En los pa­si­llos, pal­pi­tan­do lo que vie­ne

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Ser­gio Per­so­glia sper­so­glia@cla­rin.com

Ex­poa­gro mos­tró es­te año un en­tu­sias­mo que ha­cía tiem­po que no se veía en los ac­to­res de las ca­de­nas agrí­co­la y ga­na­de­ra. No al­can­zó a ser des­bor­dan­te, por­que las va­cas no es­tán tan gor­das to­da­vía, pe­ro las ex­pec­ta­ti­vas del sec­tor cla­ra­men­te son dis­tin­tas, con nue­vas re­glas de jue­go y ai­re fres­co pa­ra res­pi­rar. No es po­co, te­nien­do en cuen­ta de dón­de se vie­ne. Y los mu­chos diá­lo­gos que se pro­du­je­ron en ese fo­ro de en­cuen­tro y de­ba­te (eso tam­bién es la me­ga­mues­tra), lo de­ja­ron en cla­ro.

El di­rec­tor de una im­por­tan­te em­pre­sa de ca­pi­ta­les ar­gen­ti­nos que ven­de in­su­mos pa­ra la siem­bra con­fió a Cla­rín Ru­ral que el cre­ci­mien­to se va a em­pe­zar a sen­tir fuer­te en la se­gun­da mi­tad del año. “Hay que es­pe­rar a la pró­xi­ma siem­bra, so­bre to­do de la grue­sa, por­que ahí se de­fi­ne la fac­tu­ra­ción de mu­chas fir­mas como la nues­tra. Has­ta en­ton­ces, hay que ma­ne­jar­se con pru­den­cia, por­que el cha­ca­re­ro es­tá em­pe­zan­do a co­se­char por es­tos días y to­da­vía no co­bró”, ar­gu­men­tó, con un pie en el freno.

A po­cos me­tros de él, en el plot de un se­mi­lle­ro, un pro­duc­tor de Mon­te Maíz, iba, en cam­bio, apre­tan­do el ace­le­ra­dor. Pi­dió man­te­ner su nom­bre en re­ser­va, pe­ro re­co­no­ció que sus so­jas pin­tan pa­ra ren­dir más de 6.000 ki­los por hec­tá­rea. “Arri­ba de 4.500, to­do sir­ve”, re­su­mió, pre­ci­san­do dón­de es­tá su rin­de de in­di­fe­ren­cia.

“No van a ser los más de 7.000 ki­los que sa­ca­mos ha­ce un par de años, pe­ro va a es­tar muy bien igual”, se en­tu­sias­mó, mos­tran­do tam­bién el po­ten­cial de rin­de que tie­ne la so­ja en la pam­pa hú­me­da, si el cli­ma acom­pa­ña. Jus­ta­men­te, es­te año las llu­vias no fue­ron las más com­pa­ñe­ras pa­ra es­te pro­duc­tor, tan­to que du­ran­te va­rios días tu­vo que dor­mir en un ho­tel del pue­blo, con un ami­go, por­que no po­día lle­gar al cam­po, que ha­bía que­da­do ais­la­do por el agua y el pé­si­mo es­ta­do de los ca­mi­nos.

Ex­poa­gro es una su­ce­sión per­ma­nen­te de en­cuen­tros. Y todos ha­blan an con todos. A po­cos me­tros de es­te pro­duc­tor, di­rec­ti­vos de se­mi­lle­ros lí­de­res, y a su vez com­pe­ti­do­res, ha­bla­ban ami­ga­ble­men­te en torno a una me­sa ra­to­na, lo que traía a la me­mo­ria los múl­ti­ples cam­bios de ma­nos y fu­sio­nes que se es­tán pro­du­cien­do en la in­dus­triaa en los úl­ti­mos tiem­pos. s. Un en­cum­bra­do eje­cu­ti­vo tio­de esas em­pre­sas co­men­tó a es­te cro­nis­ta, mi­ran­do la es­ce­na, que “hoy todos ha­blan con todos”. Y eva­luó que cuan­do bajan los gra­nos, los ru­mo­res arre­cian. Pe­ro pu­so pa­ños fríos a las es­pe­cu­la­cio­nes di­cien­do que eran “todos ami­gos”.

Ami­gos o no, unos me­tros más allá, una mu­jer bien in­for­ma­da so­bre el sec­tor, en el que tra­ba­ja des­de ha­ce mu­chos años, co­men­ta­ba có­mo po­día se­guir en los pró­xi­mos me­ses la unión de Dow y Du­pont. De­cía que la pri­me­ra ma­ne­ja­ría el ne­go­cio de plás­ti­cos y la se­gun­da el de agro. La ter­ce­ra pa­ta en la que se di­vi­di­ría la nue­va em­pre­sa, la de cien­cias o tec­no­lo­gía, to­da­vía es­tá por ver­se, de­cía la eje­cu­ti­va. Al mis­mo tiem­po, otro co­no­ce­dor que se su­mó a la char­la da­ba po­co cré­di­to a ru­mo­res que tras­cen­die­rontr la semana pa­sa­da (in­clu­so hu­bo un ca­ble de la agen­cia Bloomberg al res­pec­to) que in­di­ca­ban que el gi­gan­te ale­mán Basf es­ta­ba interesado tam­bién en Du­pont. Es­tas co­sas su­ce­den ha­cia cia aden­tro de las em­pre­sas sas pe­ro, al mis­mo tiem­po, nin­gu­na­ni de­ja de mi­rar ha­cia afue­ra: al ne­go­cio, a los clien­tes, por­que de eso de­pen­den.

En esa lí­nea, to­das coin­ci­den en que, con la pru­den­cia del ca­so, se irá ace­le­ran­do pau­la­ti­na­men­te la in­ver­sión de los pro­duc­to­res, pa­ra pro­fun­di­zar la uti­li­za­ción de tec­no­lo­gía. En ese análisis, sur­gió tam­bién, en­tre dos ge­ren­tes im­por­tan­tes de em­pre­sas que fa­bri­can y ven­den fer­ti­li­zan­tes en Ar­gen­ti­na, el te­ma del pre­cio de la urea.

Como men­cio­nó Cla­rín Ru­ral la semana pa­sa­da, el va­lor de es­te in­su­mo cla­ve ca­yó brus­ca­men­te en el úl­ti­mo año, de ca­si 300 dó­la­res por to­ne­la­da a po­co más de 200 en la ac­tua­li­dad. Uno de esos ge­ren­tes va­ti­ci­nó que “el pre­cio va a re­bo­tar a 260 dó­la­res por to­ne­la­da en los pró­xi­mos me­ses, que fue el pi­so que se ha­bía vis­to en los úl­ti­mos cin­co años”. Por eso, re­co­men­dó a los pro­duc­to­res que es­tán pen­san­do ya en cul­ti­vos de in­vierno, como el tri­go, que fi­jen aho­ra.

“An­tes de la ba­ja, la re­la­ción in­su­mo-pro­duc­to era ma­la pa­ra el pro­duc­tor, aho­ra es ex­ce­len­te y, cuan­do vuel­va a su­bir, se­rá bue­na”, gra­fi­có.

Así, mi­ran­do números y opor­tu­ni­da­des, la ca­de­na pro­duc­ti­va es­tá otra vez en mo­vi­mien­to. No irá en quin­ta a fon­do de la no­che a la ma­ña­na. Pe­ro, cla­ra­men­te, va to­man­do ve­lo­ci­dad. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.