El gen de la dis­cor­dia

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Hay un seg­men­to de pro­duc­to­res que se es­cu­da en la in­ter­ven­ción del Es­ta­do

jue­ves pa­sa­do, en la ce­le­bra­ción del 162 aniver­sa­rio de la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Ai­res, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri re­pa­só los fun­da­men­tos del enor­me cam­bio de es­ce­na­rio que se plan­teó pa­ra el sec­tor agroin­dus­trial. Men­cio­nó la sa­li­da del ce­po, la uni­fi­ca­ción del ti­po de cam­bio y la eli­mi­na­ción de las re­ten­cio­nes pa­ra la ma­yor par­te de los pro­duc­tos.

En­tre el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da y el Ban­co Cen­tral hi­cie­ron lo jus­to y ne­ce­sa­rio pa­ra que vol­vie­ra la es­pe­ran­za. Lo lo­gra­ron.

Ni si­quie­ra los enor­mes pro­ble­mas cli­má­ti­cos agua­ron la fies­ta. Es cier­to que mu­chos per­die­ron to­do. Pe­ro en la ma­yor par­te de los ca­sos, la suba de los pre­cios com­pen­só la pér­di­da de ren­di­mien­tos o de suEl per­fi­cie, cuan­do los hu­bo.

Fal­ta­ba la sin­to­nía fi­na. El Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria tu­vo que aten­der, pri­me­ro, a los mal­he­ri­dos por la ges­tión K. Al­gu­nas ac­ti­vi­da­des ve­nían muy com­pli­ca­das, en par­ti­cu­lar las eco­no­mías regionales. La le­che­ría su­ma­ba pro­ble­mas in­ter­nos con ex­ter­nos, más el en­ca­re­ci­mien­to del maíz co­mo fru­to de la de­va­lua­ción, qui­ta to­tal de las re­ten­cio­nes y aper­tu­ra ex­por­ta­do­ra. Sin pre­cio y sin pro­duc­ción, la con­duc­ción ofi­cial sa­lió a apa­gar el in­cen­dio con sub­si­dios di­fí­ci­les de sos­te­ner en el tiempo.

Tam­bién su­frie­ron los feed­lo­te­ros, los cria­do­res de cer­dos, las aví­co­las, los pro­ce­sa­do­res de gi­ra­sol, los fa­bri­can­tes de ba­lan­cea­dos. To­dos pa­de­cien­do el trau­ma de la fuer­te suba de los gra­nos, que es su prin­ci­pal cos­to.

Por eso lo que me­nos se es­pe­ra­ba es que sal­ta­ra la lie­bre en el sec­tor más fa­vo­re­ci­do, que es pre­ci­sa­men­te el de la pro­duc­ción de ce­rea­les y olea­gi­no­sos. La ad­mi­nis­tra­ción Bur­yai­le se en­con­tró con la cues­tión de la pro­pie­dad in­te­lec­tual, en­car­na­da en la tec­no­lo­gía In­tac­ta de Mon­san­to.

Cuan­do to­do in­di­ca­ba que se es­ta­ba cer­ca de al­can­zar un con­sen­so, a tra­vés de un me­ca­nis­mo ela­bo­ra­do con la in­ter­ven­ción de to­dos los ac­to­res, el mi­nis­tro pa­teó el ta­ble­ro y emi­tió la re­so­lu­ción 140. Un lau­do a fa­vor del gru­po de pro­duc­to­res que se ha­bía he­cho de la se­mi­lla pro­me­tien­do el pa­go de la re­ga­lía a la co­se­cha y que aho­ra de­faul­tea­ba.

Pa­ra Mon­san­to, una em­pre­sa pa­ra­do­jal (que com­bi­na una ex­tra­or­di­na­ria pa­le­ta de so­lu­cio­nes bio­tec­no­ló­gi­cas, con una ra­ra ha- bi­li­dad pa­ra apa­re­cer en­fren­ta­da con sus clien­tes y la so­cie­dad), fue de­ma­sia­do. Des­de su ca­sa ma­triz anun­cia­ron es­ta se­ma­na que sus­pen­dían los lan­za­mien­tos de nue­vos even­tos bio­tec­no­ló­gi­cos en la Ar­gen­ti­na. El más avan­za­do, des­pués de In­tac­ta, es Ex­tent, que in­cor­po­ra la to­le­ran­cia al her­bi­ci­da Di­cam­ba, muy efi­caz pa­ra con­tro­lar al­gu­nas de las ma­le­zas que es­ca­pan a la ac­ción del gli­fo­sa­to. Es­te pro­duc­to es­tá es­pe­ran­do la apro­ba­ción ofi­cial, ya lo ha­bían in­cor­po­ra­do va­rias em­pre­sas en su ger­mo­plas­ma y es­ta­ban pro­du­cien­do se­mi­lla ma­dre pa­ra cuan­do se li­be­ra­ra al mer­ca­do.

Pe­ro ar­dió Tro­ya. Cuan­do tras­cen­dió que es­tos ma­te­ria­les se­rían des­trui­dos. Es lo que se de­be ha­cer con un trans­gé­ni­co que es­tá a la es­pe­ra de su des­re­gu­la­ción y és­ta no lle­ga. Sin em­bar­go, al co­no­cer­se la no­ti­cia, Con­fe­de­ra­cio­nes Ru­ra­les Ar­gen­ti­nas sa­có un co­mu­ni­ca­do acu­san­do a Mon­san­to de “bio­te­rro­ris­mo”, e in­clu­so ha­bló de “gru­po de ta­reas” lis­tos pa­ra in­cen­diar los lo­tes lis­tos pa­ra co­se­char.

Qui­zá el mi­nis­tro ha­ya si­do con­ven­ci­do de que es buen ne­go­cio po­lí­ti­co pe­lear­se con la de­mo­ni­za­da Mon­san­to. Pen­sa­rá que hi­zo bin­go, con­quis­tan­do el fa­vor de un seg­men­to de pro­duc­to­res que, ex­tra­ña­men­te, nie­ga los de­re­chos de pro­pie­dad y se es­cu­da en la “in­ter­ven­ción del Es­ta­do” pa­ra jus­ti­fi­car un pa­ga­diós. No son pre­ci­sa­men­te los “pe­que­ños”. To­dos lo sa­be­mos.

Oja­lá ha­ya to­da­vía es­pa­cio pa­ra un acuer­do por In­tac­ta. Por­que, si no lo hay, ha­brá que es­pe­rar un des­cuen­to por to­da la so­ja ar­gen­ti­na. Es lo que pa­só du­ran­te años co­mo con­se­cuen­cia de la in­cer­ti­dum­bre que ge­ne­ra­ban nues­tros puer­tos es­ta­ta­les “su­cios”. Hoy, nin­gún ope­ra­dor de gra­nos va a asu­mir el ries­go de car­gar un bar­co y ser cas­ti­ga­do en des­tino por con­te­ner el gen de la dis­cor­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.