Tri­go-so­ja: vuel­ve un com­bo que se ex­tra­ñó

Con el pri­mer cul­ti­vo muy gol­pea­do en los úl­ti­mos años, se ha­bía per­di­do. Las nue­vas re­glas de jue­go au­gu­ran su re­gre­so. Claves pa­ra te­ner en cuen­ta.

Clarin - Rural - - EL NUEVO ESCENARIO AGRÍCOLA -

De a po­co se va ter­mi­nan­do es­ta cam­pa­ña y se acer­ca el co­mien­zo de una nue­va. Por eso, los pro­duc­to­res em­pie­zan a to­mar las de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas, con la no­ve­dad de que el com­bo tri­go/so­ja vuel­ve a ser una carta in­tere­san­te. En es­te con­tex­to, téc­ni­cos del gru­po de Me­jo­ra­mien­to de Tri­go del INTA Mar­cos Juá­rez die­ron a co­no­cer un in­for­me que des­ta­ca los be­ne­fi­cios que ten­drá el re­gre­so del ce­real a las ro­ta­cio­nes.

El tri­go es la op­ción de in­vierno más ge­ne­ra­li­za­da en la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na y, ade­más, per­mi­te la siem­bra de cul­ti­vos de ve­rano con di­fe­ren­te re­sul­ta­do agro­nó­mi­co se­gún las re­gio­nes. Los téc­ni­cos ad­vir­tie­ron que fac­to­res am­bien­ta­les como el pe­río­do li­bre de he­la­das, la dis­po­ni­bi­li­dad de agua y la tem­pe­ra­tu­ra po­nen lí­mi­te a la ex­pre­sión agro­nó­mi­ca del cul­ti­vo es­ti­val, pe­ro que la tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble ac­tual­men­te pue­de ayu­dar a me­jo­rar los re­sul­ta­dos en mu­chos ca­sos.

“Prue­ba de es­to son los ren­di­mien­tos ob­te­ni­dos en la re­gión cen­tral nor­te con la se­cuen­cia del cul­ti­vo tri­go so­ja de se­gun­da siem­bra (tri­go-so­ja) y con maíz tar­dío”, de­ta­lla­ron.

El INTA afir­ma que la se­cuen­cia tri­go-so­ja en la re­gión cen­tral nor­te re­pre­sen­ta un apor­te pa­ra la sus­ten­ta­bi­li­dad del sis­te­ma agrí­co­la, prin­ci­pal­men­te por su apor­te de ras­tro­jo a la co­ber­tu­ra, que per­mi­te una ade­cua­da im­ple­men­ta­ción de la téc­ni­ca de siem­bra di­rec­ta. Se tra­ta de una be­ne­fi­cio que pue­de ex­ten­der­se a mu­chas re­gio­nes. “Se re­co­no­ce el apor­te del ras­tro­jo de tri­go por su dis­tri­bu­ción ho­mo­gé­nea y su per­ma­nen­cia en la su­per­fi­cie del sue­lo, como así tam­bién su efec­to so­bre las ma­le­zas es­pe­cial­men­te anua­les”, ase­gu­ran.

Otra ca­rac­te­rís­ti­ca re­co­no­ci­da por los es­pe­cia­lis­tas es el apor­te de ma­te­ria or­gá­ni­ca que rea­li­za el sis­te­ma ra­di­cu­lar del tri­go en los pri­me­ros cen­tí­me­tros de sue­lo, con un im­pac­to di­rec­to so­bre la ca­pa­ci­dad de in­fil­tra­ción del agua de llu­via.

“Los re­sul­ta­dos agro­nó­mi­cos de­pen­den de la ca­li­dad del am­bien­te, pe­ro ca­be des­ta­car su im­por­tan­cia como apor­te de ras­tro­jo y ma­te­ria or­gá­ni­ca tam­bién en am­bien­tes de in­fe­rior ca­li­dad”, des­ta­ca el INTA.

En el mo­men­to de de­ci­dir la siem­bra de tri­go hay va­rios as­pec­tos a con­si­de­rar que pue­den mo­di­fi­car el re­sul­ta­do del cul­ti­vo de tri­go y tam­bién de la se­cuen­cia tri­go-so­ja. Al­gu­nos no es­tán ba­jo el con­trol di­rec­to del pro­duc­tor, como la ocu­rren­cia de llu­vias o de al­tas y ba­jas tem­pe­ra­tu­ras en mo­men­tos crí­ti­cos pa­ra la de­fi­ni­ción de am­bos cul­ti­vos, pe­ro sí hay otros as­pec­tos so­bre los que se pue­de ejer­cer ma­yor con­trol y que va­le la pe­na con­si­de­rar.

“La pro­ble­má­ti­ca más ge­ne­ra­li­za­do se re­fie­re a la ne­ce­si­dad de co­rre­gir la de­fi­cien­cia de nu­trien­tes pa­ra el tri­go y la se­cuen­cia tri­go-so­ja, prin­ci­pal­men­te ni­tró­geno, fós­fo­ro y azu­fre. La es­tra­te­gia de fer­ti­li­za­ción siem­pre de­be ade­cuar­se a la ex­pec­ta­ti­va de ren­di­mien­to que es­tá re­la­cio­na­da con la ca­li­dad del am­bien­te”, ex­pli­can.

La idea de ca­li­dad de am­bien­te pa­ra la se­cuen­cia tri­go-so­ja ne­ce­sa­ria­men­te con­si­de­ra va­rios as­pec­tos agro­nó­mi­cos (com­bi­na­ción sue­lo­cli­ma, dis­po­ni­bi­li­dad de agua, años de ro­ta­ción, dis­po­ni­bi­li­dad de nu­trien­tes en el sis­te­ma, pre­sen­cia de na­pa, etc.), pe­ro el INTA re­mar­ca que re­sul­ta re­le­van­te con­si­de­rar la dis­po­ni­bi­li­dad de agua al­ma­ce­na­da en el sue­lo en el mo­men­to de la siem­bra de tri­go.

Con la ex­pec­ta­ti­va de ren­di­mien­to de acuer­do al am­bien­te de pro­duc­ción, re­sul­ta re­le­van­te ele­gir una va­rie­dad de tri­go y su fe­cha de siem­bra pa­ra ca­da ca­so. Tam­bién es­te es el mo­men­to de dis­cu­tir so­bre la ca­li­dad que se desea pro­du­cir. Con­si­de­ran­do los cos­tos de pro­duc­ción com­pa­ti­bles pa­ra ca­da si­tua­ción, tam­bién es im­por­tan­te co­no­cer el pro­ba­ble com­por­ta­mien­to es­pe­ra­do de ca­da va­rie­dad fren­te a las prin­ci­pa­les en­fer­me­da­des de ca­da re­gión.

“Es­te no es un de­ta­lle me­nor, con­si­de­ran­do la sus­cep­ti­bi­li­dad ob­ser­va­da en la ma­yo­ría de los cul­ti­va­res di­fun­di­dos a en­fer­me­da­des de di­fí­cil con­trol como la ‘fu­sa­rio­sis de la es­pi­ga’ y la ‘ro­ya ne­gra o del ta­llo’”, avi­san los téc­ni­cos.

Con­si­de­rar to­das es­tas cues­tio­nes se­rá vi­tal pa­ra te­ner éxi­to en una nue­va apues­ta pro­duc­ti­va.

Si­tua­ción ideal. Un cul­ti­vo de so­ja na­ce so­bre un ras­tro­jo de tri­go en la zo­na nú­cleo. Gran apor­te de re­si­duos pa­ra el lo­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.