Con el cam­po en la san­gre

Pe­dro Vig­neau, quin­ta ge­ne­ra­ción de cha­ca­re­ros en Bo­lí­var, es el nue­vo ti­tu­lar de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Pro­duc­to­res en Siem­bra Di­rec­ta (Aa­pre­sid). Con Clarín Ru­ral , ana­li­zó a fon­do los cam­bios que vi­ve el agro y los desafíos de su ges­tión.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Se abrió una nue­va eta­pa pa­ra la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na y ser par­te de ella ge­ne­ra mu­cho en­tu­sias­mo. Pe­ro, a la vez, sig­ni­fi­ca asu­mir im­por­tan­tes desafíos trans­for­ma­do­res.

Par­te de es­ta mi­sión le to­ca­rá a par­tir de aho­ra a Pe­dro Vig­neau. La elec­ción de es­te pro­duc­tor, el jue­ves pa­sa­do, co­mo pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Pro­duc­to­res en Siem­bra Di­rec­ta (Aa­pre­sid) y pa­ra los pró­xi­mos dos años (2016-2018), en re­em­pla­zo de Ma­ría Bea­triz “Pi­lu” Gi­rau­do, pro­po­ne un cam­bio con con­ti­nui­dad pa­ra se­guir en­fren­tan­do desafíos.

“No es­ta­mos a fa­vor de los pre­si­den­cia­lis­mos, so­mos un equi­po”, de­jó asen­ta­do Vig­neau co­mo pri­mer rú­bri­ca en diá­lo­go con Clarín

Ru­ral. Y agre­gó: “Ha­ce dos años, Pi­lu nos plan­teó dos te­mas cen­tra­les: la co­mu­ni­ca­ción y re­afir­mar­nos co­mo re­fe­ren­tes tec­no­ló­gi­cos; és­to va a se­guir fir­me pe­ro le va­mos a su­mar la mi­ti­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co y de­mos­trar que te­ne­mos he­rra­mien­tas pa­ra cui­dar la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria sin ir en des­me­dro del me­dioam­bien­te”.

Quin­ta ge­ne­ra­ción de pro­duc­to­res en Bo­lí­var, pro­vin­cia de Buenos Ai­res, Pe­dro Vig­neau, su her­mano y su ma­dre tra­ba­jan un cam­po que com­pró su ta­ta­ra­bue­lo Mi­guel Bus­quet y Se­rrá, ha­ce más de 120 años. His­tó­ri­ca­men­te ga­na­de­ros, des­pués su­ma­ron la agri­cul­tu­ra co­mo fo­rra­je y co­mo grano. Ac­tual­men­te ha­cen ci­clo com­ple­to de Aber­deen An­gus ne­gro y co­lo­ra­do. Ade­más, es­tán apos­tan­do jun­to a otros so­cios a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria con rie­go en Río Ne­gro y, per­so­nal­men­te, par­ti­ci­pa de un fi­dei­co­mi­so fo­res­tal de pi­nos y eu­ca­lip­tus en Go­ber­na­dor Vi­ra­so­ro, Co­rrien­tes.

En lo ins­ti­tu­cio­nal, su cu­rrí­cu­lum tie­ne gra­ba­do a fue­go los pi­lo­tes fun­da­cio­na­les de la re­gio­nal Aa­pre­sid Bo­lí­var en 2001, de la que fue pre­si­den­te en 2008, mo­men­to en el que ya em­pe­zó a en­tre­ve­rar­se en la co­mi­sión di­rec­ti­va de la ins­ti­tu­ción has­ta lle­gar a la vi­ce­pre­si­den­cia los úl­ti­mos dos años. Ade­más, pre­si­de la So­cie­dad Ru­ral de su ciu­dad (pedirá li­cen­cia pa­ra no su­per­po­ner ges­tio­nes co­mo pre­si­den­te).

Res­pec­to de los tiem­pos que vie­nen, el cam­bio de go­bierno y po­lí­ti­cas pa­ra el sec­tor, ma­ni­fes­tó dos sen­sa­cio­nes.

