El día en que el sol se aso­mó pa­ra la so­ja en la Ar­gen­ti­na

Ayer se cum­plie­ron 20 años de la apro­ba­ción aquí de la re­sis­ten­te a gli­fo­sa­to. El au­tor de la pri­me­ra va­rie­dad re­cuer­da ese hi­to en es­ta no­ta ex­clu­si­va.

Clarin - Rural - - AGRICULTURA DE PUNTA A NIVEL MUNDIAL - Ro­dol­fo Ros­si Pte. de la Ca­de­na de la So­ja Ar­gen­ti­na

Ayer se cum­plie­ron exac­ta­men­te 20 años del día en que, con la fir­ma de la Re­so­lu­ción 167/96 por par­te del Se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra, Pes­ca y Ali­men­ta­ción de en­ton­ces, Fe­li­pe So­lá, se apro­bó la so­ja re­sis­ten­te a gli­fo­sa­to.

Fue an­te la so­li­ci­tud de Ni­de­ra y se au­to­ri­zó la pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción de la se­mi­lla y de los pro­duc­tos y sub­pro­duc­tos de­ri­va­dos de és­ta, pro­ve­nien­tes de la so­ja to­le­ran­te al her­bi­ci­da gli­fo­sa­to.

Ha­bían pa­sa­do so­lo 5 años des­de que ha­bía­mos pe­di­do a la Se­cre­ta­ría con­tar con re­glas que nos per­mi­tie­ran tra­ba­jar de acuer­do a los pa­rá­me­tros in­ter­na­cio­na­les en las nue­vas tec­no­lo­gías de tran­gé­ne- sis, con el fin de ini­ciar tra­ba­jos de so­ja trans­gé­ni­ca. Así, el go­bierno ar­gen­tino de­ci­dió la crea­ción de la Co­mi­sión Na­cio­nal Ase­so­ra de Bio­tec­no­lo­gía Agropecuaria, en oc­tu­bre de 1991.

Es­ta acer­ta­da de­ci­sión política le per­mi­tió al Es­ta­do ela­bo­rar los re­qui­si­tos téc­ni­cos y de bio­se­gu­ri­dad que de­bían re­unir los ma­te­ria­les ge­né­ti­cos ob­te­ni­dos por bio­tec­no­lo­gía. Es­te fue un he­cho tras­cen­den­te y ejem­plar fren­te a otros paí­ses, que di­la­ta­ron ex­ce­si­va­men­te la con­for­ma­ción de un mar­co ju­rí­di­co pa­ra tra­ba­jar en el te­ma.

Con esa Re­so­lu­ción, se per­mi­tía con­cre­tar un vie­jo sue­ño de to­do me­jo­ra­dor ge­né­ti­co ve­ge­tal, que era po­der di­se­ñar y co­lo­car en ma­nos de los pro­duc­to­res una plan­ta que pu­die­ra cre­cer li­bre de ma­le­zas, me­dian­te el con­trol quí­mi­co de las mis­mas, con el mejor, más efec­ti­vo y el más sa­lu­da­ble prin­ci­pio ac­ti­vo, que la in­dus­tria agro­quí­mi­ca ha­bía desa­rro­lla­do a prin­ci­pios de la dé­ca­da del 70: el gli­fo­sa­to.

El acuer­do en­tre la em­pre­sa As­grow y su con­ti­nua­do­ra Ni­de­ra fue el ini­cio de un pro­gra­ma de crea­ción de las pri­me­ras va­rie­da­des trans­gé­ni­cas pa­ra Su­dá­me­ri­ca, las que lue­go fue­ron lan­za­das al mer­ca­do en la Ar­gen­ti­na en si­mul­tá­neo con EEUU, lue­go que la em­pre­sa ob­tu­vie­ra la co­rres­pon­dien­te au­to­ri­za­ción.

Des­de los ini­cios de la dé­ca­da del 80, y lue­go de sor­tear nu­me­ro­sas com­pli­ca­cio­nes, los in­ge­nie­ros ge­né­ti­cos de Mon­san­to ob­tu­vie­ron las pri­me­ras plan­tas de so­ja trans­gé­ni­ca, so­bre un ge­no­ti­po de As­grow y con la ayu­da de ex­per­tos en las in­ci­pien­tes téc­ni­cas de trans­for­ma­ción, en ba­se al mé­to­do ba­lís­ti­co.

