Se ex­tien­de la lu­cha en­tre la so­ja y las ma­le­zas re­sis­ten­tes

Des­de Cha­ca­bu­co, los con­se­jos de un gru­po de es­pe­cia­lis­tas.

Clarin - Rural - - TAPA - CHA­CA­BU­CO. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com

Las ma­le­zas problema no aflo­jan y si­guen avan­zan­do por to­das las re­gio­nes pro­duc­ti­vas del país, afec­tan­do se­ria­men­te tam­bién a los lo­tes de so­ja. En el nor­te de Bue­nos Ai­res son las gra­mí­neas las que vie­nen ga­nan­do ca­da vez más te­rreno, pro­ve­nien­tes del sur de Santa Fe: ca­pín (Echi­no­chloa co­lo­na), pa­ta de gan­so (Eleu­si­ne in­di­ca), y rai­grás (Lo­lium spp), en ese or­den, son las que más es­tán com­pli­can­do a los pro­duc­to­res.

“La ra­ma ne­gra era la más pro­ble­má­ti­ca en es­ta zo­na en los úl­ti­mos años, pe­ro los pro­duc­to­res han po­di­do con­tro­lar­la co­rrec­ta­men­te. De to­das ma­ne­ras, hay que se­guir aler­tas”, sos­tu­vo Juan Car­los Pon­sa, es­pe­cia­lis­ta en ma­le­zas del INTA Per­ga­mino, du­ran­te una jornada or­ga­ni­za­da por Do­nMa­rio es­ta semana en Cha­ca­bu­co.

Aho­ra, ade­más, se su­ma a es­ta re­gión el te­mi­do yu­yo co­lo­ra­do. “El avan­ce es le­ve pe­ro el año que vie­ne el problema se­rá más gra­ve. Ya se es­tá vien­do en la ca­be­ce­ra de los lo­tes en la va­rie­dad Ama­rant­hus

No hay una re­ce­ta úni­ca. Pe­ro ha­ce fal­ta un ma­ne­jo in­te­gral que na­ce en el bar­be­cho y se si­gue ha­cien­do lue­go den­tro de ca­da lo­te

Juan Car­los Pon­sa Ma­le­zó­lo­go del INTA Per­ga­mino

Hay que acer­car las hi­le­ras de siem­bra de so­ja pa­ra cu­brir el en­tre­sur­co lo más rá­pi­do po­si­ble, pa­ra que no crez­can tan­to las ma­le­zas

Ro­dri­go Igle­sias Gte. de Desa­rro­llo de Do­nMa­rio

qui­ten­sis, pe­ro tam­bién hay Ama­rant­hus pal­me­ri mez­cla­do”, aler­tó Pon­sa, en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral. “Ca­da plan­ta de yu­yo co­lo­ra­do tie­ne apró­xi­ma­da­men­te 800.000 se­mi­llas, por lo que la dis­tri­bu­ción se­rá rá­pi­da y vio­len­ta”, con­si­de­ró.

Pa­ra el con­trol de las gra­mí­neas y del yu­yo co­lo­ra­do, el ex­per­to re­co­men­dó usar her­bi­ci­das re­si­dua­les pa­ra evi­tar nue­vos nacimientos y, lue­go, com­ple­men­tar con un her­bi­ci­da post-emer­gen­te por si hu­bo es­ca­pes den­tro del cul­ti­vo de so­ja, ya que si el yu­yo co­lo­ra­do cre­ce más de 10 cen­tí­me­tros, no hay pro­duc­to que la con­tro­le, ma­ni­fes­tó.

“No hay una re­ce­ta úni­ca, por­que ca­da lo­te tie­ne su his­to­ria. Es un ma­ne­jo in­te­gral que na­ce en el bar­be­cho y se si­gue con­tro­lan­do cuan­do la ma­le­za es­tá den­tro del cul­ti­vo. El pro­duc­tor de­be ser mi­nu­cio­so con ca­da lo­te y lle­var un re­gis­tro de ca­da uno”, in­di­có.

