Lis­tos para el cam­bio

En San­tia­go del Es­te­ro y lue­go de los años di­fí­ci­les, Ja­vier To­ma­sin y Clau­dio Ma­zas ya es­tán lis­tos para re­cu­pe­rar to­do el po­ten­cial. In­ver­sio­nes y tec­no­lo­gía.

Clarin - Rural - - TA­PA - SAN­TIA­GO DEL ES­TE­RO. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

En San­tia­go del Es­te­ro y lue­go de los años di­fí­ci­les, los pro­duc­to­res Ja­vier To­ma­sin y Clau­dio Ma­zas es­tán pre­pa­ra­dos para re­cu­pe­rar to­do el po­ten­cial. Quie­ren se­guir in­ver­tien­do y apos­tar a la tec­no­lo­gía para vol­ver a cre­cer.

El cam­bio de pers­pec­ti­va para la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria ge­ne­ra un re­plan­teo en mu­chas re­gio­nes agrí­co­las del país que, en los úl­ti­mos años, ve­nían en un pro­ce­so de re­duc­ción cons­tan­te.

Una de las zo­nas que re­fle­ja es­to es el nor­des­te ar­gen­tino. Allí, las pro­ble­má­ti­cas fi­nan­cie­ras, acom­pa­ña­das por al­gu­nas agro­nó­mi­cas, ge­ne­ra­ron un pro­gre­si­vo aban­dono de la agri­cul­tu­ra. Por eso, Cla­rín

Ru­ral es­tu­vo en la zo­na y dia­lo­gó con los pro­ta­go­nis­tas para co­no­cer los cam­bios, de pri­me­ra mano.

“La cri­sis de es­tos años fue muy in­tere­san­te para po­ner­nos al lí­mi­te”, di­ce el pro­duc­tor Ja­vier To­ma­sin. A su turno, Clau­dio Ma­zas, su so­cio, agre­ga: “En es­ta zo­na hay im­por­tan­tes opor­tu­ni­da­des de ne­go­cios y, es­te cam­bio de diá­lo­go con las au­to­ri­da­des, hay es­pe­ran­za pen­san­do en un plan na­cio­nal de pro­duc­ción”.

Ellos se re­fie­ren al con­tex­to pro­duc­ti­vo del cen­tro-es­te de San­tia­go del Es­te­ro, una zo­na en la que pro­du­cen des­de ha­ce ocho cam­pa­ñas. No le te­men a las cri­sis y se sien­ten có­mo­dos con los desafíos ya que apren­die­ron a ha­cer­le fren­te a am­bos as­pec­tos. Y su his­to­ria lo de­mues­tra.

To­ma­sin es con­ta­dor pú­bli­co y Ma­zas es in­ge­nie­ro agró­no­mo. Am­bos son por­te­ños, via­jan re­cu­rren­te has­ta el nor­te y vi­ven allí un tiem­po en épo­cas cla­ve co­mo lo es la ac­tual, de co­se­cha de los cul­ti­vos. Ellos se co­no­cie­ron en el año 2001, ha­cien­do una maes­tría. En

La di­ver­si­fi­ca­ción en el NEA es cla­ve para lo­grar un plan­teo com­pe­ti­ti­vo

ese en­ton­ces de­ci­die­ron unir sus ca­pa­ci­da­des para for­mar May­tom Agroin­ver­sio­nes, que ac­tual­men­te tie­ne ba­se en Qui­mi­lí, pe­ro sus cam­pos es­tán a cien ki­ló­me­tros a la re­don­da.

Con la cri­sis del año 2000, Ma­zas de­ci­de un cam­bio de rum­bo pro­fe­sio­nal y de­ja atrás su tra­ba­jo en la ven­ta de cam­pos, que le per­mi­tió co­no­cer mu­chas zo­nas agrí­co­las del país. Cuan­do co­no­ce a To­ma­sin, jun­tos co­mien­zan en el sur de Cór­do­ba.

“En ese mo­men­to, con po­co di­ne­ro ge­nuino y el apo­yo de in­ver­sio­nis­tas, ar­ma­mos un ma­ne­jo téc­ni­co y fi­nan­cie­ro bien ajus­ta­do para cre­cer”, re­cuer­da Ma­zas. Lue­go de va­rios años allí de­ci­die­ron ex­pan­dir­se ha­cia el nor­te ar­gen­tino ya que la ba­ja es­ca­la de los es­ta­ble­ci­mien­tos del sur cor­do­bés no les per­mi­tía cre­cer. Lle­ga­ron en el 2009 a San­tia­go del Es­te­ro y las pri­me­ras pos­ta­les de la zo­na fue­ron de al­to im­pac­to.

