Hay que pen­sar en gran­de

Clarin - Rural - - LA CO­LUM­NA DE LA SE­MA­NA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Ima­gi­ne­mos por un mo­men­to que la hu­ma­ni­dad tie­ne ra­va­pu­lea­da zón en es­to del cam­bio cli­má­ti­co. Ima­gi­ne­mos que es co­rrec­to que el cam­bio cli­má­ti­co tie­ne que ver con el au­men­to del te­nor de los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro en la at­mós­fe­ra.

Ima­gi­ne­mos tam­bién que es­tán en lo cier­to al­gu­nos cien­tí­fi­cos de re­lie­ve, co­mo Vi­cen­te Ba­rros, quien des­de ha­ce años sos­tie­ne que el cam­bio cli­má­ti­co se ex­pre­sa con es­pe­cial vi­ru­len­cia en es­tas pam­pas. Y que es­te man­to omi­no­so de agua que cu­bre mi­llo­nes de hec­tá­reas pre­ña­das y a pun­to de pa­rir un co­se­chón de so­ja y maíz tie­ne que ver con un fe­nó­meno nue­vo. Ya no al­can­za con la de­fi­ni­ción de “año Ni­ño” o “año Ni­ña”. Es­tos se sub­su­men en el nue­vo pa­ra­dig­ma del cam­bio cli­má­ti­co glo­bal, del que lo úni­co que sa­be­mos, por aho­ra, es que van a ser ca­da vez más ex­tre­mos.

La ta­rea pri­mor­dial, aho­ra, es sal­var la co­se­cha. No hay mu­chas he­rra­mien­tas, por­que a pe­sar de que to­dos sa­bían que se ve­nía un oto­ño llo­ve­dor, la lo­gís­ti­ca no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra si­tua­cio­nes co­mo és­ta. Ago­bia­dos por la exac­ción de la dé­ca­da ga­na­da, po­cos to­ma­ron la pre­vi­sión de, por ejem­plo, equi­par sus co­se­cha­do­ras con oru­gas.

Quie­nes qui­sie­ron ha­cer­lo, tro­pe­za­ron con el go­bierno K, que re­tu­vo en adua­na va­rios jue­gos traí­dos por un im­por­ta­dor des­de Ca­na­dá.

Al­gu­nos pu­sie­ron dua­les y has­ta tria­les. Y to­do en un mar­co don­de el es­ca­so cre­ci­mien­to del par­que de co­se­cha im­pi­de apro­ve­char a pleno las pe­que­ñas ven­ta­ni­tas de buen tiem­po de es­te oto­ño. Fal­ta de ca­mi­nos, ca­mio­nes que se en­ca­jan, es­to iría de­re­cho al desas­tre de no ser por la ge­nia­li­dad del si­lo­bol­sa. Des­de el IN­TA de Man­fre­di, los mu­cha­chos de Bra­gac­chi­ni ba­ja­ron lí­nea muy in­tere­san­te pa­ra lu­char con la hu­me­dad y el ba­rro. Do­cu­men­to de con­sul­ta in­dis­pen­sa­ble (es­tá en la web del IN­TA), que per­mi­ti­rá sal­var mu­chos mi­les de to­ne­la­das.

So­bre to­do, pen­san­do en que ese­ven­tos ta si­tua­ción se re­pe­ti­rá, al­ter­nan­do con pe­río­dos se­cos que tam­bién se­rán más agu­dos.

La si­tua­ción nos lle­va a la ne­ce­si­dad de re-pen­sar to­do. No po­de­mos en­ca­rar el fu­tu­ro des­de el man­gru­llo de los vie­jos pa­ra­dig­mas. Va a cam­biar la agri­cul­tu­ra, pe­ro tam­bién la ga­na­de­ría. En par­ti­cu­lar, la le­che­ría, que pa­de­ce la tor­men­ta per­fec­ta.

Suba de cos­tos, fuer­te caí­da de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les, y aho­ra un mes de llu­vias e inun­da­cio­nes. Nos de­be­mos un de­ba­te acer­ca de cuál es el rum­bo tec­no­ló­gi­co de es­ta ac­ti­vi­dad fren­te al nue­vo es­ce­na­rio cli­má­ti­co y la cre­cien­te ofer­ta tec­no­ló­gi­ca.

Más allá de la ne­ce­si­dad de ela­bo­rar nue­vas pro­pues­tas que per­mi­tan pe­lear­le al cli­ma que vie­ne, tam­bién hay que re­ca­lar en las obras que per­mi­ti­rán ma­ne­jar el agua. Ha­ce po­cos me­ses, fren­te a las inun­da­cio­nes en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, con­vo­ca­mos des­de es­tas pá­gi­nas a to­mar con­tac­to con la in­ge­nie­ría de los Paí­ses Ba­jos, ama­sa­da du­ran­te 800 años de lu­cha con­tra los em­ba­tes del mar.

In­vi­ta­dos por au­to­ri­da­des ho­lan­de­sas, en no­viem­bre pa­sa­do re­co­rri­mos la ría de Rot­ter­dam, bor­dea­da por mi­les de hec­tá­reas con pra­de­ras, cultivos e in­ver­nácu­los ba­jo rie­go, seis me­tros ba­jo el ni­vel del mar… “Se pue­de”, pen­sa­mos. Sí, se pue­de. Las au­to­ri­da­des de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res ya to­ma­ron con­tac­to con fun­cio­na­rios y téc­ni­cos de Paí­ses Ba­jos. La prio­ri­dad, en pri­me­ra ins­tan­cia, es­tá pues­ta en res­guar­dar a pue­blos y ciu­da­des.

Se­ría una pe­na que só­lo que­de ahí. Hay mi­llo­nes de hec­tá­reas en to­do el país que po­drían re­ci­bir to­dos los atri­bu­tos de la nue­va tec­no­lo­gía agrí­co­la (y ga­na­de­ra, que de­pen­de ca­da vez más de la agri­cul­tu­ra). Una co­sa era la Cuen­ca del Sa­la­do ha­ce 30 años, cuan­do to­da­vía no exis­tía la bio­tec­no­lo­gía, ni los hí­bri­dos sim­ples de maíz, ni la ge­né­ti­ca de al­to po­ten­cial del tri­go fran­cés. Más to­do lo que vie­ne. En es­te es­ce­na­rio, pen­sar en un sim­ple ma­ne­jo de “hu­me­da­les” im­pli­ca acep­tar un fe­no­me­nal lu­cro ce­san­te.

Hay que pen­sar en gran­de.

El cam­bio cli­má­ti­co re­que­ri­rá de nue­vas pro­pues­tas pa­ra pe­lear­le al cli­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.