Los “coach” del cam­po

Clarin - Rural - - LA RURAL DE PALERMO - Se­bas­tián Se­ne­si y En­ri­que Di Luc­ca Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

A lo lar­go de la his­to­ria los agro­ne­go­cios han ex­pe­ri­men­ta­do cam­bios, par­ti­cu­lar­men­te y con ma­yor in­ten­si­dad de la dé­ca­da del 90 a la ac­tua­li­dad. A pe­sar de las tur­bu­len­cias, la gran ma­yo­ría de los ne­go­cios agro­pe­cua­rios, con­ti­núa rea­li­zán­do­se en­tre pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, con un im­por­tan­te com­po­nen­te fa­mi­liar. Sin lu­gar a du­das, el prin­ci­pal desafío es com­ple­tar con éxi­to el in­ten­so pro­ce­so de pro­fe­sio­na­li­za­ción que la com­ple­ja ac­tua­li­dad ac­tual re­quie­re.

An­te el nue­vo es­ce­na­rio que se abre, a par­tir de la pues­ta en prác­ti­ca de po­lí­ti­cas de es­tí­mu­lo al sec­tor, es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a tec­no­lo­gías blan­das. El ma­ne­jo y la ges­tión in­te­li­gen­te de los ta­len­tos hu­ma­nos y los recursos son un cla­ro ejem­plo de es­tas nue­vas ne­ce­si­da­des.

Es­te cam­bio en la ma­ne­ra de có­mo lle­var ade­lan­te los ne­go­cios agro­pe­cua­rios im­pli­ca no so­lo tra­ba­jar “tran­que­ras aden­tro”, sino una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción en la or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo. Es­to in­clu­ye as­pec­tos tan sen­si­bles y di­fe­ren­tes co­mo: la pro­duc­ción por con­tra­tos de ser­vi­cios, el im­pac­to del re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal y la in­tro­duc­ción de nue­vos mo­de­los de ges­tión pa­ra ad­mi­nis­trar en for­ma efi­cien­te los recursos.

En ese sen­ti­do, la in­cor­po­ra­ción de una nue­va he­rra­mien­ta co­mo el coaching, per­mi­te la cons­truc­ción de una vi­sión y ob­je­ti­vos co­mu­nes, que fa­ci­li­ta la rea­li­za­ción de ac­cio­nes man­co­mu­na­das, la op­ti­mi­za­ción de los ta­len­tos hu­ma­nos y la ge­ne­ra­ción de va­lor. Es­to co­bra es­pe­cial im­por­tan­cia por tra­tar­se de un sec­tor que se ha ca­rac­te­ri­za­do tra­di­cio­nal­men­te por la ato­mi­za­ción de sus ac­to­res y un fuer­te ses­go in­di­vi­dua­lis­ta.

Son las per­so­nas las que es­tán en con­tac­to di­rec­to con la reali­dad, sien­do las úni­cas ca­pa­ces de trans­for­mar­la. Tam­bién son las per­so­nas las que ge­ne­ran un cli­ma or­ga­ni­za­cio­nal que pro­pi­cie el com­pro­mi­so y la crea­ti­vi­dad. Ese rol tra­di­cio­nal­men­te “de­le­ga­do” a los man­dos ge­ren­cia­les en la ac­tua­li­dad exi­ge un desem­pe­ño ex­ce­len­te de to­dos los in­vo­lu­cra­dos. Re­sul­ta ne­ce­sa­rio uti­li­zar un idio­ma co­mún que se sus­ten­te en la es­tra­te­gia, la cul­tu­ra y la es­truc­tu­ra de la or­ga­ni­za­ción. To­do es­to en un cli­ma de co­ne­xión, mo­ti­va­ción, in­no­va­ción y tra­ba­jo en equi­po.

Es por ello que las or­ga­ni­za­cio­nes in­te­li­gen­tes es­ti­mu­lan la for­ma­ción y acom­pa­ña­mien­to de sus lí­de­res y co­la­bo­ra­do­res en to­das sus di­men­sio­nes. Se ha­ce es­pe­cial én­fa­sis en as­pec­tos com­por­ta­men­ta­les y de co­mu­ni­ca­ción. Es­tas ha­bi­li­da­des, for­ta­le­cen el prin­ci­pal pa­tri­mo­nio de las or­ga­ni­za­cio­nes: “su ca­pi­tal hu­mano”.

Es­te desafío ya no se re­suel­ve apenas con una ca­pa­ci­ta­ción o un cur­so, la ve­lo­ci­dad y com­ple­ji­dad de los cam­bios exi­ge un tra­ba­jo es­pe­cial, per­so­na­li­za­do. Es en es­te tra­ba­jo “cuer­po a cuer­po”, en el que el coach cum­ple un pa­pel fun­da­men­tal en ex­pan­dir las com­pe­ten­cias de lí­de­res y co­la­bo­ra­do­res. Re­sul­ta­rá ne­ce­sa­rio re­ver con­cep­tos, desafiar pa­ra­dig­mas, ge­ne­rar nue­vos há­bi­tos y com­pe­ten­cias.

El coaching se ba­sa en in­di­ca­do­res con­cre­tos y se apo­ya en me­to­do­lo­gías y téc­ni­cas de com­pro­ba­da efi­ca­cia. El coach no es un gu­rú, tam­po­co es un men­tor, ni es un ase­sor. Es un fa­ci­li­ta­dor de pro­ce­sos de me­jo­ra, a par­tir de un co­no­ci­mien­to ca­bal de las ha­bi­li­da­des y di­fi­cul­ta­des del clien­te.

La for­ma­ción en coaching ca­li­fi­ca tan­to a los lí­de­res, co­mo a los equi­pos y a las or­ga­ni­za­cio­nes. El lí­der se be­ne­fi­cia con el co­no­ci­mien­to y el ejer­ci­cio de prác­ti­cas que es­ti­mu­lan las ha­bi­li­da­des del equi­po. Los li­de­ra­dos se be­ne­fi­cian con el apren­di­za­je y la or­ga­ni­za­ción ga­na en la cons­ti­tu­ción de equi­pos de al­to rendimiento. t

En yunta. El ca­pi­tal hu­mano es el prin­ci­pal ac­ti­vo de una em­pre­sa. Por eso la ca­pa­ci­ta­ción es cla­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.