“El nue­vo cli­ma de ne­go­cios nos en­tu­sias­ma y ale­gra, pe­ro al mis­mo tiem­po nos en­dil­ga una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad, por­que hoy te­ne­mos la pe­lo­ta en nues­tra can­cha, na­die nos fre­na y no le po­de­mos echar la cul­pa a otro”.

En es­te sen­ti­do, ad­vir­tió que tie­nen al­gu­nas ma­te­rias pen­dien­tes, co­mo la re­po­si­ción de nu­trien­tes y las ro­ta­cio­nes. Aho­ra sien­ten que se pue­de.

Al ana­li­zar la de­man­da mun­dial y el rol de Ar­gen­ti­na en ese com­ple­jo en­gra­na­je, Vig­neau ma­ni­fes­tó que que­da mu­cho por cre­cer, pen­san­do en que só­lo el 8 al 10 por cien­to de la agri­cul­tu­ra mun­dial es­tá ba­jo el sis­te­ma de siem­bra di­rec­ta cuan­do en Ar­gen­ti­na re­pre­sen­ta el 90 por cien­to.

“No­so­tros sa­be­mos que con nues­tro sis­te­ma, que ade­más de la no re­mo­ción del sue­lo in­clu­ye apor­te de nu­trien­tes, ma­ne­jo in­te­gra­do de pla­gas y uso res­pon­sa­ble de fi­to­sa­ni­ta­rios, por pri­me­ra vez en la his­to­ria le po­de­mos de­jar a nues­tros hi­jos sue­los más fér­ti­les de los que re­ci­bi­mos de nues­tros pa­dres”, afir­mó.

Una en­cues­ta que ha­ce la Uni­ver­si­dad Aus­tral -co­la­bo­ra tam­bién Aa­pre­sid- jun­to a la Uni­ver­si­dad de Pur­due (EE.UU.) mues­tra que “el ar­gen­tino es un pro­duc­tor jo­ven en re­la­ción a otros paí­ses, muy bien for­ma­do y con una ca­pa­ci­dad de adap­ta­bi­li­dad y adop­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías im­pre­sio­nan­te”, re­cor­dó el nue­vo pre­si­den­te.

El desafío es que el mun­do co­noz­ca có­mo se pro­du­ce en Ar­gen­ti­na. Pa­ra re­afir­mar­lo, la co­mu­ni­ca­ción se­gui­rá sien­do una co­lum­na ver­te­bral de su ges­tión, afir­mó.

Tam­bién el re­to pa­ra los pro­pios pro­duc­to­res en ca­da rin­cón del país es dar­se a co­no­cer y mos­trar lo que ha­cen y el de­rra­me en las co­mu­ni­da­des en las que vi­ve.

“Cuan­do ha­bla­mos de sus­ten­ta­bi­li­dad nos re­fe­ri­mos a tres pla­nos: el eco­nó­mi­co, el am­bien­tal y el so­cial”, em­pe­zó Vig­neau. Y se en­tu­sias­mó: “Los pro­duc­to­res hi­ci­mos un mea cul­pa y he­mos en­ten­di­do que ade­más del mar­gen bru­to de­be­mos po­ner so­bre la me­sa las ex­ter­na­li­da­des, te­nien­do en cuen­ta las co­mu­ni­da­des”.

De es­ta for­ma, el pre­si­den­te de Aa­pre­sid se re­fie­re tan­to a las ex­ter­na­li­da­des po­si­ti­vas co­mo ne­ga­ti­vas, que van des­de la ge­ne­ra­ción de tra­ba­jo y las pul­ve­ri­za­cio­nes res­pon­sa­bles. Y, se sa­be, que un sec­tor agro­pe­cua­rio mo­ti­va­do es un ma­ná que re­vo­lu­cio­na un pue­blo y una re­gión en­te­ra de ma­ne­ra di­rec­ta e in­di­rec­ta.

