Más ras­tro­jo... me­nos gas

Clarin - Rural - - LA AGRICULTURA QUE VIENE>>> -

El in­te­rés por las fuen­tes al­ter­na­ti­vas de ener­gía es­tá en pleno cre­ci­mien­to en la Ar­gen­ti­na. In­clu­so es­ta se­ma­na el Go­bierno na­cio­nal lan­zó un plan al res­pec­to. En Li­ber­ta­dor Ge­ne­ral San Mar­tín, Ju­juy, Le­des­ma es­tá ha­cien­do pun­ta en la uti­li­za­ción de bio­ma­sa, que tam­bién pue­de ge­ne­rar ener­gía a par­tir del ras­tro­jo que de­ja la ca­ña de azú­car tras la co­se­cha, pa­ra ali­men­tar sus plan­tas in­dus­tria­les. Allí, cer­ca del 40% de la ener­gía que se con­su­me en las cal­de­ras pa­ra el re­fi­na­do del azú­car y la fá­bri­ca de pa­pel se ge­ne­ra con gas na­tu­ral, mien­tras que un 50% es ener­gía ge­ne­ra­da a par­tir de ba­ga­zo, el re­si­duo hú­me­do ob­te­ni­do a par­tir de la ex­trac­ción del ju­go de la ca­ña. Pe­ro cuan­do co­men­za­ron las res­tric­cio­nes al con­su­mo del gas pa­ra la in­dus­tria y al mis­mo tiempo es­te com­bus­ti­ble se en­ca­re­ció, la com­pa­ñía au­men­tó su in­te­rés por re­em­pla­zar esa ma­triz. Así, se plan­teó el ob­je­ti­vo de con­su­mir “gas ce­ro”. Por eso, des­de ha­ce cin­co años vie­ne desa­rro­llan­do y ajus­tan­do el con­su­mo de mal­ho­ja (el ras­tro­jo que que­da en el lo­te tras la co­se­cha de la ca­ña de azú­car) pa­ra re­em­pla­zar al gas, pen­san­do en que un día to­da la pro­duc­ción in­dus­trial se ha­ga a par­tir de ener­gías al­ter­na­ti­vas. Hoy, con el ras­tro­jo ge­ne­ran cer­ca de 10% de la ener­gía que ne­ce­si­tan. Es­ta bio­ma­sa tie­ne un ba­lan­ce ca­si neu­tro de car­bono. Es de­cir, la cap­ta­ción de car­bono que ha­ce el cul­ti­vo equi­li­bra el que emi­te al trans­for­mar­se en ener­gía. “Es­to tam­bién es lo que la di­fe­ren­cia de los com­bus­ti­bles fó­si­les”, ex­pli­ca Jor­ge Gó­mez, res­pon­sa­ble del de­par­ta­men­to de Bio­ma­sa en la com­pa­ñía. Por hec­tá­rea, agre­ga el téc­ni­co, es­te “re­si­duo” apor­ta en­tre 18 a 20 to­ne­la­das de ma­te­ria se­ca. Y ex­pli­ca que, al po­der en­far­dar la mal­ho­ja se­ca, pue­den guar­dar­la y con­su­mir­la du­ran­te ca­si to­do el año. En cam­bio, el ba­ga­zo es un re­cur­so hú­me­do, más di­fí­cil de man­te­ner, y que además se uti­li­za co­mo in­su­mo pa­ra la fa­bri­ca­ción de pa­pel, con lo cual no al­can­za pa­ra abas­te­cer to­dos los re­que­ri­mien­tos del po­lo in­dus­trial de la fir­ma en ma­te­ria de ener­gía. Gó­mez ex­pli­ca có­mo es la am­bi­cio­sa lo­gís­ti­ca que tie­nen ar­ma­da pa­ra ir re­co­lec­tan­do el ras­tro­jo. Los fren­tes de re­co­lec­ción van diez días atrás res­pec­to a los equi­pos que co­se­chan la ca­ña, pa­ra evi­tar da­ñar el re­bro­te del cul­ti­vo (que en Le­des­ma du­ra 5 años y tie­ne un cor­te por año). En es­tos úl­ti­mos años, la com­pa­ñía vie­ne afian­zan­do la lo­gís­ti­ca pa­ra la re­co­lec­ción del ras­tro­jo, in­clu­so con ma­qui­na­ria es­pe­cial que de­bió ad­qui­rir pa­ra com­ple­tar su es­que­ma de tra­ba­jo. Así, el téc­ni­co se­ña­la que se en­con­tró la me­jor es­tra­te­gia pa­ra re­co­lec­tar y con­ser­var el re­si­duo en el cam­po: hi­le­ra­do y en­far­da­do. Con ese ob­je­ti­vo, se com­pra­ron má­qui­nas es­pe­cial­men­te di­se­ña­das pa­ra ellos, y se ar­mó una gran lo­gís­ti­ca pa­ra trans­por­tar una pro­duc­ción de 35 far­dos por hec­tá­rea so­bre unas 8.000 hec­tá­reas. Fi­nal­men­te, se com­pró otra má­qui­na que les fa­bri­ca­ron es­pe­cial­men­te, en Bra­sil, pa­ra tri­tu­rar los far­dos. Pa­ra es­te año, ade­lan­ta el téc­ni­co, pla­nean pro­du­cir y con­su­mir 120.000 to­ne­la­das de re­si­duos. Y se­ña­la que hay un te­cho, por el mo­men­to: en­tre las tres cal­de­ras pue­den con­su­mir 160.000 to­ne­la­das. “So­mos la única em­pre­sa azu­ca­re­ra en el mun­do que ge­ne­ra ener­gía a par­tir de la mal­ho­ja”, se enor­gu­lle­ce Gó­mez.

En­far­da­da. La mal­ho­ja se re­co­lec­ta y se ha­cen far­dos. Así va a las cal­de­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.