Da­le gas a la tec­no­lo­gía

En Ju­juy se pue­de ver el po­ten­cial que es­ta tec­no­lo­gía le apor­ta al agro. En Le­des­ma rie­gan ca­si to­da la ca­ña y así du­pli­can los rin­des regionales.

Clarin - Rural - - TAPA - LI­BER­TA­DOR GRAL. SAN MAR­TIN. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

En Li­ber­ta­dor Gral. San Mar­tín, se lar­gó la co­se­cha de ca­ña. El rie­go es un ele­men­to cla­ve pa­ra ele­var la pro­duc­ti­vi­dad, mos­tran­do un ca­mino in­clu­so pa­ra la so­ja o el maíz. Y el re­si­duo que que­da en el sue­lo se usa pa­ra re­em­pla­zar al gas y ge­ne­rar ener­gía.

co­mo la ven­di­mia pa­ra la re­gión cu­ya­na o la co­se­cha de la yer­ba ma­te pa­ra la Me­so­po­ta­mia, la za­fra de la ca­ña de azú­car en Ju­juy, Sal­ta y Tu­cu­mán es un gran acon­te­ci­mien­to re­gio­nal. Y, jus­ta­men­te es­ta se­ma­na, las co­se­cha­do­ras ca­ñe­ras co­men­za­ron a tra­ba­jar en el no­roes­te ar­gen­tino y ten­drán por de­lan­te seis me­ses de la­bo­res, apro­xi­ma­da­men­te, has­ta fi­na­li­zar con la tri­lla de es­te tra­di­cio­nal cul­ti­vo.

Cla­rín Ru­ral es­tu­vo jus­ta­men­te por es­tos días en el de­par­ta­men­to Li­ber­ta­dor Ge­ne­ral San Mar­tín, en Ju­juy. Se pu­do ver el es­ta­do de los pri­me­ros lo­tes que se es­tán tri­llan­do, pe­ro, so­bre to­do, po­ner el fo­co so­bre un te­ma que pa­ra mu­chos es el fu­tu­ro del agro: el rie­go.

Re­co­rrien­do los cam­pos que la em­pre­sa Le­des­ma tie­ne al­re­de­dor de esa lo­ca­li­dad, se pue­de ver el gran po­ten­cial de es­ta tec­no­lo­gía. Allí, la com­pa­ñía rie­ga ca­si la to­ta­liA­sí dad de la su­per­fi­cie de ca­ña­ve­ra­les (unas 42.000 hec­tá­reas), además de las plan­ta­cio­nes de cítricos.

Fernando Del Río, ge­ren­te de pro­duc­ción de las seis fin­cas en las que pro­du­ce la fir­ma, y el téc­ni­co Ni­co­lás To­rino Du­rand, plan­tea­ron que uno de los prin­ci­pa­les desafíos que tie­nen por de­lan­te en el ma­ne­jo del rie­go es ajus­tar la efi­cien­cia en el uso del agua.

Las 42.000 hec­tá­reas se irri­gan de ma­ne­ra com­ple­men­ta­ria, des­con­tan­do 1.600 hec­tá­reas que se cul­ti­van en se­cano y se­mi­se­cano. Se uti­li­zan va­rios sis­te­mas. El gra­vi­ta­cio­nal ocu­pa la ma­yor su­per­fi­cie (33.500 hec­tá­reas) mien­tras que el res­to se re­par­te, en can­ti­da­des pa­re­ci­das, en­tre rie­go por man­gas, as­per­sión, pi­vots de avan­ce fron­tal y cir­cu­la­res, y go­teo.

De to­das for­mas, el gra­vi­ta­cio­nal re­quie­re mu­cha mano de obra, que re­sul­ta muy ca­ra, por lo que otros sis­te­mas se tor­nan más com­pe­ti­ti­vos, además de ser más efi­cien­tes en el uso del agua, ex­pli­ca Del Río. Agre­ga que tie­nen da­tos que mues­tran que re­gar por gra­ve­dad o con as­per­so­res mó­vi­les im­pli­ca una efi­cien­cia en el uso del agua me­nor al 40%, mien­tras que por pi­vots o sis­te­mas de avan­ce fron­tal se al­can­za el 60%. Con el me­jor, por go­teo, lle­gan al 90%.

Pau­la­ti­na­men­te, vie­nen cam­bian­do hec­tá­reas de sis­te­mas con me­nor efi­cien­cia en el uso del agua, que re­qui­ren mu­cho tra­ba­jo ar­te­sa­nal pa­ra con­du­cir­la, por otros de tec­no­lo­gía más efi­cien­tes, pe­ro siem­pre te­nien­do en cuen­ta la po­si­ción en el pai­sa­je y el po­ten­cial de los lo­tes.

Con­si­de­ran­do las ven­ta­jas y las des­ven­ta­jas de es­ta re­gión pre­cor­di­lle­ra­na, Del Río co­men­ta que ins­ta­lan rie­go por pi­vot o de avan­ce fron­tal en zo­nas en las que es más di­fí­cil con­du­cir el agua por gra­ve­dad. Por otra par­te, agre­ga que el po­ten­cial y la efi­cien­cia del rie­go por go­teo es enor­me, pe­ro que los cos­tos de ins­ta­la­ción por hec­tá­rea tam­bién son muy al­tos. Además, di­cen que tam­po­co po­dría ins­ta­lar­se en to­dos los si­tios, ya que en mu­chos hay pie­dras sub­su­per­fi­cial­men­te.

