La gón­do­la le ga­nó a la ci­güe­ña

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

La mu­le­ti­lla del va­lor agre­ga­do en ori­gen re­pi­que­tea por to­dos la­dos. El go­bierno subió la apues­ta: nos pro­po­ne de­jar de ser el gra­ne­ro del mun­do pa­ra con­ver­tir­nos en el su­per­mer­ca­do del mun­do. “Del cam­po a la gón­do­la”, ¿quién pue­de opo­ner­se?

Ex­por­tar pro­duc­tos ela­bo­ra­dos a par­tir de la enor­me ma­sa de pro­duc­tos bá­si­cos que bro­tan de es­tas pampas im­pli­ca in­ver­sio­nes, em­pleo, ma­yor in­gre­so de di­vi­sas, re­duc­ción del cos­to de los fle­tes, y una enor­me se­rie de ex­ter­na­li­da­des po­si­ti­vas.

Más cuan­do se ave­ci­na un alu­vión de nue­va pro­duc­ción, a par­tir de la re­mo­ción de las tra­bas que pu­sie­ron un pie en la puer­ta gi­ra­to­ria de la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pampas.

To­dos sa­be­mos que la pro­duc­ción de ce­rea­les como el tri­go y el maíz va a cre­cer ver­ti­cal­men­te ya en la pró­xi­ma cam­pa­ña. Es una enor­me opor­tu­ni­dad. So­bre to­do con el maíz, con su do­ble des­tino como grano fo­rra­je­ro y ener­gé­ti­co.

Ar­gen­ti­na, ter­cer ex­por­ta­dor mun­dial y en ca­mino a re­cu­pe­rar el se­gun­do pues­to (ce­di­do re­cien­te­men­te a Bra­sil), de­trás de Es­ta­dos Uni­dos, em­bar­ca dos ter­cios de su co­se­cha sin gra­do de ela­bo­ra­ción al­guno. Es­ta­dos Uni­dos ex­por­ta só­lo el 15% de lo que pro­du­ce. Bra­sil, un 30%.

Am­bos son los prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res de pro­teí­nas ani­ma­les, pro­du­ci­das a par­tir de maíz y ha­ri­na de so­ja. Son los dos ru­bros de bá­si­cos agrí­co­las más di­ná­mi­cos en los úl­ti­mos vein­te años.

Aves, cer­dos, car­ne va­cu­na pa­ra la tran­si­ción die­té­ti­ca de dos ter­cios de la hu­ma­ni­dad. No es el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción lo que go­bier­na el cre­ci­mien­to del con­su­mo de ali­men­tos. Es el bol­si­llo. La gón­do­la le ga­nó a la ci­güe­ña.

Es­ta­dos Uni­dos y Bra­sil han crea­do com­pa­ñías glo­ba­les, con una di­ná­mi­ca asom­bro­sa, sa­cu­dien­do al mun­do de los ne­go­cios con in­cur­sio­nes im­pen­sa­das. Hay em­pre­sas bra­si­le­ñas con feed­lots, plan­tas fri­go­rí­fi­cas y car­ne con mar­ca en los EEUU.

Aquí tam­bién pa­sa­ron co­sas in­tere­san­tes. No en car­ne va­cu­na, don­de el en­cono de la era K hi­zo es­tra­gos. Pe­ro hu­bo avan­ces con­sis­ten­tes en la in­dus­tria aví­co­la, que apro­ve­chó la de­ba­cle del stock va­cuno y la ofer­ta de car­ne pa­ra ocu­par un lu­gar pro­mi­nen­te.

Tam­bién se ve­nía per­fi­lan­do un in­tere­san­te desa­rro­llo en la in­dus­tria por­ci­na. Apa­re­cie­ron nue­vos ju­ga­do­res, con una con­cep­ción mo­der­na, que su­pie­ron ce­rrar la bre­cha tec­no­ló­gi­ca que nos se­pa­ra­ba del Pri­mer Mun­do.

Ge­né­ti­ca, ins­ta­la­cio­nes, nu­tri­ción, es­ca­la. Al­gu­nos ve­nían de otros seg­men­tos de la agroin­dus­tria. Otros, fa­mi­lias tra­di­cio­na­les que pa­sa­ron de los gra­nos y la car­ne al cer­do. Más un pu­ña­do de em­pre­sa­rios sub­yu­ga­dos por la in­ge­nie­ría que hay de­trás de es­ta ac­ti­vi­dad. El cer­do es una má­qui­na de pro­du­cir.

Pron­to des­cu­brie­ron que la Ar­gen­ti­na, ade­más de con­tar con la ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va de los gra­nos abun­dan­tes y ba­ra­tos, te­nía un enor­me pun­to a fa­vor: es­tar lim­pia de un fla­ge­lo sa­ni­ta­rio que diez­ma las pia­ras de los gran­des pro­duc­to­res. Se tra­ta del PRRS (Sín­dro­me Re­pro­duc­ti­vo Res­pi­ra­to­rio Por­cino). Con mu­cho ce­lo, el Se­na­sa apli­ca me­di­das de cua­ren­te­na pa­ra la im­por­ta­ción de re­pro­duc­to­res.

No ocu­rre lo mis­mo con la en­tra­da de car­ne por­ci­na, que es­tá en­tran­do a bor­bo­to­nes. En 2013, Chi­le su­frió una gra­ve epi­de­mia de PRRS cu­ya trans­mi­sión se atri­bu­yó pre­ci­sa­men­te al in­gre­so de car­ne. El te­ma fue plan­tea­do el mar­tes pa­sa­do por Juan Uce­lli, ti­tu­lar de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Pro­duc­to­res de Por­ci­nos, en su ex­po­si­ción en la me­sa de car­nes del 25 aniver­sa­rio de la Fun­da­ción Pro­du­cir Con­ser­van­do.

Re­mar­có la ne­ce­si­dad de pre­ser­var el en­vi­dia­ble sta­tus sa­ni­ta­rio, tan­to pa­ra ex­pan­dir la pro­duc­ción pa­ra el mer­ca­do in­terno (li­be­ran­do car­ne va­cu­na pa­ra la ex­por­ta­ción), como pa­ra un pró­xi­mo sal­to al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

No se tra­ta de ce­rrar el mer­ca­do, sino de to­mar los re­cau­dos sa­ni­ta­rios que nos per­mi­tan ir del cam­po a la gón­do­la con pa­sos con­sis­ten­tes.

> Ar­gen­ti­na va en ca­mino de vol­ver a ser el se­gun­do ex­por­ta­dor mun­dial de maíz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.