Con la vis­ta al fren­te

P. 6 Y 7

Clarin - Rural - - TAPA - CRUZ DEL EJE, CORDOBA. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Lu­cas Vi­lla­mil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En el 2010, la em­pre­sa que ma­ne­ja Pa­blo Lau­din en Cruz del Eje, en el nor­te de Cór­do­ba, su­frió una cri­sis ca­si le­tal. Pe­ro a fuer­za de em­pu­je y fle­xi­bi­li­dad, lo­gró vol­ver a te­ner un es­que­ma ga­na­de­ro que se adap­ta a las opor­tu­ni­da­des, en una zo­na muy di­fí­cil.

El cor­do­bés Pa­blo Lau­din es co­mo uno de los al­ga­rro­bos que lo ro­dean: por más que el en­torno se trans­for­me y abun­den las ad­ver­si­da­des, el hom­bre se rein­ven­ta y vuel­ve a cre­cer.

Su pri­me­ra trans­for­ma­ción fue po­co an­tes del 2001. “Pa­chi”, co­mo lo co­no­cen to­dos en el no­roes­te de Cór­do­ba, vi­vía en el apa­ci­ble pue­blo de San Mar­cos Sie­rras y se de­di­ca­ba al cul­ti­vo de aro­má­ti­cas. Has­ta que un día le lle­gó un fle­cha­zo que cam­bió su des­tino. Mo­vien­do oré­gano de gal­pón en gal­pón co­no­ció a So­le­dad Gon­zá­lez, su ac­tual mu­jer. Y po­co des­pués su fla­man­te sue­gro, un abo­ga­do cor­do­bés con nom­bre ilus­tre (Joa­quín V. Gon­zá­lez), de­ci­dió com­prar las 2.170 hec­tá­reas que hoy cons­ti­tu­yen Las Lo­mi­tas, un es­ta­ble­ci­mien­to ga­na­de­ro en Cruz del Eje cu­ya pues­ta en mar­cha que­dó a car­go de Lau­din.

Allí, con vis­ta al mí­ti­co ce­rro Uri­tor­co, se reali­zó ha­ce po­co una jor­na­da a cam­po del Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na Ar­gen­ti­na (Ipc­va), por­que la his­to­ria de es­te pro­duc­tor bien va­lía ser con­ta­da.

Lo pri­me­ro que hi­zo Lau­din al asu­mir el ma­ne­jo del es­ta­ble­ci­mien­to fue di­se­ñar un es­que­ma ga­na­de­ro de pro­duc­ción de ter­ne­ros que tie­ne al gat­ton pa­nic co­mo he­rra­mien­ta trans­for­ma­do­ra. “El cam­po cuen­ta con sue­los vír­ge­nes, con mu­cha ma­te­ria or­gá­ni­ca, pe­ro la úni­ca ma­ne­ra de po­ner en pro­duc­ción los cam­pos de es­ta zo­na es con un des­mon­te se­lec­ti­vo, ro­la­do e im­plan­ta­ción de pas­tu­ras. Se de­jan en pie los al­ga­rro­bos, que­bra­chos blan­cos y mis­to­les y sus re­no­va­les, y se pa­sa el ro­lo pa­ra lim­piar el te­rreno y a la vez mo­ver el pi­so”, ex­pli­ca el cor­do­bés. A su vez, el ro­lo va echan­do se­mi­llas de gat­ton pa­nic, la pas­tu­ra me­ga­tér­mi­ca que me­jor se da en la zo­na y que es el prin­ci­pal re­cur­so fo­rra­je­ro.

“De­ja­mos 100 o 150 ár­bo­les por hec­tá­rea, los que ha­ya. Si no hay ár­bo­les acá es por­que no ha ha­bi­do ár­bo­les an­tes”, ase­gu­ra Lau­din res­pec­to a un te­ma es­pi­no­so por la pre­sión de la agen­cia Cór­do­ba Am­bien­te pa­ra con­tro­lar es­tas prác­ti­cas. “Yo ten­go per­mi­so pa­ra ro­lar, pe­ro acá en Cór­do­ba ro­lar es ma­la pa­la­bra, nos tie­nen a los sal­tos. Ca­da co­sa que se ha­ce hay que ir a Cór­do­ba Am­bien­te y avi­sar”.

