Para pensar has­ta en el mí­ni­mo detalle

Cer­ti­fi­car la pro­duc­ción es una al­ter­na­ti­va para agre­gar­le va­lor y ob­te­ner un ma­yor ré­di­to a la ho­ra de co­mer­cia­li­zar­la.

Clarin - Rural - - EL FUTURO DEL AGRO - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com

Se­guir in­cre­men­tan­do la pro­duc­ción de gra­nos y de car­ne de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble es la pre­mi­sa que tie­nen hoy los pro­duc­to­res. Por eso, su­mar he­rra­mien­tas para al­can­zar es­te hi­to es fun­da­men­tal. Y una de ellas es la cer­ti­fi­ca­ción de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos para una me­jor ges­tión em­pre­sa­rial, ma­yor efi­cien­cia agro­nó­mi­ca y es­to trae apa­re­ja­do, que se abran nue­vos mer­ca­dos y opor­tu­ni­da­des para las em­pre­sas.

En es­te sen­ti­do, dos pro­gra­mas que cre­cen en el país son Agri­cul­tu­ra Cer­ti­fi­ca­da (AC), una ini­cia­ti­va lo­cal de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Pro­duc­to­res en Siem­bra Di­rec­ta (Aa­pre­sid), y Me­sa Re­don­da de So­ja Res­pon­sa­ble (RTRS, por su si­gla en in­glés), una aso­cia­ción in­ter­na­cio­nal.

“Una vez fi­na­li­za­da la au­di­ción, las em­pre­sas ya no son igua­les. Se pro­du­ce un cam­bio en la cul­tu­ra de la mis­ma”, así sin­te­ti­zó a Cla­rín

Ru­ral Jo­sé Luis Te­des­co, di­rec­tor ad­jun­to de AC, so­bre uno de los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios. de cer­ti­fi­car los cam­pos.

Se­gún ex­pli­có, es­te sis­te­ma de ges­tión de ca­li­dad am­bien­tal y pro­duc­ti­vo sir­ve para una agri­cul­tu­ra más pre­ci­sa, ren­ta­ble y sus­ten­ta­ble, pe­ro tam­bién, agre­gó, el pro­duc­tor cer­ti­fi­ca­do es más con­fia­ble por­que lle­va re­gis­tros de su tra­ba­jo y es­to hace co­no­cer me­jor la per­for­man­ce de la em­pre­sa. “Hay cos­tos ocul­tos, que lue­go de es­ta trans­pa­ren­cia, em­pie­zan a di­lu­ci­dar­se y se pue­den eli­mi­nar”, es­pe­ci­fi­có.

Es­te pro­gra­ma de Aa­pre­sid in­clu­ye a to­dos los cul­ti­vos ex­ten­si­vos e in­clu­ye la ga­na­de­ría in­ten­si­va. “Las em­pre­sas in­gre­san gra­dual­men­te y em­pie­zan por la utilización de las Bue­nas Prác­ti­cas Agrí­co­las (BPA), y pos­te­rior­men­te, se pue­de cer­ti­fi­car el sis­te­ma de ges­tión y ca­li­dad”, in­di­có.

Des­de su co­mien­zo, en 2008. has­ta el mo­men­to, hay 100.000 hec­tá­reas cer­ti­fi­ca­das. “No he­mos lo­gra­do aun un re­co­no­ci­mien­to cuan­do se ven­de la mer­ca­de­ría co­mo su­ce­de con RTRS. Pe­ro sí he­mos ob­te­ni­do un in­te­rés en el Es­ta­do Na­cio­nal y pro­vin­cia­les que le otor­gan be­ne­fi­cios fis­ca­les a los pro­duc­to­res para que au­men­ten la cer­ti­fi­ca­ción para una ma­yor sus­ten­ta­bi­li­dad y es­to ade­más, nos ami­ga con la so­cie­dad”, des­cri­bió Te­des­co.

