Un hi­to de la nue­va agri­cul­tu­ra

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La crea­ción de una em­pre­sa es siem­pre un acon­te­ci­mien­nos to sa­lu­da­ble. Pe­ro lo ocu­rri­do el jue­ves, con el lan­za­mien­to de Fron­tec en Ba­ri­lo­che, co­bra di­men­sio­nes es­pe­cia­les. Por eso lo to­ma­mos como el te­ma de la semana. Vea­mos. La Ar­gen­ti­na vie­ne ha­cien­do pun­ta, a ni­vel glo­bal, en el desa­rro­llo de una nue­va agri­cul­tu­ra, don­de el de­no­mi­na­dor co­mún es la bús­que­da de efi­cien­cia y re­duc­ción del im­pac­to am­bien­tal. Así se ges­tó la epo­pe­ya de la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas. En vein­te años du­pli­ca­mos la pro­duc­ción agrí­co­la, en vo­lu­men, y la cua­dru­pli­ca­mos en va­lor.

La Ar­gen­ti­na se hi­zo via­ble. Ni si­quie­ra los es­fuer­zos de la era K (a ve­ces ex­plí­ci­tos des­pués del 2008) por des­truir al sec­tor, la reali­dad im­pu­so su im­pron­ta. Se de­jó de cre­cer.

Pe­ro igual, es­ta semana se pu­do acor­dar el pa­go de la deu­da con los acree­do­res “hol­dout”. Así como en su mo­men­to Nés­tor Kirch­ner can­ce­ló la deu­da con el FMI en un so­lo pa­go de 12.000 mi­llo­nes de dó­la­res, a fi­nes de 2005, tan so­lo tres años des­pués de la peor cri­sis de la his­to­ria. “Es la so­ja, es­tú­pi­do”, hu­bie­ra di­cho Bill Clin­ton.

So­plan nue­vos vien­tos. Se han eli­mi­na­do la ma­yor par­te de las res­tric­cio­nes que ha­bían pues­to un pie en la puer­ta gi­ra­to­ria del gran cam­bio en mar­cha. En el cam­po, como a me­dia­dos de los 90, todos sien­ten que se pue­de vol­ver a cre­cer. Pe­ro tam­bién hay cla­ri­dad, y preo­cu­pa­ción, res­pec­to a que la ecua­ción se ha he­cho muy fi­ni­ta. Los pre­cios in­ter­na­cio­na­les han caí­do y se va asi­mi­lan­do la no­ción de que no se pue­de es­pe­rar la sal- va­ción por es­te la­do. Só­lo que­da el ca­mino de los rin­des y la re­duc­ción de cos­tos, en un en­torno que va a ser ca­da vez más exi­gen­te en ma­te­ria am­bien­tal.

Es­te es, pre­ci­sa­men­te, el leit mo­tiv de Fron­tec. Se tra­ta de una so­cie­dad en­tre uno de los más pres­ti­gio­sos gru­pos agro­pe­cua­rios de la Ar­gen­ti­na (Los Gro­bo) con In­vap, la em­pre­sa rio­ne­gri­na crea­da ha­ce 40 años, que do­mi­na la tec­no­lo­gía ae­ro­es­pa­cial.

Tu­vi­mos el pri­vi­le­gio de par­ti­ci­par del lan­za­mien­to, al que asis­tió el pro­pio Pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri con va­rios de sus prin­ci­pa­les mi­nis­tros, y de co­no­cer las im­po­nen­tes ins­ta­la­cio­nes don­de se cons­tru­yen los sa­té­li­tes ar­gen­ti- que des­de ha­ce años or­bi­tan la tie­rra. Unos con fi­nes cien­tí­fi­cos, otros des­ti­na­dos a co­mu­ni­ca­cio­nes. Con­vie­ne sa­ber que hay so­lo diez paí­ses en el mundo que ha­cen sa­té­li­tes. In­vap, em­pre­sa pú­bli­ca, se mue­ve con la vi­sión, mi­sión y va­lo­res de una em­pre­sa pri­va­da.

Con bue­nos re­fle­jos, Gus­ta­vo Gro­bo­co­pa­tel en­con­tró en In­vap el so­cio ideal pa­ra con­ti­nuar con una idea que ya ha­bía ama­sa­do en Uru­guay. Allí, su ex so­cio en ADP Mar­cos Gui­gou creó la pro­mi­so­ria Oka­raTech, pro­vee­do­ra de ser­vi­cios de agri­cul­tu­ra por am­bien­tes, cla­ve pa­ra el he­te­ro­gé­neo mo­sai­co de la geo­gra­fía orien­tal.

En el lan­za­mien­to de Fron­tec se ex­hi­bió un mo­de­lo que de­mues­tra que la di­fe­ren­cia­ción de am­bien­tes (con la ayu­da de imá­ge­nes sa­te­li­ta­les de al­ta re­so­lu­ción, ba­ja­das a tie­rra con el soft­wa­re di­se­ña­do en­tre los téc­ni­cos de In­vap y Los Gro­bo) per­mi­te in­cre­men­tar la efi­cien­cia en el uso de fer­ti­li­zan­tes. La apli­ca­ción di­fe­ren­cial ge­ne­ra aho­rros en los am­bien­tes de me­nor po­ten­cial, y evi­ta la sub do­si­fi­ca­ción en las par­tes me­jo­res. Unos 90 dó­la­res por hec­tá­rea en un ca­so real. El pri­mer pa­so es pres­cri­bir ni­tró­geno en tri­go y maíz, y de fós­fo­ro en so­ja. Pe­ro es­to re­cién em­pie­za. Ha­ce po­co tiem­po, Mon­san­to pa­gó mil mi­llo­nes de dó­la­res por Cli­ma­te.com, una em­pre­sa na­ci­da ha­ce diez años en San Francisco. El ob­je­ti­vo es ayu­dar al pro­duc­tor a re­du­cir ries­gos. Es la era del “big da­ta”, de la “in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial”, los “algoritmos” y la “in­ter­net de las co­sas”.

Ha­brá que fa­mi­lia­ri­zar­se con es­tos con­cep­tos de la nue­va agro­no­mía. Como bien le di­jo Gus­ta­vo Gro­bo­co­pa­tel al pre­si­den­te Ma­cri, el pro­ce­so de agre­ga­ción de va­lor no em­pie­za cuan­do sa­le el pro­duc­to del cam­po: “va­lor agre­ga­do es re­du­cir cos­tos y au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad”. t

Va­lor agre­ga­do es re­du­cir los cos­tos y au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.