Re­fe­ren­tes cla­ve tra­za­ron una ra­dio­gra­fía de las ma­le­zas en el país

Lo hi­cie­ron en una im­por­tan­te jor­na­da en el INTA Oli­ve­ros.

Clarin - Rural - - TAPA - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@clarin.com

Las ma­le­zas re­sis­ten­tes se con­vir­tie­ron en el gran proHa­blan­do ble­ma pa­ra los pro­duc­to­res en los úl­ti­mos años y pro­vo­ca­ron que los cos­tos en el con­trol se ha­yan in­cre­men­ta­do en­tre 70 y 100 dó­la­res por hec­tá­rea. En la ac­tua­li­dad, hay 24 bio­ti­pos de 17 es­pe­cies re­sis­ten­tes a di­fe­ren­tes mo­dos de ac­ción.

Por eso, en la Jor­na­da Na­cio­nal de Ma­le­zas or­ga­ni­za­da por el Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria en el INTA Oli­ve­ros (San­ta Fe) se apun­tó al análisis, al de­ba­te y a la cons­truc­ción de he­rra­mien­tas y pla­nes de ac­ción ba­jo una in­te­gra­ción pú­bli­co-pri­va­da pa­ra en­con­trar al­ter­na­ti­vas de ma­ne­jo. “La era del co­no­ci­mien­to es la que nos per­mi­ti­rá desa­rro­llar to­do el po­ten­cial que tie­ne la Ar­gen­ti­na”, abrió el fue­go el mi­nis­tro de Agroin­dus­tria, Ricardo Bur­yai­le.

En la mis­ma lí­nea, Ricardo Ne­gri, se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra, afir­mó que “el desafío de acá en ade­lan­te es la in­no­va­ción institucional pa­ra en­fren­tar los cam­bios que las mis­mas ma­le­zas y el eco­sis­te­ma van a ge­ne­rar. Las ma­le­zas in­no­va­ron más rá­pi­do que no­so­tros. Lo más im­por­tan­te es que apren­da­mos de las ex­pe­rien­cias”.

Ba­jo es­te pa­ra­guas, Juan Car­los Pa­pa, uno de los re­fe­ren­tes del INTA en ma­le­zas, ase­gu­ró que se si­guen bus­can­do so­lu­cio­nes con los mis­mos fac­to­res que han lle­va­do a la ac­tual pro­ble­má­ti­ca. “Des­de 1996 has­ta acá fue­ron 20 años de fiesta”, sos­tu­vo.

Con es­ta afir­ma­ción, co­men­tó que to­dos los pro­duc­to­res pre­gun­tan qué nue­vo lí­qui­do pue­den apli­car, pe­ro con con­vic­ción el es­pe­cia­lis­ta res­pon­dió que no ha­brá nin­gún sus­ti­tu­to al gli­fo­sa­to a cor­to y me­diano pla­zo. “Es­te pro­ble­ma no es so­lo de una re­gión, sino que se ha ex­pan­di­do por to­das las zo­nas pro­duc­ti­vas”, aña­dió.

Pre­ci­sa­men­te, cin­co es­pe­cia­lis­tas de di­fe­ren­tes pun­tos del país con­ta­ron en pri­me­ra per­so­na qué es­tá su­ce­dien­do.

Da­niel Tues­ca, de la cá­te­dra de Ma­le­zas de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Ro­sa­rio, sos­tu­vo que el pro­ble­ma se pro­fun­di­zó en el nor­te de Bue­nos Ai­res, sur de San­ta Fe y sud­es­te de Cór­do­ba por la fal­ta de ro­ta­ción, los arren­da­mien­tos a cor­to pla­zo y la es­ca­za uti­li­za­ción de cultivos de in­vierno ”Hay una re­la­ción de so­ja/maíz de 6 a 1 y has­ta 8 a 1”, ad­vir­tió.

En­tre las prin­ci­pa­les yu­yos que afec­tan a la zo­na nú­cleo, Tues­ca enume­ró dos: ra­ma ne­gra, una ma­le­za que ex­plo­tó en 2008, y ama­rant­hus pal­me­ri (yu­yo co­lo­ra­do), que hoy por hoy es la prin­ci­pal ame­na­za.

En re­fe­ren­cia a es­ta última, el es­pe­cia­lis­ta de la UNR des­ta­có que, en pri­me­ra ins­tan­cia, el pro­duc­tor de­be di­fe­ren­ciar las dos es­pe­cies de yu­yo co­lo­ra­do pa­ra su co­rrec­to con­trol. “Ama­rant­hus pal­me­ri tie­ne ta­llos ra­mi­fi­ca­dos des­de la ba­se y con ra­yas lon­gi­tu­di­na­les de co­lor ver­de a ama­ri­llo y no tie­ne pe­los. Su se­mi­lla es de for­ma de go­ta mien­tras que la de hy­bri­dus son cir­cu­la­res”, ex­pli­có.

El yu­yo co­lo­ra­do tie­ne dos flu­jos de emer­gen­cia: uno en oc­tu­bre/ no­viem­bre y el otro en di­ciem­bre/ enero.“Los cultivos de co­ber­tu­ra ayu­dan a con­tro­lar la pri­me­ra emer­gen­cia”, in­di­có. Y agre­gó: “Hay que apli­car más el ma­ne­jo cul­tu­ral y no tan­to el quí­mi­co”.

de cultivos de co­ber­tu­ra, Pa­blo Be­lluc­ci­ni, téc­ni­co del INTA Mar­cos Juá­rez, con­tó los re­sul­ta­dos de in­cluir­los en la ro­ta­ción en una pro­vin­cia si­tia­da por amant­hus pal­me­ri. “Son una ayu­da, pe­ro por sí so­los no im­pi­den el desa­rro­llo de las ma­le­zas. La ven­ta­ja es que lue­go so­lo se pre­ci­sa un so­lo mo­do de ac­ción y no dos o tres, que suben los cos­tos”, acla­ró.

