“La ca­ma bio­ló­gi­ca es una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra los pro­duc­to­res”

La in­ves­ti­ga­do­ra ar­gen­ti­na, quien ha­ce 16 años que vi­ve en Sue­cia, vino al país y ex­pli­có los be­ne­fi­cios de es­ta tec­no­lo­gía que se ex­pan­dió por va­rios paí­ses.

Clarin - Rural - - LOS PRE­CIOS DE LA SE­MA­NA - Le­ti­cia Piz­zul Ins­ti­tu­to Agrí­co­la y Am­bien­tal de Sue­cia Es­te­ban Fuen­tes

1 ¿Qué es y pa­ra qué sir­ve la ca­ma bio­ló­gi­ca? Es una tec­no­lo­gía de orí­gen sue­co que fue desa­rro­lla­da por in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de aquel país y por los mis­mos pro­duc­to­res que bus­ca­ban ser más sus­ten­ta­bles. Es una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra los pro­du­co­tres. Es un área des­ti­na­da a la mez­cla y al lle­na­do del tan­que pa­ra la pro­tec­ción del agua y del sue­lo. No es obli­ga­to­rio que el pro­duc­tor uti­li­ce es­ta me­to­do­lo­gía. Es una de las tan­tas op­cio­nes que se le otor­ga a los apli­ca­do­res pa­ra el lle­na­do del tan­que cuan­do rea­li­zan el cur­so co­rres­pon­dien­te.

2 Pe­ro, ¿en qué con­sis­te con­cre­ta­men­te es­ta tec­no­lo­gía? La ca­ma bio­ló­gi­ca es una ex­ca­va­ción de 60 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad en la cual el fon­do se ais­la con una ca­pa de 10 cen­tí­me­tros de arcilla bien com­pac­ta. Lue­go, se lle­na el po­zo con una mez­cla de 50% de ras­tro­jo de tri­go, 25% de tur­ba (ma­te­rial or­gá­ni­co que en al­gu­nos paí­ses se ha re­em­pla­za­do por com­pos) y 25% de sue­lo. Y por úl­ti­mo, se ta­pa el hue­co con una ca­pa de cés­ped que sir­ve pa­ra man­te­ner el ni­vel de hu­me­dad den­tro de la bio­mez­cla.

3 ¿Có­mo ac­túa es­ta bio­mez­cla y cuá­les son los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios pa­ra el pro­duc­tor? El ras­tro­jo de tri­go con­tie­ne gran can­ti­dad de lig­ni­na, sien­do el me­dio ideal pa­ra el cre­ci­mien­to de los de­no­mi­na­dos hon­gos de la pu­dre­dum­bre blan­ca (Pha­ne­ro­chae­te chry­sos­po­rium) cu­yo sis­te­ma en­zi­má­ti­co lo­gra des­truir a la lig­ni­na y a una gran can­ti­dad de com­pues­tos or­gá­ni­cos por­que son tan ines­pe­cí­fi­cos y tan po­ten­tes que de­gra­dan otras mo­lé­cu­las in­clu­yen­do pla­gui­ci­das.y has­ta in­clu­si­ve, fun­gi­ci­das. Es­te es el prin­ci­pio que se to­mó. La idea es que si hay un de­rra­me, que­de atra­pa­do en es­ta bio­mez­cla en los pri­me­ros 20 cen­tí­me­tros. Así, el ras­tro­jo apor­ta mi­cro­or­ga­ni­mos y la tur­ba, capacidad de ab­sor­ción y re­ten­ción de hu­me­dad.

4 ¿Cuál era el con­tex­to en Sue­cia pa­ra que se ha­ya crea­do es­ta tec­no­lo­gía? Sur­ge co­mo res­pues­ta a la ini­cia­ti­va de las au­to­ri­da­des de aquel país por­que ha­bía pes­ti­ci­das en los ríos cer­ca­nos don­de ha­bía agri­cul­tu­ra a fi­na­les de los 80 y se to­ma­ron dis­tin­tas me­di­das pa­ra mi­ti­gar es­te pro­ble­ma. Es­ta tec­no­lo­gía apun­tó di­rec­ta­men­te a la con­ta­mi­na­ción que se pro­du­ce a la ho­ra del lle­na­do del tan­que. An­tes, se ha­cían en su­per­fi­cies sin nin­gún ti­po de ab­sor­ción y mu­chas ve­ces inun­da­das por­que es­ta­ban cer­ca de la co­ne­xión del agua. En­ton­ces, ha­bía de­rra­mes ac­ci­den­ta­les y los pla­gui­ci­das que­da­ban en el sue­lo y con el pri­mer la­va­do o llu­vias se di­ri­gían a los arro­yos y la con­ta­mi­na­ción del agua era di­rec­ta.

5 ¿Cuá­les fue­ron los re­sul­ta­dos tras la uti­li­za­ción de las ca­mas bio­ló­gi­cas en el país eu­ro­peo? Des­pués que se to­mó es­ta me­di­da, el ni­vel de pla­gui­ci­da en los ríos y arro­yos dis­mi­nu­yó en un 90% en 10 años en el co­ra­zón de la zo­na agrí­co­la de Sue­cia.

6 ¿ Se ha re­pro­du­ci­do es­te mé­to­do en otros paí­ses? Hay al­gu­nos ejem­plos en La­ti­noa­mé­ri­ca. En Gua­te­ma­la hay 2.500 im­ple­men­ta­das, so­bre to­do, pa­ra las apli­ca­cio­nes con mo­chi­las. Y hay prue­bas pi­lo­tos en Bra­sil y Chi­le.

7 ¿Y en la Ar­gen­ti­na? Se po­dría dar pe­ro no el mis­mo mo­de­lo que en Sue­cia por­que las con­di­cio­nes son otras. El fon­do del po­zo pa­ra apli­ca­cio­nes pa­ra gran­des ex­ten­sio­nes de área de­be­ría ser ce­rra­do con plás­ti­co o pi­so de ce­men­to por­que la ca­pa de arcilla no es tan se­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.