Pe­ro con el pro­gra­ma es­ta­ble­ci­do lo­cal­men­te, co­men­za­mos a tes­tear los pri­me­ros even­tos, en cuan­to a la efi­ca­cia de la to­le­ran­cia al her­bi­ci­da. Hu­bo en­ton­ces una de­ci­sión em­pre­sa­ria, tam­bién ejem­plar, que vio las po­si­bi­li­da­des y la ra­cio­na­li­dad del pro­yec­to que mos­trá­ba­mos y de­ci­dió apro­bar los fon­dos ne­ce­sa­rios pa­ra la eje­cu­ción de la ta­rea de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de las nue­vas va­rie­da­des.

Dos pa­la­bras (“me­ter­le pa­ta”), sin­te­ti­za­ron la de­ci­sión, pa­ra desa­rro­llar un pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción que pu­sie­ra lo an­tes po­si­ble en el mer­ca­do las pri­me­ras va­rie­da­des trans­gé­ni­cas, lue­go de cum­plir con las re­gu­la­cio­nes y con­tro­les que en es­tos nue­vos desa­rro­llos se ha­cían ne­ce­sa­rios.

El pri­mer even­to se­lec­cio­na­do

en nues­tros en­sa­yos mos­tró que no cum­plía con los re­qui­si­tos de to­le­ran­cia que nos ha­bía­mos es­ta­ble­ci­do. So­la­men­te to­le­ra­ba el her­bi­ci­da en los pe­río­dos ve­ge­ta­ti­vos. Re­cuer­do que, ana­li­zan­do la si­tua­ción, un día pen­sé que “con­te­nía un gen muer­to”. Y así lo in­for­mé. En me­nos de 24 ho­ras, los in­ge­nie­ros ge­né­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses que es­ta­ban en es­te pro­yec­to in­ter­na­cio­nal pu­die­ron com­pro­bar, en los cam­pos de Ve­na­do Tuer­to, que la si­tua­ción era real.

Pe­ro, por suer­te, ya es­tá­ba­mos tra­ba­jan­do con va­rios otros even­tos, lo que nos per­mi­tió se­lec­cio­nar el de­no­mi­na­do 40-3-2, que lue­go iba a ser el even­to de so­ja ba­se pa­ra la in­cor­po­ra­ción de la ver­da­de­ra re­sis­ten­cia al her­bi­ci­da.

Pu­si­mos en mar­cha las más avan­za­das me­to­do­lo­gías de me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co, con uso in­ten­si­vo de múl­ti­ples ge­ne­ra­cio­nes anua­les, y los 9 ó 10 años que nos ha­bía lle­va­do en pro­me­dio el desa­rro­llo de una nue­va va­rie­dad, ya los ha­bía­mos acor­ta­do a la mi­tad, sin de­jar de tes­tear, por el tiem­po mí­ni­mo re­que­ri­do, las bon­da­des agro­nó­mi­cas.

Las pri­me­ras va­rie­da­des ins­crip­tas fue­ron 5, pe­ro sin du­da la de más al­to im­pac­to se lla­mó A6401RG. La elec­ción de la si­gla RG por par­te de la em­pre­sa sur­gía de la con­fian­za que te­nía­mos en que se iba a pro­du­cir una Re­vo­lu­ción Ge­né­ti­ca.

Fue­ron va­rias las bon­da­des que tu­vie­ron las pri­me­ras va­rie­da­des. En cuan­to a ren­di­mien­to, se lo­gró su­pe­rar a las va­rie­da­des con­ven­cio­na­les muy rá­pi­da­men­te en los gru­pos más lar­gos de ma­du­ra­ción, y pos­te­rior­men­te en los ma­te­ria­les pre­co­ces.

Ade­más, di­se­ña­mos las va­rie­da­des con una mejor ge­né­ti­ca. To­das ellas con­te­nían la re­sis­ten­cia al can­cro del ta­llo, cu­ya epi­fi­tia coin­ci­dió con el lan­za­mien­to de es­tas va­rie­da­des, y a man­cha ojo de ra­na, que pi­sa­ba fuer­te en el nor­te del país. Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas ace­le­ra­ron la adop­ción de las nue­vas va­rie­da­des en muy po­cos años. No se co­no­cía en la his­to­ria un cam­bio en el área agrí­co­la tan fuer­te.

La mag­ni­tud de la in­ter­ac­ción “ge­no­ti­po-am­bien­te”, que tan­tos des­ve­los nos trae a los fi­to­me­jo­ra­do­res, fue drás­ti­ca­men­te re­du­ci­da. Eso per­mi­tió, en­tre otras co­sas, la adop­ción de los gru­pos más pre­co­ces a ni­vel país, de cre­ci­mien­to in­de­ter­mi­na­do y con ma­yor ín­di­ce de co­se­cha. O sea, el ge­no­ti­po po­día ex­pre­sar­se en su po­ten­cial en las más va­ria­das con­di­cio­nes agroe­co­ló­gi­cas. No ha­bía fi­to­to­xi­ci­dad por el uso in­ten­si­vo de otros com­pues­tos ac­ti­vos, los que de­ja­ron de ser uti­li­za­dos y ge­ne­ra­ron tam­bién una gran trans­for­ma­ción y re­con­ver­sión en la in­dus­tria agro­quí­mi­ca de esos años.

