Aho­ra, la agri­cul­tu­ra es el eje de la geo­po­lí­ti­ca glo­bal

El país tie­ne la gran opor­tu­ni­dad de po­ten­ciar la pro­duc­ción y el con­su­mo de fru­tas y hor­ta­li­zas.

Clarin - Rural - - TA­PA - Ma­riano Wi­no­grad Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Lo afir­ma­ron los ex­per­tos en un se­mi­na­rio de la Fau­ba.

Co­mer más fru­tas y hor­ta­li­zas es prio­ri­ta­rio. Re­sul­ta ab­sur­do que la política so­cial dis­tri­bu­ya ex­ce­so de gra­sas y azú­ca­res cuan­do la die­ta de los es­co­la­res ar­gen­ti­nos ex­ce­de en 100% la re­co­men­da­ción pro­tei­ca, en 80% la ca­ló­ri­ca y pa­de­ce gra­ve fal­tan­te de fru­tas y hor­ta­li­zas.

La fru­tihor­ti­cul­tu­ra argentina po­see ac­ti­vos por U$S 20.000 millones y una ci­fra anual de ne­go­cios si­mi­la­res, em­plea ca­si 700.000 tra­ba­ja­do­res (in­clu­yen­do el es­la­bón co­mer­cial), im­pli­ca el 3 % de la ex­por­ta­ción y la quin­ta par­te del con­su­mo ali­men­ta­rio in­terno.

Sue­le res­pon­sa­bi­li­zár­se­la por la in­fla­ción y en reali­dad es un po­de­ro­so ins­tru­men­to en con­tra por su di­ver­si­dad, por la po­ten­cia­li­dad del con­su­mo lo­cal y por la con­di­ción fle­xi­ble de sus pre­cios vio­len­ta­men­te su­je­tos a la os­ci­la­ción de ofer­ta y de­man­da.

La Argentina ne­ce­si­ta un plan sec­to­rial in­te­gral que di­men­sio­ne el en­deu­da­mien­to y ne­ce­si­da­des fi­nan­cie­ras pa­ra el pró­xi­mo quin­que­nio, que atrai­ga in­ver­sión in­ter­na y ex­ter­na,y que pro­mue­va el uso de re­cur­sos cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos pa­ra sus­ten­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad in­ter­na­cio­nal.

En lo ins­ti­tu­cio­nal, ne­ce­si­ta­mos je­rar­qui­zar al sec­tor en sus dis­tin­tos ni­ve­les la­bo­ra­les, pro­mo­ver el in­su­fi­cien­te con­su­mo, in­cor­po­ran­do mo­der­ni­dad en la co­mer­cia­li­za­ción y mer­ca­dos, y por so­bre to­do ar­ti­cu­lar la anár­qui­ca red de in­fra­es­truc­tu­ra, lo­gís­ti­ca y ca­de­na de frío

El mo­de­lo ac­tual de pro­duc­ción co­rres­pon­de a un ci­clo de ener­gía ba­ra­ta y tec­no­lo­gía es­ca­sa que mues­tra sig­nos de ago­ta­mien­to. El con­tex­to in­cor­po­ra no­ve­da­des en la or­ga­ni­za­ción so­cial y en el sis­te­ma ali­men­ta­rio. El co­no­ci­mien­to dis­po­ni­ble per­mi­ti­ría pro­du­cir mu­chas más fru­tas y hor­ta­li­zas en mu­chos más lu­ga­res, y eso pue­de ser uti­li­za­do pa­ra me­jo­rar la ali­men­ta­ción.

A fu­tu­ro ve­mos un es­ce­na­rio ca­rac­te­ri­za­do por una agri­cul­tu­ra ener­gé­ti­ca y una agri­cul­tu­ra ali­men­ta­ria con ob­je­ti­vos y lo­ca­li­za­cio­nes par­ti­cu­la­res y es­pe­cí­fi­cas. Pa­ra ello hay co­no­ci­mien­to dis­po­ni­ble, so­lo fal­ta la osa­día política de apli­car­lo. t

Co­se­cha de man­za­na. La fru­tihor­ti­cul­tu­ra em­plea ca­si 700.000 tra­ba­ja­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.