Al re­fe­rir­se al va­lor agre­ga­do, mi­ran­do lo que se hi­zo y lo que vie­ne, Vig­neau ima­gi­na cam­bios im­por­tan­tes en los lu­ga­res don­de se pro­du­ce bio­ma­sa. “Si se pu­do cre­cer sin he­rra­mien­tas, na­da peor pue­de ocu­rrir con po­lí­ti­cas que acom­pa­ñan”, di­jo.

Al di­bu­jar en el ai­re un an­he­lo pa­ra los pró­xi­mos cin­co años, Vig­neau ma­ni­fes­tó su de­seo de que

Vig­neau es pro­duc­tor en Bo­lí­var. Allí ha­ce agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría Su ges­tión ten­drá con­ti­nui­dad con la an­te­rior, pe­ro agre­ga­rá más desafíos

“los ar­gen­ti­nos se sien­tan or­gu­llo­sos de pro­du­cir ali­men­tos cui­dan­do el me­dioam­bien­te, ha­cien­do un mea cul­pa y de­jan­do de la­do la grie­ta”, por­que “se­gu­ro ca­da uno pue­de iden­ti­fi­car en qué se equi­vo­có, pa­ra cam­biar­lo”. Es el ca­mino pa­ra “ge­ne­rar un sue­ño co­mún que con­ten­ga a to­dos”, di­jo.

El sec­tor agro­pe­cua­rio tie­ne la vir­tud de es­tar en los cua­tro pun­tos car­di­na­les del te­rri­to­rio ar­gen­tino. Por eso, pa­ra Vig­neau, si se lo­gra “que la so­cie­dad ha­ga pro­pio el or­gu­llo de pro­du­cir, no só­lo en el cam­po, sino tam­bién en la agroin­dus­tria, va a ser me­jor pa­ra to­dos”.

El nue­vo pre­si­den­te de Aa­pre­sid re­su­mió: “El mun­do ne­ce­si­ta lo que no­so­tros pro­du­ci­mos y sa­be­mos ha­cer, con más he­rra­mien­tas, ge­ne­ran­do tra­ba­jo y plas­man­do un federalismo con­cre­to”.

Pa­ra lo­grar es­te sue­ño, se ne­ce­si­tan per­so­nas que en­tre­guen par­te de su tiem­po co­mo em­pre­sa­rios pa­ra el bien co­mún. En es­te sen­ti­do, re­cor­dó que pa­ra in­gre­sar a a la ins­ti­tu­ción no se ne­ce­si­ta te­ner cam­po, só­lo bas­ta con co­mul­gar con los pi­la­res de la en­ti­dad.

“Gen­te con la que se pue­da pen­sar jun­tos e im­pul­sar sis­te­mas sus­ten­ta­bles de pro­duc­ción de fi­bras, ali­men­tos y ener­gía a tra­vés de la in­no­va­ción, la cien­cia y el co­no­ci­mien­to en red”, su­mó Vig­neau.

“Pa­ra los que vi­vi­mos de es­to, ir al cam­po es ir a tra­ba­jar, pe­ro so­mos pri­vi­le­gia­dos y pa­ra mí siem­pre es her­mo­so lle­gar a La Ma­til­de, que es el nues­tro”, re­cor­dó. En los pró­xi­mos dos, en los que ejer­ce­rá co­mo pre­si­den­te de Aa­pre­sid, pro­ba­ble­men­te ten­ga que es­tar más en­tre es­cri­to­rios o aeropuertos y ru­tas que en­tre los An­gus que tan­to le gus­tan en Bo­lí­var. Pe­ro, aho­ra, es el lu­gar que eli­gió. t

An­tes y des­pués. A la izq. Ma­ría “Pi­lu” Gi­rau­do, pre­si­den­ta sa­lien­te de Aa­pre­sid. Más arri­ba, Vig­neau con su so­cio Clau­dio Ca­rre­te­ro en un em­pren­di­mien­to que tie­nen en el sur. Aquí arri­ba, de­lan­te de un lin­do mai­zal en Bo­lí­var.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.