Lar­ga el se­gun­do se­mes­tre...

Clarin - Rural - - RURAL - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Va­rios he­chos de enor­me re­le­van­cia ja­lo­na­ron la se­ma­na que ce­rró el pri­mer se­mes­tre de la era M. Unos de por aquí, otros de afue­ra. Re­pa­se­mos.

1.- El Pre­si­den­te, Mau­ri­cio Ma­cri, vol­vió a Per­ga­mino seis me­ses des­pués de ha­ber con­cre­ta­do allí su pri­mer ac­to de go­bierno re­la­cio­na­do con el sec­tor agroin­dus­trial. A po­cas ho­ras de asu­mir, el lu­nes 14 de di­ciem­bre anun­ció la eli­mi­na­ción de las re­ten­cio­nes pa­ra el tri­go y el maíz y la re­duc­ción de las de so­ja. Días des­pués de­ro­ga­ba el ce­po cam­bia­rio y res­ta­ble­cía el prin­ci­pio de “un so­lo dó­lar”. Las dos me­di­das más ne­ce­sa­rias pa­ra re­to­mar la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas.

Por sus fru­tos lo re­co­no­ce­réis. El mar­tes, Ma­cri, acom­pa­ña­do por su mi­nis­tro de Agroin­dus­tria Ri­car­do Bur­yai­le, el de Pro­duc­ción, Fran­cis­co Ca­bre­ra, la go­ber­na­do­ra de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, más una plé­ya­de de al­tos fun­cio­na­rios na­cio­na­les y pro­vin­cia­les, inau­gu­ra­ron la plan­ta de fer­ti­li­zan­tes Sy­nen­tech. Una in­ver­sión de 30 mi­llo­nes de dó­la­res rea­li­za­da en par­tes igua­les en­tre la pu­jan­te Ri­zo­bac­ter (na­ci­da y cria­da en Per­ga­mino) y la po­ten­te DeSan­gos­se, una em­pre­sa de Tou­lou­se (Francia). Va a pro­du­cir el fer­ti­li­zan­te Mi­cros­tar, una es­pe­cia­li­dad de al­ta tec­no­lo­gía que im­pli­ca un cam­bio de pa­ra­dig­ma en la nu­tri­ción de los cul­ti­vos.

Con es­to, Ri­zo­bac­ter se con­vier­te en la ma­yor em­plea­do­ra de Per­ga­mino. Su­ma­rá un cen­te­nar de nue­vos pues­tos de tra­ba­jo a los 400 ac­tua­les, to­dos de al­ta ca­li­fi­ca­ción por­que en las múl­ti­ples plan­tas y em­pre­sas que con­tro­la en el par­que in­dus­trial de la ciu­dad se ge­ne­ran pro­duc­tos y ser­vi­cios tec­no­lo­gía in­ten­si­vos.

2.- Un ar­tícu­lo de La Na­ción dio cuen­ta de la fuer­te reac­ti­va­ción de las in­ver­sio­nes en equi­pa­mien­to agrí­co­la. Prác­ti­ca­men­te to­dos los ru­bros re­ve­la­ron ven­tas muy su­pe­rio­res a las de los úl­ti­mos años, des­ta­cán­do­se en par­ti­cu­lar las sem­bra­do­ras y las em­ble­má­ti­cas ca­mio­ne­tas. Co­mo en el 2002, la reac­ti­va­ción de la in­dus­tria au­to­mo­triz arran­ca por el cam­po.

3.- De afue­ra: el miér­co­les se co­no­ció un do­cu­men­to, fir­ma­do por 109 Pre­mios No­bel, que exi­gía a Green­pea­ce a ce­sar en su cam­pa­ña con­tra los cul­ti­vos mo­di­fi­ca­dos ge­né­ti­ca­men­te.

En tér­mi­nos muy du­ros, los fir- man­tes, en su ma­yo­ría cien­tí­fi­cos de gran re­nom­bre (en­tre ellos Ja­mes Wat­son, des­cu­bri­dor de la es­truc­tu­ra del ADN) re­mar­ca­ron los be­ne­fi­cios que los OGM han brin­da­do a la hu­ma­ni­dad, des­de su lan­za­mien­to ha­ce 20 años. Tam­bién acu­san a Green­pea­ce de ter­gi­ver­sar los ries­gos, be­ne­fi­cios e im­pac­to de los trans­gé­ni­cos, ade­más de apo­yar la des­truc­ción de par­ce­las de cul­ti­vos y cen­tros de in­ves­ti­ga­ción en dis­tin­tos paí­ses. En par­ti­cu­lar, men­cio­nan el ca­so del “Gol­den Ri­ce”, el arroz en­ri­que­ci­do con vi­ta­mi­na A, que ayu­da a com­ba­tir la ce­gue­ra pro­vo­ca­da, pre­ci­sa­men­te, por es­ta ca­ren­cia.

Mark Ly­nas, el pe­rio­dis­ta in­glés que ini­cia­ra la cam­pa­ña an­ti trans­gé­ni­cos, y que ha­ce tres años se arre­pin­tió so­no­ra­men­te, to­mó de in­me­dia­to la pos­ta de los No­bel. “Uno de los va­lo­res más im­por­tan­tes es la de­fen­sa de la cien­cia. Aho­ra, más que nun­ca, im­plo­ro una re­con­si­de­ra­ción de es­ta cam­pa­ña, an­tes que se ha­ga más da­ño, no só­lo a Green­pea­ce, sino a la am­plia co­mu­ni­dad pro­gre­sis­ta, y al am­bien­te glo­bal”.

Ha­ce po­cos me­ses, Ly­nas es­tu­vo en la Ar­gen­ti­na, uno de los paí­ses que más tem­pra­na­men­te adop­tó los trans­gé­ni­cos. Di­jo en­ton­ces: “La­men­to ha­ber ini­cia­do el mo­vi­mien­to an­ti-trans­gé­ni­co a me­dia­dos de los 90, ya que con ello ayu­dé a de­mo­ni­zar una im­por­tan­te op­ción tec­no­ló­gi­ca que pue­de uti­li­zar­se en be­ne­fi­cio del me­dio am­bien­te”, in­di­có Ly­nas.

El ac­ti­vis­ta con­fe­só que has­ta 2008 no ha­bía rea­li­za­do nin­gún ti­po de in­ves­ti­ga­ción aca­dé­mi­ca ni tam­po­co re­vi­sa­do do­cu­men­ta­ción so­bre bio­tec­no­lo­gía. So­lo te­nía lo que des­cri­bió co­mo un “entendimiento per­so­nal muy li­mi­ta­do” res­pec­to del te­ma, ase­gu­ran­do que sus creen­cias aca­ba­ron sien­do só­lo mi­tos ur­ba­nos.

Va­mos me­jor. Y aho­ra em­pe­zó el se­gun­do se­mes­tre... t

Va­rios he­chos de re­le­van­cia ja­lo­na­ron la se­ma­na que ce­rró el pri­mer se­mes­tre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.