El fu­tu­ro ya son­ríe

Cla­rín Ru­ral reunió a los ti­tu­la­res de Aa­pre­sid y Aa­crea, Ma­ría “Pi­lu” Gi­rau­do y Francisco Igue­ra­bi­de, res­pec­ti­va­men­te, quie­nes ha­bla­ron del po­ten­cial pro­duc­ti­vo que aun res­ta por ex­plo­rar. Sus­ten­ta­bi­li­dad y el agre­ga­do de va­lor son cla­ve.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Martínez Dod­da cla­rin­ru­ral@clarin.com

Cla­rín Ru­ral reunió a los pre­si­den­tes de Aa­pre­sid y Aa­crea, Ma­ría “Pi­lu” Gi­rau­do y Francisco Igue­ra­bi­de, res­pec­ti­va­men­te, quie­nes ha­bla­ron del gran po­ten­cial pro­duc­ti­vo lo­cal que aun res­ta por ex­plo­rar. Sus­ten­ta­bi­li­dad y el agre­ga­do de va­lor son cla­ve.

Im­pul­so­res de las nue­vas tec­no­lo­gías, aten­tos al cam­bio en rol de los pro­duc­to­res tran­que­ras aden­tro, pe­ro tam­bién afue­ra, y acos­tum­bra­dos a so­cia­li­zar el co­no­ci­mien­to, Ma­ría Bea­triz “Pi­lu” Gi­rau­do, pre­si­den­ta de Aa­pre­sid, y Francisco Igue­ra­bi­de, pre­si­den­te de Aa­crea, coin­ci­die­ron ca­si un año (Gi­rau­do es­tá ter­mi­nan­do su man­da­to) al fren­te de dos or­ga­ni­za­cio­nes de pro­duc­to­res que pre­go­nan las bue­nas prác­ti­cas, el tra­ba­jo en equi­po y se iden­ti­fi­can con la van­guar­dia tec­no­ló­gi­ca.

Con­vo­ca­dos por Cla­rín Ru­ral, am­bos ac­ce­die­ron a un mano a mano pa­ra char­lar so­bre los prin­ci­pa­les te­mas del sec­tor más po­ten­te de la eco­no­mía ar­gen­ti­na.

El cam­bio de po­lí­ti­cas pa­ra el sec­tor, la re­la­ción con las co­mu­ni­da­des, el pa­go de las bio­tec­no­lo­gías, pe­ro tam­bién la sus­ten­ta­bi­li­dad y el va­lor agre­ga­do fue­ron al­gu­nos de los pun­tos so­bre los que am­bos dis­cu­rrie­ron y so­bre la ba­se de los cua­les tam­bién ima­gi­na­ron el país que as­pi­ran de­jar­le a sus hi­jos.

“Es­ta­mos en­tu­sias­ma­dos por­que aho­ra po­de­mos pla­ni­fi­car de nue­vo eli­gien­do el pa­que­te tec­no­ló­gi­co más efi­cien­te pa­ra ca­da si­tua­ción”, abrió el jue­go Gi­rau­do, al re­fe­rir­se a la ac­tua­li­dad del sec­tor con ai­res re­no­va­dos tras la qui­ta de re­ten­cio­nes y tra­bas a la co­mer­cia­li­za­ción. Aun­que ad­vir­tió: “Se ne­ce­si­ta­rá pa­cien­cia por­que la re­cu­pe­ra­ción va a ser len­ta y en es­te te­ma te­ne­mos que ser ex­plí­ci­tos con la so­cie­dad por­que ve­ni­mos ha­cien­do un trael ba­jo so­bre­hu­mano pa­ra re­ver­tir la ima­gen que tie­ne el cam­po y se­ría un error que pien­sen que es­ta­mos per­fec­tos”.

Al res­pec­to, Igue­ra­bi­de opi­nó que, “aho­ra es­ta­mos en igual­dad de con­di­cio­nes pa­ra me­dir­nos con otros agri­cul­to­res del mun­do, pe­ro no po­de­mos pa­sar por al­to que los tam­be­ros la es­tán pa­san­do mal, así co­mo tam­bién al­gu­nas eco­no­mías re­gio­na­les. De aho­ra en más, la ve­lo­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción de­pen­de­rá en gran par­te del ac­ce­so al cré­di­to”.

Uno de los desafíos pa­ra el agro ar­gen­tino es el va­lor agre­ga­do. Pe­ro, ¿cuán pre­pa­ra­dos es­tán los pro­duc- to­res pa­ra afron­tar es­te re­to?