En un tra­ba­jo pre­sen­ta­do jun­to a Clau­dia Na­ri y Ju­lio De­luc­ci en el 1° Con­gre­so Na­cio­nal de So­ja, en Per­ga­mino, en 1995, for­ma­li­za­mos los re­sul­ta­dos de los es­tu­dios lo­ca­les y mos­tra­mos la to­le­ran­cia en el pe­río­do ve­ge­ta­ti­vo y re­pro­duc­ti­vo com­ple­to, la no in­ter­ac­ción de la mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca con las otras ca­rac­te­rís­ti­cas de la plan­ta: re­sis­ten­cia a en­fer­me­da­des, pro­ce­sos fi­sio­ló­gi­cos, man­te­ni­mien­to de las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas y quí­mi­cas del grano y la fal­ta de in­ter­ac­ción de la tec­no­lo­gía con el am­bien­te y los di­fe­ren­tes ge­no­ti­pos en­sa­ya­dos.

Los más tras­cen­den­te pa­ra la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na fue la sim­bio­sis que se for­mó con la siem­bra di­rec­ta, a la que le per­mi­tió un gran des­pe­gue, lo que nos per­mi­tió pro­du­cir más y mejor.

El cul­ti­vo de la so­ja es la ba­se del com­ple­jo agroin­dus­trial más im­por­tan­te de la Ar­gen­ti­na des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, con am­plias y po­si­ti­vas im­pli­can­cias so­cia­les y am­bien­ta­les. Sin du­das, el cre­ci­mien­to e im­por­tan­cia de ese com­ple­jo es­tá li­ga­do a la adop­ción y al cre­ci­mien­to de la so­ja trans­gé­ni­ca con re­sis­ten­cia al her­bi­ci­da gli­fo­sa­to,

Des­de el pun­to de vis­ta de la ca­de­na de la so­ja, la in­tro­duc­ción en 1996 de la so­ja trans­gé­ni­ca ha pro­du­ci­do im­pac­tos de 3 ti­pos: horizontales (en la su­per­fi­cie agrí­co­la en zo­nas tí­pi­cas y no tra­di­cio­na­les), ver­ti­ca­les (en la em­pre­sa y el pro­duc­tor agro­pe­cua­rio) y glo­ba­les (en la pro­duc­ción, el me­dio am­bien­te, la di­ná­mi­ca co­mer­cial y la ca­de­na ali­men­ta­ria).

So­non nu­me­ro­sos los mo­ti­vos de la rá­pi­daá­pi­da adop­ción de es­tas va­rie-va­rie­da­des y de la tec­no­lo­gía RR. En­tre ellos, me­re­cen ci­tar­se un nue­vo con­trol postemer­gen­te, fle­xi­bi­li­dad en la apli­ca­ción, mejor con­trol de ma­le­zas pe­ren­nes, me­nor de­pen­den­cia de otros her­bi­ci­das, me­nor uso to­tal de her­bi­ci­das, au­sen­cia de fi­to­to­xi­ci­dad, re­duc­ción de cos­tos muy sig­ni­fi­ca­ti­va. Sin du­das, fue el aco­ple ideal pa­ra la ex­pan­sión de la siem­bra di­rec­ta y, en de­fi­ni­ti­va, pa­ra lo­grar mayores ren­di­mien­tos a cam­po.

Des­de la apa­ri­ción de la so­ja trans­gé­ni­ca, la Ar­gen­ti­na ha tri­pli­ca­do el área de siem­bra, pe­ro la pro­duc­ción to­tal se in­cre­men­tó 5 ve­ces. En vas­tas re­gio­nes el va­lor de la tie­rra cre­ció fuer­te­men­te y la ac­ti­vi­dad agrí­co­la en zo­nas ex­tra­pam­pea­nas co­men­zó a ju­gar un rol sig­ni­fi­ca­ti­vo, que lue­go se ge­ne­ra­li­zó en to­das las re­gio­nes del país.