En el pai­sa­je de mon­te que do­mi­na Las Lo­mi­tas, otra de las cla­ves pa­ra fa­ci­li­tar el ma­ne­jo de la ha­cien­da y los re­cur­sos es el apo­tre­ra­mien­to. Por eso, Lau­din di­se­ñó blo­ques de cua­tro po­tre­ros uni­dos por un co­rral cen­tral en el que es­tán las agua­das. De es­ta ma­ne­ra, un so­lo ope­ra­rio pue­de pa­sar a la ha­cien­da de un lo­te a otro con so­lo ce­rrar una tran­que­ra y abrir otra mien­tras los ani­ma­les to­man agua.

En to­tal son 14 po­tre­ros ma­ne­ja­dos por tres ope­ra­rios.

“Tam­bién hi­ci­mos, pa­ra em­pe­zar, una per­fo­ra­ción a 180 me­tros. El agua de acá es muy bue­na pa­ra la ha­cien­da, tie­ne mu­chos mi­ne­ra­les”, ex­pli­ca el pro­duc­tor. Pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción ra­cio­nal de ese re­cur­so, que sue­le es­ca­sear en la re­gión, el cam­po cuen­ta con un tan­que de 550.000 li­tros y, por si aca­so, tres re­pre­sas que cal­man la sed de las va­cas en los años más se­cos.

Pe­ro aun con es­ta prác­ti­ca es­truc­tu­ra con­su­ma­da, la em­pre­sa no re­sul­tó fa­cil. Tras al­gu­nos años lo­gra­ron te­ner un es­que­ma de 600 vien­tres con más del 80 por cien­to de pre­ñez, ser­vi­cios es­ta­cio­na­dos y ge­né­ti­ca Bran­gus se­lec­cio­na­da. Has­ta que lle­ga­ron los años más du­ros de la ga­na­de­ría.

En 2010, las me­di­das desa­cer­ta­das del go­bierno de en­ton­ces se su­ma­ron a una se­quía fe­roz que obli­gó a Lau­din a ven­der to­da su ha­cien­da. “Ven­di­mos to­do pe­ro sal­va­mos el cam­po con mu­cho es­fuer­zo. Nos que­da­mos con 150 va­cas, re­cu­rri­mos al en­gor­de a co­rral y nos sal­va­mos por­que con esos ter­ne­ros de en­gor­de pu­di­mos re­cu­pe­rar vien­tres. Acer­ta­mos en ven­der las va­cas por­que, sino, per­día­mos el cam­po”, re­cuer­da el hom­bre con el re­gus­to de aque­lla an­gus­tia.

De a po­co lo­gra­ron sa­lir ade­lan­te y hoy cuen­tan con un plan­tel de 400 vien­tres, 25 to­ros, 120 va­qui­llo­nas re­ci­bi­das en ca­pi­ta­li­za­ción y 300 ter­ne­ros en­tre ma­chos y hem­bras. Pe­ro los efec­tos de aquel gol­pe aun es­tán a la vis­ta: en un mis­mo po­tre­ro con­vi­ven las va­cas, los to­ros y los ter­ne­ros de di­fe­ren­tes ca­te­go­rías. “Acá el en­to­re se ha­ce de for­ma na­tu­ral, y per­di­mos el ser­vi­cio es­ta­cio­na­do. De a po­co lo va­mos a re­cu­pe­rar, pe­ro es di­fí­cil, ne­ce­si­to per­der ca­si un año de pro­duc­ción”, ex­pli­ca Lau­din, y agre­ga: “El des­te­te se ma­ne­ja de acuer­do al es­ta­do de la va­ca, pe­ro en ge­ne­ral se ha­ce a los seis me­ses con 180-210 ki­los”.