A con­ti­nua­ción, mos­tró los re­sul­ta­dos de un en­sa­yo con co­ber­tu­ra y otro sin co­ber­tu­ra. En el pri­me­ro, se lo­gró que ha­ya 0,1 plan­tas del yu­yo por me­tro cua­dra­do. En cam­bio, el se­gun­do re­ve­ló 18 plan­tas por me­tro cua­dra­do.

Pe­ro sa­lien­do de la prin­ci­pal zo­na agrí­co­la, las pro­ble­mas con las ma­le­zas no pa­ran. Y el nor­te del país no es la ex­cep­ción, como que­dó cla­ro en la jor­na­da.

Se­gún Mar­ce­lo de la Ve­ga, de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Tu­cu­mán, el rom­pe­ca­be­zas co­mien­za afue­ra del lo­te, en las ban­qui­nas. Y con­tó el ejem­plo de un pro­duc­tor que uti­li­zó cultivos de co­ber­tu­ra en esa zo­na es­pe­cí­fi­ca, pa­ra pa­liar

el avan­ce de las hier­bas. “El co­no­mi­mien­to es la cla­ve”, re­fle­xio­nó. De ahí que, pa­ra De la Ve­ga, en el con­trol de ma­le­zas de­be ha­ber un cam­bio en lo ope­ra­ti­vo (qué apli­co) y en lo epis­te­mo­lo­gí­co (có­mo pien­so las co­sas).

Si­guien­do con el nor­te, pe­ro es­pe­cí­fi­ca­men­te en el NEA, Graciela Gue­va­ra, del INTA Sáenz Pe­ña (Cha­co), con­si­de­ró que las con­di­cio­nes am­bien­ta­les en esa zo­na son idea­les pa­ra el desa­rro­llo de las ma­le­zas: llu­vias que van de 700 a 1.000 mi­lí­me­tros, so­bre to­do en tiem­pos es­ti­va­les, tem­pe­ra­tu­ras promedios ele­va­das y la dis­mi­nu­ción que es­tán vien­do de días con he­la­das.

“A prin­ci­pios del mi­le­nio se adop­tó la siem­bra di­rec­ta y es­to pro­vo­có un cam­bio de es­pe­cies adap­ta­das a la re­mo­ción del sue­lo. Aho­ra, preo­cu­pan las me­ga­tér­mi­cas como chlo­ris sp, tri­chlo­ris plu­ri­fo­ra, di­gi­ra­tia in­su­la­ris y pap­pop­ho­rum, en­tre otras”, re­la­tó.

Por lo tan­to, pa­ra Gue­va­ra se de­be rea­li­zar un ma­ne­jo in­te­gral con di­fe­ren­tes me­to­dos de con­trol: bio­ló­gi­co, cul­tu­ral, mecánico y quí­mi­co. “La fal­ta de ro­ta­ción tra­jo la re­sis­ten­cia”, in­sis­tió.

Por es­to mis­mo, en el sur de Bue­nos Ai­res las ma­le­zas tam­bién co­pa­ron la zo­na. Allí, la so­ja es el prin­ci­pal cul­ti­vo, ya que des­pla­za­do a las pas­tu­ras pe­ren­nes, sos­tu­vo Ra­món Gi­gón, ase­sor pri­va­do en la re­gión. Así, la ra­ma ne­gra y el rai­grás avan­za­ron muy fuer­te.Y ade­más -in­di­có- se apues­ta al tri­go/tri­go, lo que trae apa­re­ja­do un in­cre­men­to de ave­na fa­tua.

Martín Mar­zet­ti, ex­per­to en ma­le­zas de Aa­pre­sid, usó una me­tá­fo­ra fut­bo­lís­ti­ca. Con so­lo prin­ci­pio ac­ti­vo “ha­ce­mos mar­ca hom­bre a hom­bre y los ri­va­les (por las ma­le­zas) son bue­nos ju­ga­do­res; por eso nos ga­nan por go­lea­da. Te­ne­mos que ha­cer una de­fen­sa mix­ta”, re­co­men­dó, en una jor­na­da, que, que­dó cla­ro, ayu­dó a pen­sar.

Un pro­ble­món. El yu­yo co­lo­ra­do se ha dis­per­sa­do por to­das las re­gio­nes pro­duc­ti­vas. Aquí, en un lo­te de so­ja en Sal­ta.

Gue­va­ra. Sos­tu­vo que se ex­pan­die­ron en el NEA las es­pe­cies me­ga­tér­mi­cas.

Tues­ca. Aler­tó so­bre la apa­ri­ción en la zo­na nú­cleo de ama­rant­hus pal­me­ri.

De la Ve­ga. Con­tó que en el NOA ya se con­tro­lan ma­le­zas en las ban­qui­nas.

Be­lluc­ci­ni. Co­men­tó los be­ne­fi­cios de los cultivos de co­ber­tu­ra en Cór­do­ba.

Gi­gón. Ad­vir­tió so­bre la fal­ta de una bue­na ro­ta­ción en el sur bo­nae­ren­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.