Des­de el lan­za­mien­to de la so­ja RR, los ren­di­mien­tos lo­ca­les se in­cre­men­ta­ron a una ta­sa de 1% a 1.5% anual. Man­te­ner esos va­lo­res im­pli­có in­cor­po­rar cam­bios ge­né­ti­cos, tan­to por el ca­mino del me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co tra­di­cio­nal co­mo por el bio­tec­no­ló­gi­co.

Cuan­do se cum­plie­ron los pri­me­ros 15 años de la adop­ción de la so­ja RR, un tra­ba­jo de Eduar­do Tri­go y Ar­gen­bio mos­tró que, des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, la so­ja to­le­ran­te al gli­fo­sa­to ge­ne­ró be­ne­fi­cios por más de 65.000 mi­llo­nes de dó­la­res, de los cua­les la ma­yor par­te se de­bió a la ex­pan­sión del área cul­ti­va­da. En cuan­to a la dis­tri­bu­ción de los be­ne­fi­cios que ge­ne­ró, el tra­ba­jo mos­tró que 72,4% fue a los pro­duc­to­res (que ob­via­men­te lo dis­tri­bu­ye­ron a la ca­de­na pro­duc­ti­va), 21,2% al es­ta­do na­cio­nal -a tra­vés de las re­ten­cio­nes y otros im­pues­tos- y 6,4% a los pro­vee­do­res de tec­no­lo­gías (se­mi­llas y her­bi­ci­das).

La ac­tua­li­dad nos en­cuen­tra en una si­tua­ción agro­nó­mi­ca y eco­nó­mi­ca muy di­fe­ren­te, en par­te por el uso ex­ce­si­vo de una tec­no­lo­gía de con­trol de ma­le­zas, que ha ge­ne­ra­do múl­ti­ples re­sis­ten­cias, al gli­fo­sa­to y a otros prin­ci­pios ac­ti­vos. Tam­bién im­pac­tó en es­to el he­cho de ha­ber in­cor­po­ra­do la to­le­ran­cia en otros cul­ti­vos di­fe­ren­tes a la so­ja.

Por ello, ade­más de apren­der la lec­ción, de­be­mos en­fo­car el fu­tu­ro ha­cia so­lu­cio­nes que man­ten­gan los ex­tra­or­di­na­rios be­ne­fi­cios agro­nó­mi­cos que las so­jas RR nos han de­ja­do.

Por su­pues­to que es­ta­mos vol­vien­do al uso de los mis­mos mo­dos de ac­ción que co­no­ce­mos ha­ce dé­ca­das, con di­fe­ren­tes for­mu­la­cio­nes y com­bi­na­cio­nes, que nos per­mi­ten un mejor con­trol. Pe­ro la bio­tec­no­lo­gía se vie­ne con nue­vos ca­pí­tu­los, que in­clu­yen el lan­za­mien­to de nue­vos even­tos con re­sis­ten­cia a her­bi­ci­das.

So­bre es­ta ba­se, la bue­na prác­ti­ca in­di­ca ro­tar cul­ti­vos, ro­tar mo­dos de ac­ción, es­ta­ble­cer pro­gra­mas de con­trol y mo­ni­to­rear la sus­ten­ta­bi­li­dad de las re­sis­ten­cias.

En de­fi­ni­ti­va va­mos ha­cia una bio­tec­no­lo­gía ba­jo en con­cep­to de ro­tar ge­nes, co­mo par­te de la so­lu­ción.

Chau­chas. Un lo­te de so­ja RR en ple­na pam­pa hú­me­da. Es­te cul­ti­vo trans­for­mó la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na y abrió nue­vas zo­nas pa­ra la siem­bra. Fue el so­cio ideal pa­ra la siem­bra di­rec­ta.

En su sal­sa. Ros­si, ha­ce po­cos días po­san­do pa­ra Cla­rín Ru­ral. Desa­rro­lló la pri­me­ra va­rie­dad de so­ja re­sis­ten­te en el país. Hoy es pre­si­den­te de AC­SO­JA.

Pri­me­ros en­sa­yos. La fo­to mues­tra hi­le­ras de so­ja en 1993 y se ve cla­ra­men­te có­mo al­gu­nas va­rie­da­des re­sis­tían el her­bi­ci­da y otras plan­tas, las no re­sis­ten­tes, mo­rían lue­go de la apli­ca­ción. Los tra­ba­jos en cues­tión se ha­cían en Ve­na­do Tuer­to.

Jun­tos. Arri­ba, Ros­si (izq.), y Clau­dia Na­ri, am­bos de Ni­de­ra, y Ju­lio De­luc­ci, de Mon­san­to, tra­ba­ja­ron en el nue­vo desa­rro­llo. A la der., el ró­tu­lo de la pri­me­ra va­rie­dad del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.