Al res­pec­to Igue­ra­bi­de plan­tea que el desafío es cul­tu­ral y por ello hay que com­ba­tir el in­di­vi­dua­lis­mo y ani­mar­se a aso­ciar­se, “una deu­da pen­dien­te de los em­pre­sa­rios ar­gen­ti­nos”, des­ta­có.

“El agre­ga­do de va­lor no es só­lo pa­ra los pro­duc­to­res, tam­bién en­tran en jue­go in­dus­tria­les y em­pre­sas de ser­vi­cios por­que des­de las dis­tin­tas pers­pec­ti­vas se pue­den en­ri­que­cer los mo­de­los de ne­go­cio”, opi­nó Igue­ra­bi­de.

Por su par­te, “es­toy con­ven­ci­da de que pro­duc­to­res e in­dus­tria­les ar­gen­ti­nos es­ta­mos hi­per­pre­pa­ra­dos pa­ra lle­var es­ta re­vo­lu­ción ade­lan­te”, su­mó Gi­rau­do.

Am­bos se es­pe­ran­zan en la po­si­bi­li­dad de que el país crez­ca ha­cia nue­vas áreas co­mo la bioe­co­no­mía, pen­san­do en una di­ver­si­fi­ca­ción ha- cia cul­ti­vos al­ter­na­ti­vos.

Otro de los te­mas can­den­te den­tro de la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na y de de­ba­ta ac­tual es el pa­go del ca­non a los ob­ten­to­res de las nue­vas tec­no­lo­gías en so­ja.

Los re­pre­sen­tan­tes de las dos or­ga­ni­za­cio­nes con­si­de­ran que la pro­pie­dad in­te­lec­tual hay que pa­gar­la y co­lo­can a la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca co­mo uno de los pi­la­res del cre­ci­mien­to pro­duc­ti­vo.

“Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que to­dos los ac­to­res tie­nen que te­ner una re­tri­bu­ción jus­ta por el apor­te que ha­cen, pe­ro cree­mos que de­be ha­ber sis­te­mas sim­ples de pa­go”, opi­nó Igue­ra­bi­de, pa­ra quien la de­fi­ni­ción tie­ne que ver con la política tec­no­ló­gi­ca que ten­ga Ar­gen­ti­na, por­que “no es só­lo so­ja”.

Pa­ra Gi­rau­do, “el re­co­no­ci­mien­to es una con­di­ción cla­ve de una bue­na prác­ti­ca agrí­co­la, pe­ro hay que po­der pa­gar­lo de ma­ne­ra ac­ce­si­ble en la se­mi­lla, de­fi­nien­do el uso pro­pio”. Lue­go se la­men­tó y sos­tu­vo que es inad­mi­si­ble que el uso de se­mi­lla fis­ca­li­za­da ha­ya caí­do otra vez es­ta cam­pa­ña y que es un error que to­da la dis­cu­sión se cen­tre en una so­la tec­no­lo­gía, te­nien­do en cuen­ta to­das las que es­tán en vías de desa­rro­llo.

Pa­ra el pre­si­den­te de Aa­crea, tam­bién tie­ne que ver con el desa­rro­llo te­rri­to­rial: “Si fué­se­mos ca­pa­ces de am­pliar la su­per­fi­cie con cul­ti­vos al­ter­na­ti­vos, que hoy son muy re­gio­na­les, tam­bién es­ta­ría­mos crean­do fuen­tes de tra­ba­jo”, di­jo. Y agre­gó: “Siem­pre en­ten­di­mos a la tec­no­lo­gía co­mo una he­rra­mien­ta de in­no­va­ción pa­ra me­jo­rar el uso de los re­cur­sos, es­to es lo que se es­tá vien­do afec­ta­do y to­dos es­ta­mos sien­do per­ju­di­ca­dos: los se­mi­lle­ros que no pue­den in­ver­tir en in­no­va­ción, los pro­duc­to­res que no po­de­mos te­ner la tec­no­lo­gía de pun­ta y los ar­gen­ti­nos en ge­ne­ral que es­ta­mos te­nien­do me­nos pro­duc­ción y desa­rro­llo”.

Al re­fe­rir­se a la im­ple­men­ta­ción de nue­vas tec­no­lo­gías de in­su­mos y ma­ne­jo, Gi­rau­do ad­mi­tió que las tec­no­lo­gías ma­si­vas que se uti­li­za­ron los úl­ti­mos vein­te años hoy se vuel­ven en con­tra (por ejem­plo, las ma­le­zas re­sis­ten­tes) y por ello em­pie­za otra eta­pa de he­rra­mien­tas más es­pe­cí­fi­cas.