Lue­go, se­gún los pre­cios de los re­cur­sos pue­den ha­cer o no una re­cría de los ter­ne­ros. “Hoy, con el pre­cio del maíz es im­po­si­ble pen­sar en ter­mi­nar­los. La re­cría la ha­ce­mos so­lo con pas­to se­gún las re­ser­vas que ten­ga­mos. Si el pas­to se ago­ta, la re­cría se va y que­dan so­lo los vien­tres”, acla­ra.

La ba­se de to­do el sis­te­ma, ade­más de los vien­tres, son las 1.400 hec­tá­reas de gat­ton pa­nic. Pe­ro esa pas­tu­ra ne­ce­si­ta ma­ne­jo. “En el in­vierno no llue­ve na­da (el pro­me­dio anual son 650 mi­lí­me­tros), ba­ja mu­chí­si­mo el ren­di­mien­to del gat­ton y hay que ma­ne­jar la pas­tu­ra co­mién­do­la so­lo has­ta una al­tu­ra de vein­te cen­tí­me­tros. Hay que de­jar mar­gen pa­ra que se­mi­lle y se re­nue­ve. El ro­la­do ayu­da al re­bro­te por­que re­mue­ve el sue­lo y lo abre pa­ra es­pe­rar las llu­vias de la pri­ma­ve­ra”, afir­ma el pro­duc­tor. Y aña­de que a pe­sar de la re­mo­ción del sue­lo, en la zo­na no su­fren pro­ble­mas de ero­sión hí­dri­ca ni eó­li­ca.

En el fi­nal de la char­la Lau­din cuen­ta una pre­mi­sa de ma­ne­jo que pa­re­ce re­fle­jar cier­to apren­di­za­je por el gol­pe re­ci­bi­do. “Es­te año llo­vió, ten­go abun­dan­tes re­ser­vas y tal vez po­dría cre­cer y te­ner co­mo mil vien­tres. Pe­ro yo nun­ca sé cuán­do va a llo­ver. En no­viem­bre no llue­ve y ten­go que sa­lir a ven­der. Por eso, me­jor man­ten­go es­te plan­tel y ha­go re­cría en los años bue­nos”.

Esa es la gran pre­mi­sa que acon­se­jan los ex­per­tos pa­ra las re­gio­nes se­mi­ári­das que de­pen­den de­ma­sia­do de los ca­pri­chos del cli­ma. Lo pri­me­ro es cui­dar los ci­mien­tos: las va­cas y el fo­rra­je. Des­pués, si el vien­to so­pla a fa­vor, se pue­de pen­sar en apos­tar por una re­cría. La agi­li­dad de ma­ne­jo es to­do. t

Plan­ta­do. Pa­blo “Pa­chi” Lau­din, jun­to a un lo­te de ha­cien­da en uno de los co­rra­les. Des­pués de re­sis­tir la cri­sis, su­mó co­no­ci­mien­to y se ani­ma a ca­mi­nar con pa­so fir­me. Hoy cuen­ta con 400 vien­tres pro­pios.

Re­pre­sa. Con las sie­rras al fon­do, acu­mu­la agua pa­ra usar en los pe­río­dos se­cos.

Buen tan­que. Tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra al­ma­ce­nar 550.000 li­tros de agua po­ta­ble.

Un “to­ra­zo.” La ge­né­ti­ca del ro­deo pro­pio es Bran­gus, se­lec­cio­na­da de ca­ba­ñas de la zo­na.

Re­cur­so cla­ve. El gat­ton pa­nic es la pas­tu­ra me­ga­tér­mi­ca que me­jor se da en esa re­gión.

Ro­lo. Es la he­rra­mien­ta que per­mi­te des­pe­jar una par­te del mon­te, de­jan­do en pie a los que­bra­chos, los mis­to­les y los al­ga­rro­bos, pa­ra im­plan­tar las pas­tu­ras.

En fa­mi­lia. El pro­duc­tor Lau­din jun­to a su mu­jer, So­le­dad Gon­zá­lez, y su hi­jo Juan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.