Pe­ro es­te año una he­rra­mien­ta que se su­ma­rá al con­trol de las ma­le­zas problema se­rá el au­men­to en el área de las ce­rea­les. “El tri­go y el maíz en la ro­ta­ción son fun­da­men­ta­les. Por­que, ade­más de po­der usar otros pro­duc­tos y mo­dos de ac­ción, las co­ber­tu­ras de los cul­ti­vos, so­bre to­do del tri­go, ha­ce que las ma­le­zas ten­gan me­nor po­der de in­fes­ta­ción y dis­tri­bu­ción”, ex­pli­có. Ade­más, otra ar­ma que re­co­men­dó pa­ra con­tro­lar el fla­ge­lo es el uso de cul­ti­vos de co­ber­tu­ra.

Su­ma­do a es­to, en lo que res­pec­ta al yu­yo co­lo­ra­do, el téc­ni­co agre­gó que si la ma­le­za ya es­tá ins­ta­la­da en las ca­be­ce­ras de los lo­tes se de­be pul­ve­ri­zar esas zo­nas con re­si­dua­les, pa­ra que los pá­ja­ros y las co­se- cha­do­ras no si­gan ex­pan­dien­do las se­mi­llas en los lo­tes.

Ro­dri­go Igle­sias, ge­ren­te de Desa­rro­llo de Do­nMa­rio, coin­ci­dió con Pon­sa en que el yu­yo co­lo­ra­do se­rá la ma­le­za problema de la cam­pa­ña so­je­ra que vie­ne.

“En los lo­tes en los que ha­ce un año es­ta­ba el yu­yo co­lo­ra­do en la ca­be­ce­ra y en los alam­bra­dos, al otro ci­clo ya la ma­le­za es­ta­ba ins­ta­la­da den­tro del lo­te”, re­cor­dó, ha­cien­do re­fe­ren­cia a lo que pue­de pa­sar en la zo­na nú­cleo en la cam­pa­ña 2016/17.

Por ese mo­ti­vo, Igle­sias acon­se­jó a los pro­duc­to­res co­men­zar a acer­car las hi­le­ras de siem­bra de la so­ja, pa­ra cu­brir el en­tre­sur­co de ma­ne­ra más rá­pi­da y que no lle­gue tan­ta lu­mi­no­si­dad a las ma­le­zas, lo que fa­vo­re­ce su cre­ci­mien­to.

En es­te con­tex­to, el ex­per­to pre­sen­tó cua­tro va­rie­da­des de so­ja con las que apun­tan a se­guir de­fen­dien­do los ren­di­mien­tos.

En pri­mer lu­gar, Igle­sias des­cri­bió dos ma­te­ria­les RR1: la DM 40R16 STS, un cul­ti­var desa­rro­lla­do pa­ra la zo­na nú­cleo, y la DM 62R63 STS, pa­ra los bue­nos am­bien­tes del NOA y NEA, el Li­to­ral y el cen­tro-nor­te de Cór­do­ba. Y, ade­más, dos ma­te­ria­les In­tac­ta: DM 53i53 IPRO, una va­rie­dad que se adap­ta bien en el Li­to­ral, en la cos­ta y en el oes­te de Bue­nos Ai­res, y la DM 61i61 IPRO STS, pa­ra los bue­nos am­bien­tes del NOA y NEA, el Li­to­ral y cen­tro-nor­te de Cór­do­ba.

Es­tá cla­ro que las ma­le­zas re­sis­ten­tes se ex­pan­den por to­do el país. Tam­bién que la tec­no­lo­gía y el ma­ne­jo son cla­ve pa­ra ga­nar­les la ba­ta­lla.

In­con­tro­la­ble. El yu­yo co­lo­ra­do se ex­pan­de. Aho­ra, en el nor­te bo­nae­ren­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.