El ex­per­to ex­pli­ca que po­ner en mar­cha es­tos cam­bios tec­no­ló­gi­cos im­pli­can co­no­ci­mien­tos ca­li­fi­ca­dos de par­te de los ope­ra­rios, ya que pa­san de pro­ce­sos que in­clu­yen ajus­tes pu­ra­men­te prác­ti­cos a otros que re­quie­ren el ma­ne­jo de he­rra­mien­tas elec­tró­ni­cas.

Por es­tos días, los fren­tes de co­se­cha en Ju­juy avan­zan so­bre el pri­mer ter­cio de la su­per­fi­cie de ca­ña, sem­bra­da en fe­chas tem­pra­nas. Se es­pe­ra, en ge­ne­ral, que es­ta za­fra sea de bue­na a muy bue­na.

Se­gún Del Río, una de las cla­ves pa­ra eso fue la au­sen­cia de he­la­das, lo cual per­mi­tió un avan­ce con­ti­nuo del cre­ci­mien­to del cul­ti­vo. Por otra par­te, las pre­ci­pi­ta­cio­nes tam­bién fue­ron óp­ti­mas en no­viem­bre, enero y fe­bre­ro, que com­pen­sa­ron la fal­ta de llu­vias del mes de di­ciem­bre. Es de­cir, hi­zo fal­ta me­nos rie­go com­ple­men­ta­rio que en otras tem­po­ra­das.

Así las co­sas, To­rino Du­rand agre­ga que pa­ra es­ta cam­pa­ña es­pe­ran en Fin­ca Flo­ren­cia, la que él ma­ne­ja, ren­di­mien­tos mí­ni­mos de 80 to­ne­la­das por hec­tá­rea, con pi­cos de 120, gra­cias, jus­ta­men­te, al apor­te del rie­go com­ple­men­ta­rio. El pro­me­dio de to­das las fin­cas es de 88 to­ne­la­das. Aquí hay un ejem­plo de có­mo vuel­ve la in­ver­sión en es­ta tec­no­lo­gía.

Fin­ca Flo­ren­cia es una uni­dad mo­de­lo pa­ra la com­pa­ñía, ya que ahí tie­nen to­dos los ti­pos de rie­go que ma­ne­jan.

Pe­ro el rie­go de­be ser so­lo una par­te del sis­te­ma. Y es­te con­cep­to sir­ve pa­ra cual­quier cul­ti­vo. No só­lo pa­ra la ca­ña. Jun­to con él, de­be exis­tir un ma­ne­jo ajus­ta­do del cul­ti­vo, pa­ra po­der apun­tar a al­tos ren­di­mien­tos. Se­gún ex­pli­ca el téc­ni­co, en el ca­so de la ca­ña es­to im­pli­ca el re­cam­bio va­rie­tal per­ma­nen­te (un 20% de la su­per­fi­cie se renueva ca­da año, en un cul­ti­vo que tie­ne un ci­clo de cin­co años). Así, lo­gran su­pe­rar am­plia­men­te los pro­me­dios de pro­duc­ción de la zo­na, que ron­dan los cua­ren­ta to­ne­la­das por hec­tá­rea.

Co­mo en la so­ja, o cual­quier otro cul­ti­vo, las va­rie­da­des se eli­gen de acuer­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas del lo­te. Se fer­ti­li­zan con al­tas do­sis de ni­tró­geno, se di­ver­si­fi­can las fe­chas de siem­bra y se con­tro­la fuer­te­men­te a las ma­le­zas du­ras, co­mo sor­go de Ale­po, ri­cino, y la en­re­da­de­ra co­no­ci­da co­mo tu­pu­lo.

Con to­do es­te ma­ne­jo, y el gran apor­te del rie­go, en Le­des­ma tra­ba­jan con el ob­je­ti­vo de ele­var los pro­me­dios de ren­di­mien­tos has­ta 92 to­ne­la­das por hec­tá­rea.

Es que au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad es el ca­mino, an­te la cons­tan­te suba de los cos­tos pro­duc­ti­vos y un pre­cio es­ta­ble del azú­car en el mer­ca­do.

Es­tá cla­ro que en el agro que vie­ne la in­ten­si­fi­ca­ción ca­da vez ma­yor se­rá cla­ve pa­ra ele­var los ren­di­mien­tos y sos­te­ner la ren­ta­bi­li­dad. Ha­brá que ha­cer­lo, siem­pre, pen­san­do en la sus­ten­ta­bi­li­dad. En ese ca­mino, el rie­go pue­de ser una he­rra­mien­ta de­ci­si­va, co­mo que­da en evi­den­cia en es­te pro­duc­ti­vo rin­cón del nor­te ar­gen­tino. t

Pos­ta­les ju­je­ñas. Las co­se­cha­do­ras se me­ten en los lo­tes ca­ñe­ros, en un cam­po de Le­des­ma.

Re­gan­do. A la izq., un pi­vot cir­cu­lar re­gan­do ca­ña de azu­car. Es­te sis­te­ma tie­ne una efi­cien­cia en el uso del agua que su­pera el 60 por cien­to. Arri­ba, una ase­quia des­de la que una bom­ba to­ma el agua y abas­te­ce a un equi­po de avan­ce fron­tal.

Gó­mez. Es ge­ren­te del área “Bio­ma­sa”. As­pi­ra a re­em­pla­zar gas con ras­tro­jo.

To­rino Du­rand. El téc­ni­co ma­ne­ja una fin­ca que tie­ne va­rios ti­pos de rie­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.