Una mues­tra fun­da­cio­nal

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Lo que ocu­rrió es­ta semana en Ex­poa­gro per­fo­ra la epi­der­mis del cam­po y la on­da ex­pan­si­va di­fun­di­rá por to­da la economía y la so­cie­dad. El país arran­ca de nue­vo, y nue­va­men­te a par­tir del agro. Como des­pués de ca­da cri­sis.

Mien­tras la ciu­dad si­gue en­tre­te­ni­da con sus mez­quin­da­des, los del cam­po ya se lan­za­ron. No ne­ce­si­ta­ban mu­cho, pe­ro lo tu­vie­ron: el nue­vo go­bierno ce­le­bró sus 90 días con la pre­sen­cia del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, su mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra Ri­car­do Bur­yai­le y la go­ber­na­do­ra de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, cor­tan­do la cin­ta inau­gu­ral de Ex­poa­gro.

En es­te pe­río­do cum­plió con to­do lo pro­me­ti­do, que era bá­si­ca­men­te sa­car­le las ma­nos del cue­llo. Fue mu­cho más allá. En el dis­cur­so, don­de la agroin­dus­tria fue ga­nan­do más es­pa­cio con­cep­tual (“no es el com­bus­ti­ble sino el motor de la economía”). Y la ges­tión.

Ex­poa­gro cum­plía 10 años. Nun­ca, en esa dé­ca­da, ha­bía con­ta­do con la pre­sen­cia de un pre­si­den­te de la Na­ción. Aho­ra no só­lo fue a inau­gu­rar­la, sino que lo hi­zo des­de un iné­di­to stand del Mi­nA­gro y todos sus or­ga­nis­mos, como el INTA y el Se­na­sa, ubi­ca­dos en el in­gre­so mis­mo de la mues­tra.

Con des­plie­gue es­pa­cial y con­te­ni­do pro­fun­do. Y, so­bre to­do, con la pre­sen­cia per­ma­nen­te de los más en­cum­bra­dos fun­cio­na­rios, aten­dien­do el des­fi­le in­ter­mi­na­ble de di­rec­ti­vos de en­ti­da­des, in­ten­den­tes y pro­duc­to­res in­quie­tos.

Y no to­do fue el Mi­nA­gro. El Ban­co Na­ción apro­ve­chó la bo­la­da pa­ra un es­pe­ra­do re­lan­za­mien­to. Su ti­tu­lar, Car­los Mel­co­nián, ins­tru­yó a la lí­nea y sa­lie­ron cré­di­tos a ta­sa hoy muy ra­zo­na­ble (13%).

Alu­vión de ope­ra­cio­nes, más de 400 al cie­rre de es­ta edi­ción de Cla­rín Ru­ral, fal­tan­do un día y me­dio de ex­po­si­ción. Al­tos di­rec­ti­vos de com­pa­ñías de pri­me­ra lí­nea, es­cal­da­dos de tan­to deam­bu­lar men­di­gan­do lí­neas, no po­dían creer que aho­ra los fun­cio­na­rios del ban­co fue­ran a los stands ofre­cien­do cré­di­tos.

Lo mis­mo el Pro­vin­cia. La ban­ca pri­va­da, que siem­pre es­tu­vo y ca­da vez más so­la, ya no que­da a la in­tem­pe­rie, ata­jan­do más allá de sus po­si­bi­li­da­des.

Rá­pi­dos de re­fle­jos, mu­chas em­pre­sas que no pen­sa­ban es­tar pre­sen­tes, con­tra­ta­ron stands a úl­ti­mo mo­men­to. En­tre ellas, al­gu­na de las más en­cum­bra­das com­pa­ñías in­ter­na­cio­na­les. Con­fie­san que tu­vie­ron di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ven­cer a sus ca­sas ma­tri­ces, ago­bia­das por la fuer­te caí­da de la ac­ti­vi­dad a ni­vel glo­bal.

Aho­ra, es­tán con­ven­ci­das de que el agro ar­gen­tino es el úni­co que va a sa­car las pa­pas del fue­go. Los años de ina­ni­ción pro­du­je­ron un atra­so en la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía y la re­no­va­ción de equi­pos. Ya ad­vier­ten que hay que es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra ba­rre­nar la ola.

Des­de la más nue­va en­tre no­so­tros, Agra­le, trac­tor ofi­cial de Ex­poa­gro, has­ta la tra­di­cio­nal JD, que anun­ció el ini­cio de la fa­bri­ca­ción de una nue­va lí­nea de trac­to­res.

La on­da vi­bra en las gran­des es­pe­cia­li­da­des ar­gen­ti­nas. Los fa­bri­can­tes de si­lo bol­sas se re­la­men. Sa­ben que la co­se­cha su­birá 20 mi­llo­nes de to­ne­la­das en la pró­xi­ma cam­pa­ña (8 más de tri­go y 12 más de maíz). No hay có­mo ata­jar­las.

En un ru­bro don­de to­do pa­re­cía ya rea­li­za­do, apa­re­cie­ron nue­vos ex­trac­to­res de al­tí­si­ma ca­pa­ci­dad (pro­to­ti­po de Pa­lau). En sem­bra­do­ras, se su­ma­ron desa­rro­llos que atien­den la nue­va pro­ble­má­ti­ca de ma­le­zas re­sis­ten­tes (Bau­mer/In­de­car). En pul­ve­ri­za­do­ras, pro­fu­sión de bo­ta­lo­nes de car­bono, ca­da vez de ma­yor an­cho de la­bor.

Syn­gen­ta, que nun­ca ha­bía es­ta­do an­tes en Ex­poa­gro, ex­hi­bió en un po­ten­te stand to­do el ca­mino de la se­mi­lla pro­fe­sio­nal­men­te tra­ta­da, con el de­but de un equi­po mó­vil (bau­ti­za­do como “la mu­la­to­na”) que fa­ci­li­ta­rá el ac­ce­so a es­ta tec­no­lo­gía, re­du­cien­do cos­tos.

Ni­de­ra, ce­le­bran­do los 20 años de la so­ja RR, un hi­to cla­ve en la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas. Que aho­ra, ya sin el pie en la puer­ta gi­ra­to­ria, mues­tra a pleno sus sig­nos vi­ta­les.

El país lo ne­ce­si­ta.

Ya sin el pie en la puer­ta gi­ra­to­ria, el agro mues­tra a pleno sus sig­nos vi­ta­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.