“No hay re­ce­tas aca­ba­das, to­do

“Aho­ra, po­de­mos vol­ver a pla­ni­fi­car y adop­tar tec­no­lo­gía ”, di­ce “Pi­lu” Gi­rau­do “La re­vo­lu­ción se­rá por la ges­tión del co­no­ci­mien­to”, se­ña­la Igue­ra­bi­de

es­tá en per­ma­nen­te evo­lu­ción y por eso hay que es­tar des­pier­to y ca­pa­ci­ta­do, pa­ra po­der sa­car el mejor pro­ve­cho de tec­no­lo­gías ca­da vez más efi­cien­tes pe­ro más ca­ras”.

Pa­ra Igue­ra­bi­de, el alu­vión de in­for­ma­ción que se re­co­lec­ta en to­do el pro­ce­so pro­duc­ti­vo re­quie­re de “ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra sin­te­ti­zar­la en­tre más ac­to­res”. Así, pa­ra el pre­si­den­te de Aa­crea, “la re­vo­lu­ción vendrá por la ges­tión del co­no­ci­mien­to y esa se­rá la prin­ci­pal in­no­va­ción que per­mi­ta dar el pró­xi­mo sal­to”.

Aho­ra bien, ¿por qué las co­mu­ni­da­des ne­ta­men­te pro­duc­ti­vas des­co­no­cen, en­fren­tan y des­con­fían de los pro­duc­to­res de los ali­men­tos que con­su­men a dia­rio?

“En Aa­pre­sid hi­ci­mos au­to­crí­ti­ca so­bre el error que co­me­ti­mos al no con­tar­le a la so­cie­dad los be­ne­fi­cios que im­pli­can la siem­bra di­rec­ta y las bue­nas prác­ti­cas y uno de los pi­la­res de mi ges­tión fue re­ver­tir­lo”, se­ña­ló Gi­rau­do.

Igue­ra­bi­de, en tan­to, contó que des­de Aa­crea se pro­po­nen pa­ra 2025 em­pre­sas más in­te­gra­das en la co­mu­ni­dad, “con un rol más pro­ta­gó­ni­co en el desa­rro­llo del país y ge­ne­ran­do ri­que­zas más allá de lo eco­nó­mi­co, opor­tu­ni­da­des pa­ra las per­so­nas”.

Co­mo cie­rre, am­bos se mos­tra­ron en­tu­sias­ma­dos al ima­gi­nar el país agroin­dus­trial de sus sueños.

“Es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra ha­cer fren­te al di­le­ma ‘ali­men­tos o eco­lo­gía’, y por pri­me­ra vez en la his­to­ria sa­be­mos que po­de­mos de­jar­le a las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes me­jo­res sue­los de los que re­ci­bi­mos”, di­jo Gi­rau­do, a lo que agre­gó que con un go­bierno que apoya la agroin­dus­tria es el mo­men­to ideal pa­ra re­po­si­cio­nar­nos en el mun­do.

Se mos­tró con­for­me con su ges­tión, que con­clu­ye el pró­xi­mo 7 de abril, y, emo­cio­na­da, agra­de­ció “el apo­yo de to­dos los que me die­ron su con­fian­za” y, en es­pe­cial, a su fa­mi­lia.

Co­mo co­ro­la­rio, Igue­ra­bi­de ma­ni­fes­tó que desea una “agroin­dus­tria que sea ca­paz de cons­truir opor­tu­ni­da­des”. Y con­clu­yó: “Me en­can­ta­ría que ten­ga­mos un país en el que to­das las per­so­nas en­cuen­tren una opor­tu­ni­dad en el lu­gar don­de es­tán y que si de­ci­den ir­se a otro sea por vo­ca­ción, no por ne­ce­si­dad”.

A cam­po. Francisco Igue­ra­bi­de y Ma­ría “Pi­lu” Gi­rau­do, jun­tos en un cam­po al sur de San­ta Fe, des­ta­ca­ron la im­por­tan­cia de la di­ver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va.

Ro­ta­cio­nes. Son la ba­se de la siem­bra di­rec­ta y re­pre­sen­tan un be­ne­fi­cio muy im­por­tan­te pa­ra el ma­ne­jo de los sis­te­mas.

Ma­le­zas pro­ble­ma. Ac­tual­men­te, de­ben tra­tar­se con he­rra­mien­tas es­pe­cí­fi­cas.

Le­gal. Gi­rau­do e Igue­ra­bi­de pon­de­ran a la pro­pie­dad in­te­lec­tual en la se­mi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.