Asi­mi­mo, des­ta­có el in­gre­so de es­ta pro­yec­to a la pla­ta­for­ma de la Fe­de­ra­ción Eu­ro­pea de Fa­bri­can­tes de Ali­men­tos Ba­lan­cea­dos (Fe­fac), una ONG que reúne 4.000 mo­li­nos ha­ri­ne­ros y co­mer­cia­li­za 153 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ali­men­to ba­lan­cea­do de 30 paí­ses. “En po­cos años se­rá di­fí­cil co­mer­cia­li­zar pro­duc­tos no cer­ti­fi­ca­dos den­tro de la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea y Agri­cul­tu­ra Cer­ti­fi­ca­da tie­ne el re­co­no­ci­mien­to y es­to es un or­gu­llo para Aa­pre­sid y para la Ar­gen­ti­na”, se­ña­ló sa­tis­fe­cho.

Ha­blan­do a pro­pó­si­to del pro­gra­ma de la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de So­ja Res­pon­sa­ble, és­ta to­mó ma­yor pro­ta­go­nis­mo a par­tir del cre­ci­mien­to del po­ro­to en Ar­gen­ti­na y en Su­da­mé­ri­ca.

Es­te pro­yec­to tu­vo sus pri­me­ras cer­ti­fi­ca­cio­nes en 2011 en Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Pa­ra­guay. En aquel mo­men­to, en los tres paí­ses, ha­bía 420.000 to­ne­la­das de so­ja cer­ti­fi­ca­das en 143.000 hec­tá­reas. Y en el 2015, ya hu­bo más de 2 mi­llo­nes de to­ne­la­das cer­ti­fi­ca­das en 715.000 hec­tá­reas dis­tri­bui­das en 8 paí­ses. Y para es­te año, pro­yec­tan lle­gar al mi­llón de hec­tá­reas cer­ti­fi­ca­das, se­gún da­tos de la aso­cia­ción.

En Ar­gen­ti­na, es­pe­cí­fi­ca­men­te, se in­cre­men­tó la cer­ti­fi­ca­ción RTRS en San­ta Fe, Cór­do­ba, Bue­nos Ai­res, San Luis, La Pam­pa, Sal­ta, San­tia­go del Es­te­ro y Tucumán, las prin­ci­pa­les pro­vin­cias so­je­ras del país. Has­ta el 2015, ha­bía más de 700.000 hec­tá­reas cer­ti­fi­ca­das ba­jo es­te pro­gra­ma. “Con Aa­pre­sid tra­ba­ja­mos en con­jun­to para ar­mar una ar­mo­ni­za­ción en­tre los es­tán­da­res de RTRS y Agri­cul­tu­ra Cer­ti­fi­ca­da. Bus­ca­mos si­ner­gi­zar nues­tros es­que­mas. Aa­pre­sid tie­ne mu­cha lle­ga­da a los pro­duc­to­res y RTRS, a las in­dus­trias eu­ro­peas que son los com­pra­do­res”, sos­tu­vo a Cla­rín Ru­ral Ji­me­na Fro­ján, Ge­ren­te de la Uni­dad Téc­ni­ca y de Pro­gra­mas de RTRS.

En es­te sen­ti­do, equi­li­bra­ron y ho­mo­lo­ga­ron los dos pro­gra­mas para ser más efi­cien­te. Así, pro­du­cir más y ser sus­ten­ta­ble son prin­ci­pios que no tie­ne obs­tácu­los.

Aten­to. Lle­var los re­gis­tros pro­duc­ti­vos ayu­da a las em­pre­sas a eli­mi­nar esos cos­tos “ocul­tos” pro­duc­ti­vos..

Te­des­co. El eje­cu­ti­vo de AC di­jo que el que es­tá cer­ti­fi­ca­do es más con­fia­ble.

Fro­ján. La di­rec­ti­va de RTRS ase­gu­ró que tra­ba­jan jun­to con Aa­pre­sid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.