No es sim­ple­men­te In­tac­ta

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

El go­bierno lau­dó a fa­vor del no pa­go de la tec­no­lo­gía en se­mi­llas. Es lo que, ob­je­ti­va­men­te, ha­ce la Re­so­lu­ción 140 del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, al in­ten­tar im­pe­dir que se im­ple­men­ten los me­ca­nis­mos idea­dos por el sec­tor pri­va­do pa­ra el co­bro de los de­re­chos de au­tor. La cues­tión re­vis­te enor­me im­por­tan­cia, por­que lo que es­tá en jue­go es, na­da me­nos, el flu­jo de tec­no­lo­gía.

La sa­li­da del ce­po, la li­be­ra­ción del mer­ca­do cam­bia­rio y el sin­ce­ra­mien­to del va­lor del dó­lar son he­chos de enor­me in­te­rés pa­ra el cam­po. Por fin, se cuen­ta con el mis­mo dó­lar pa­ra lo que uno ven­de que pa­ra lo que uno com­pra. Es­to sig­ni­fi­ca que ha­cen fal­ta me­nos ki­los de maíz, de tri­go o de so­ja, pa­ra com­prar un kg de fós­fo­ro o 200 HP. En­ci­ma, los ban­cos pue­den pres­tar, in­clu­so en dó­la­res como ya lo es­tán ofre­cien­do al­gu­nos. Y a ta­sas atrac­ti­vas.

Es im­pre­sio­nan­te la su­ce­sión de even­tos, en to­do el país, don­de la tec­no­lo­gía vuel­va a ser pro­ta­go­nis­ta. Arran­can­do con Ex­poa­gro a prin­ci­pios de mar­zo. Ha­ce quin­ce días, la mues­tra de Apro­nor en Tu­cu­mán. En Ne­co­chea, la ca­de­na del tri­go ce­le­bró un po­si­ti­vo en­cuen­tro, co­lo­can­do en el cen­tro del ta­ble­ro la ne­ce­si­dad de ade­cuar el stan­dard co­mer­cial a los nue­vos tiem­po.

Claas hi­zo dos jor­na­das fa­bu­lo­sas so­bre fo­rra­jes, en Sun­cha­les y Ameg­hino, con 250 asis­ten­tes en ca­da una a pe­sar del mal ra­to que su­fre el tam­bo, más los pro­ble­mas cli­má­ti­cos.

Syn­gen­ta reunió a sus más de 200 dea­lers en Mar del Pla­ta pa­ra lan­zar su cam­pa­ña 2016/17. Ni­de­ra con­sa­gran­do a los cam­peo­nes de “Qué hay de nue­vo en mi sue­lo”, el sa­lu­da­ble con­cur­so don­de com- pi­ten las es­cue­las agro­téc­ni­cas de to­do el país.

El tren ba­la ve­nía ace­le­ran­do. La Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pampas, in­te­rrum­pi­da en la era CFK, re­to­ma­ba im­pul­so. Aho­ra se plan­tó la du­da. Con es­te lau­do, el go­bierno crea las con­di­cio­nes pa­ra un de­fault, en es­te ca­so, tec­no­ló­gi­co. Ya sa­be­mos que cual­quier sa­li­da fa­ci­lis­ta al fi­nal ter­mi­na sien­do más ca­ra.

Lo que es­tá en jue­go no es sim­ple­men­te In­tac­ta, que pa­ga el pe­ca­do ca­pi­tal de ser un even­to de Mon­san­to, de­ve­ni­da en la em­pre- sa mal­di­ta. Pe­gar­le a Mon­san­to es po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to y, a es­ta al­tu­ra, un jue­go de ni­ños. El te­ma es que la de­ci­sión de Agri­cul­tu­ra va mu­cho más allá de es­te even­to y de su pro­pie­ta­rio, cu­ya le­gi­ti­mi­dad tam­bién fue cues­tio­na­da al plan­tar du­das so­bre su pa­ten­ta­mien­to.

Lo pri­me­ro que con­vie­ne re­cor­dar es que na­die es­tá obli­ga­do a usar las tec­no­lo­gías que se ofre­cen. El jue­ves, cuan­do se co­no­ció la re­so­lu­ción, al­gu­nos sa­lie­ron a de­cir que In­tac­ta no sir­ve, que agre­ga po­co, que es ca­ra.

Al­gu­nos in­clu­so sos­tie­nen que no de­bió ser apro­ba­da, por­que ace­le­ra­rá la ob­so­les­cen­cia de los even­tos. Lo que uno se pre­gun­ta es por qué, si la pe­lí­cu­la es tan ma­la, to­dos quie­ren ver­la.

El apuro por sa­car la Res 140 es pre­ci­sa­men­te por­que es­tá en­tran­do la co­se­cha y quien más, quien me­nos, to­dos en­tra­ron en la va­rian­te de In­tac­ta. Sin que na­da ni na­die los obli­ga­ra.

El ar­gu­men­to del de­re­cho al uso pro­pio, al amparo de la vie­ja ley de se­mi­llas, es una coar­ta­da in­sos­te­ni­ble. El pro­ble­ma no es el pe­que­ño pro­duc­tor que vuel­ve a sem­brar lo que co­se­chó, y to­dos lo sa­ben. Es­to es­ta­ba re­suel­to y to­dos lo sa­ben. El pro­ble­ma no es el uso pro­pio, sino el abu­so de mu­chos que a ve­ces ni si­quie­ra pro­du­cen, sino que sim­ple­men­te aco­pian gra­nos y los con­vier­ten en se­mi­lla. Es un pro­ble­ma de lar­ga da­ta, que se exa­cer­bó con la lle­ga­da de la bio­tec­no­lo­gía, que hi­zo mu­cho más cos­to­sa la crea­ción de un nue­vo cul­ti­var.

Pe­ro con es­te lau­do, el Mi­nA­gro crea un gi­gan­tes­co nu­ba­rrón en to­da la in­dus­tria de se­mi­llas. No es mo­co de pa­vo: hay even­tos cla­ve, desa­rro­lla­dos en el país, don­de la Ar­gen­ti­na apun­ta­ba a li­de­rar mun­dial­men­te. Por ejem­plo, el pa­que­te de to­le­ran­cia a stress hí­dri­co, que po­dría am­pliar la su­per­fi­cie tri­gue­ra y dar­le más es­ta­bi­li­dad a los rin­des en el cam­bian­te cli­ma pam­peano. t

Se­mi­llas. El Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria di­jo que no se pue­den ha­cer análisis so­bre los gra­nos en­tre­ga­dos que no sean au­to­ri­za­dos por ese or­ga­nis­mo. Así, tra­bó el sis­te­ma de co­bro que es­ta­ba im­pul­san­do Mon­san­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.