“Cuan­do vi­ni­mos, el área ve­nía de dos años de una se­quía ex­tre­ma. Los cam­pos es­ta­ban arra­sa­dos y pa­re­cían pla­yas de es­ta­cio­na­mien­to gigantes”, com­pa­ra Ma­zas. Sin em­bar­go, cuan­do los da­ños pa­sa­ron que­dó en evi­den­cia el po­ten­cial.

“Es­toy sor­pren­di­do por la ap­ti­tud agrí­co­la de los sue­los, con ex­ce­len­tes ni­ve­les de ma­te­ria or­gá­ni­ca y pro­vi­sión de fós­fo­ro. Con la siem­bra di­rec­ta po­de­mos es­ta­bi­li­zar el sis­te­ma y nues­tros pla­nes de tra­ba­jo ba­sa­dos en una ro­ta­ción per­ma­nen­te de maíz/so­ja, más allá de los al­ti­ba­jos eco­nó­mi­cos, nos da mu­cha com­pe­ti­ti­vi­dad”, ex­pli­ca el ase­sor téc­ni­co.

La fir­ma ma­ne­ja 8.000 hec­tá­reas de cam­po arren­da­dos. Esa es la su­per­fi­cie de es­ta­bi­li­za­ción, sos­tie­nen. “Nos preo­cu­pa­mos per­ma­nen­te­men­te por au­men­tar la calidad de los cam­pos en los que pro­du­ci­mos más que por lo­grar ma­yo­res ren­di­mien­tos. Es­to im­pli­ca ce­rrar acuer­dos de al­qui­ler de me­diano pla­zo y en cam­pos con buena tra­yec­to­ria pro­duc­ti­va, so­bre la ru­ta o con buena ad­mi­nis­tra­ción. Es­te ti­po de cues­tio­nes, para nues­tro ne­go­cio y la co­yun­tu­ra, son fun­da­men­ta­les por­que de lo con­tra­rio nos en­fren­ta­mos a la pér­di­da del ca­pi­tal de tra­ba­jo”, afir­ma To­ma­sin.

Por eso, apor­ta Ma­zas, “ma­yor­men­te adop­ta­mos una ac­ti­tud de­fen­si­va res­pec­to a los ren­di­mien­tos y la es­ca­la pro­duc­ti­va, y pre­fe­ri­mos agre­gar ne­go­cios co­ne­xos a la pro­duc­ción y que agre­guen va­lor. De es­ta ma­ne­ra, el 50% de la so­ja que pro­du­ci­mos es de mul­ti­pli­ca­ción para la fir­ma Do­nMa­rio o una pro­por­ción del maíz que ha­ce­mos es flint. Por otra par­te, te­ne­mos una pe­que­ña flo­ta de ca­mio­nes para ma­ne­jar par­te de la lo­gís­ti­ca y tam­bién nues­tro pro­pio ser­vi­cio de pul­ve­ri­za­ción por­que cree­mos que en es­ta zo­na es es­tra­té­gi­co lle­gar a tiem­po con las apli­ca­cio­nes de agro­quí­mi­cos,”, co­men­ta Ma­zas.

En es­tos años, los pro­duc­to­res cuen­tan que siem­pre se pre­gun­tan so­bre la es­tra­te­gia que les per­mi­ti­rá man­te­ner­se

En­ton­ces plan­tean: “Se­rá cla­ve el rol de la bio­tec­no­lo­gía para me­jo­rar el ma­ne­jo de los cul­ti­vos en el nor­te y re­sol­ver pro­ble­má­ti­cas emer­gen­tes. Por otra par­te, hay que ge­ne­rar un mer­ca­do de bio­ener­gía sos­te­ni­do y trans­pa­ren­te para las gra­mí­neas por­que el po­ten­cial de pro­duc­ción de bio­ma­sa es­ta zo­na es muy gran­de”, afir­ma To­ma­sin.

Y cuan­do se les pre­gun­ta so­bre las opor­tu­ni­da­des, no du­dan: “Que­re­mos se­guir in­vir­tien­do para la con­ti­nui­dad de la em­pre­sa, el de­sa­rro­llo de la re­gión y la sus­ten­ta­bi­li­dad del sis­te­ma”.

Es­pe­ran­do la co­se­cha. A la izq., To­ma­sin con Ma­zas, en un lo­te de so­ja en Qui­mi­lí.

Con­ten­tos por los lo­gros. A la izq. Clau­dio Ma­zas jun­to con Ja­vier To­ma­sin en un lo­te de maíz flint. Lue­go de ocho cam­pa­ñas en el nor­te an­he­lan se­guir cre­cien­do.

Iso­ca de la es­pi­ga. La pre­sión de la pla­gas en es­ta re­gión es al­ta.

Sor­go de Ale­po. Las ma­le­zas son un pro­ble­ma se­ve­ro y en au­ge.

Re­tra­sos. En San­tia­go del Es­te­ro, las llu­vias com­pli­can la tri­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.