­co es cla­ve con­tra las ma­le­zas du­ras

Lo sos­tu­vo Mar­tín Mar­zet­ti, lí­der en el te­ma en Aa­pre­sid.

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Villamil

1 ¿Có­mo fue la evo­lu­ción de la po­bla­ción de hier­bas re­sis­ten­tes a her­bi­ci­das en la Ar­gen­ti­na? El pri­mer bio­ti­po re­sis­ten­te en Ar­gen­ti­na apa­re­ció en 1996 y hoy ya hay vein­ti­cua­tro, de los cua­les die­ci­sie­te son re­sis­ten­tes al gli­fo­sa­to y ya hay cin­co bio­ti­pos con re­sis­ten­cias múl­ti­ples. Hay sie­te bio­ti­pos con re­sis­ten­cia a in­hi­bi­do­res de ALS y cin­co con re­sis­ten­cia a gra­mi­ni­ci­das. El problema no es el gli­fo­sa­to, sino los her­bi­ci­das en ge­ne­ral. Es muy com­ple­jo por­que acá te­ne­mos que ma­ne­jar es­pe­cies pe­ren­nes jun­to con anua­les, jun­to con es­pe­cies de in­vierno y es­pe­cies de ve­rano en un mis­mo lo­te. En­ton­ces no es sen­ci­llo ar­mar pa­que­tes de her­bi­ci­das o prác­ti­cas que pue­dan so­lu­cio­nar to­do eso.

2 ¿Cuál es la pers­pec­ti­va pa­ra los pró­xi­mos años? Las ma­le­zas re­sis­ten­tes van a cre­cer en su­per­fi­cie, va a ha­ber re­sis­ten­cia a gli­fo­sa­to, más re­sis­ten­cias a in­hi­bi­do­res de ALS, re­sis­ten­cias múl­ti­ples… Los ma­yo­res pro­ble­mas son en las zo­nas mar­gi­na­les o sub­hú­me­das, por­que son sis­te­mas más frá­gi­les don­de los erro­res cues­tan más, ade­más de que los már­ge­nes son me­no­res. En los pró­xi­mos años ha­brá un au­men­to de la­bran­za como for­ma de con­trol, aunque no sea lo re­co­men­da­ble, y en esas zo­nas mar­gi­na­les rom­per la siem­bra di­rec­ta es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble, por­que son zo­nas pro­duc­ti­vas gra­cias a la di­rec­ta.

3 ¿Hay con­cien­cia en­tre los ase­so­res y téc­ni­cos de que el problema es glo­bal y que re­quie­re so­lu­cio­nes sis­té­mi­cas? El 80 por cien­to de los téc­ni­cos tie­ne que apa­gar el in­cen­dio de la pre­sen­te cam­pa­ña, y hay una pro­por­ción me­nor que sí es­tá preo­cu­pa­do por el me­diano y lar­go pla­zo. La gran ma­yo­ría sa­be lo que hay que ha­cer, pe­ro es di­fí­cil apli­car­lo. Por ejem­plo, cual­quie­ra sa­be que ha­cer un cul­ti­vo de in­vierno te ayu­da, pe­ro no va­lía na­da, en­ton­ces cuan­do el téc­ni­co le de­cía al pro­duc­tor que te­nía que ir a con­tra mar­gen, el pro­duc­tor de­cía “no, pre­fie­ro usar her­bi­ci­das re­si­dua­les en lu­gar del tri­go”. El mo­ni­to­reo fre­cuen­te los téc­ni­cos lo quie­ren ha­cer por­que les sig­ni­fi­ca un in­gre­so, pe­ro los pro­duc­to­res no lo pa­ga­ban.

4 ¿La ren­ta­bi­li­dad no se po­dría de­fen­der gas­tan­do me­nos en in­su­mos y más en co­no­ci­mien­to? En es­tos am­bien­tes esa dis­cu­sión no la vas a en­con­trar nun­ca por­que jus­ta­men­te lo que se quie­re es que se gas­te más. Des­de el la­do del pro­duc­tor eso sí se mi­ra por­que lo que quie­ren es ma­yor re­torno. El ca­so de las ma­le­zas es par­ti­cu­lar por­que lo que yo no con­tro­lé es­te año es un problema más gran­de el año si­guien­te. En las ma­le­zas pro­ble­má­ti­cas no pue­do aho­rrar ni un so­lo pe­so. Un lo­te con problema de ma­le­zas cues­ta has­ta 100 dó­la­res por hec­tá­rea más de lo que sa­le nor­mal­men­te. Son 50 a 100 dó­la­res ex­tra en her­bi­ci­das.

5 ¿Hay que pen­sar en ha­cer cam­bios im­por­tan­tes en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo? Hoy con es­te pa­ra­dig­ma de pro­duc­ción no se es­tá en­con­tran­do otra al­ter­na­ti­va. Los al­qui­le­res a cor­to pla­zo son gran par­te de es­ta gran pro­ble­má­ti­ca. La al­ter­na­ti­va es la agroe­co­lo­gía, otra ra­ma to­tal­men­te ale­ja­da y yo creo par­ti­cu­lar­men­te que el problema es que no po­de­mos ha­blar en­tre no­so­tros. Creo que hay más ideo­lo­gía y ce­los per­so­na­les que co­no­ci­mien­to en mu­chas po­si­cio­nes. Y en es­te ám­bi­to si ha­bla­mos de agroe­co­lo­gía nos ti­ran por la ven­ta­na. Es la­men­ta­ble, pe­ro es así. Ha­bría prác­ti­cas de la agroe­co­lo­gía que se po­drían apli­car pe­ro des­de un pun­to in­ter­me­dio, a ve­ces un pro­duc­to re­suel­ve un problema.

Mar­tín Mar­zet­ti Coor­di­na­dor de la REM de Aa­pre­sid El téc­ni­co ad­vier­te que cre­ce­rá la po­bla­ción de hier­bas re­sis­ten­tes a los her­bi­ci­das, y que la so­lu­ción a es­ta pro­ble­má­ti­ca de­be sur­gir de un abor­da­je sis­té­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.