Jun­tos por la ga­na­de­ría

En el sud­oes­te bo­nae­ren­se, va­rios so­cios ar­ma­ron un club de in­ver­so­res pa­ra in­ver­tir jun­to a los pro­duc­to­res de la zo­na que ha­bían que­da­do des­ca­pi­ta­li­za­dos tras va­rios años ad­ver­sos pa­ra la ac­ti­vi­dad. El im­pac­to en el em­pleo y el arrai­go zo­nal.

Clarin - Rural - - TAPA - Esteban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com

ha­ce mu­chos años se vie­ne pro­du­cien­do un éxo­do ma­si­vo de la gen­te que vi­ve en el cam­po y en los pue­blos ha­cia las gran­des ur­bes fun­da­men­ta­do por la fal­ta de opor­tu­ni­da­des. Y el sud­oes­te de Bue­nos Ai­res no es­ca­pa a es­ta reali­dad. Un ejem­plo cla­ro es Esteban Gascón, un pue­blo que per­te­ne­ce al par­ti­do de Ado­lDes­de fo Al­si­na, en sud­oes­te de Bue­nos Ai­res, que su­frió un éxo­do ma­si­vo de la po­bla­ción, co­mo tan­tos otros pue­blos, don­de vi­vían 1.800 per­so­nas has­ta la dé­ca­da de 1940 y hoy cuen­ta con ape­nas 105 po­bla­do­res. A su vez, pre­ci­sa­men­te en Adolfo Al­si­na, tam­bién su­frió una emi­gra­ción de 20.000 per­so­nas des­de aque­llos tiem­pos a la fe­cha y hoy vi­ven 17.000 ha­bi­tan­tes.

Uno de los mo­ti­vos de es­ta emi­gra­ción, ge­ne­ral­men­te de gen­te jo­ven (ado­les­cen­tes y adul­tos jó­ve­nes), es la fal­ta de tra­ba­jo en es­ta zo­na que tie­ne co­mo vir­tud ser una de las me­jo­res re­gio­nes del país pa­ra pro­du­cir car­ne. Pe­ro es­ta ac­ti­vi­dad ca­yó fuer­te­men­te en los úl­ti­mos años por las ma­las po­lí­ti­cas pa­ra el sec­tor y la ex­pan­sión ex­plo­si­va de la so­ja.

En con­se­cuen­cia, pa­ra pa­liar es­ta si­tua­ción, los ha­bi­tan­tes de Esteban Gascón se pu­sie­ron mano a la obra pa­ra bus­car he­rra­mien­tas y dar­le vi­da nue­va­men­te al cam­po y a los pue­blos de al­re­de­dor.

En es­te con­tex­to, se creó el Club del In­ver­sor Ga­na­de­ro con el pro­pó­si­to de re­vi­vir la ga­na­de­ría con la ba­se en que más gen­te se in­vo­lu­cre en el ne­go­cio y po­ten­ciar a pe­que­ños pro­duc­to­res que no lle­gan a los in­ver­so­res y que se ven obli­ga­dos a des­pren­der­se de ani­ma­les de ba­jo pe­so por no po­der fi­nan­ciar la pro­duc­ción. “Hay que dar­le con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas pa­ra que las per­so­nas se que­den en el pue­blo. No hay mano de obra y que­re­mos que la ga­na­de­ría sea una he­rra­mien­ta pa­ra que la gen­te se que­de en el cam­po y a su vez, en los pe­que­ños pue­blos, al­re­de­dor de los cam­pos”, afir­mó Gre­go­rio Abe­rás­tu­ri, el fun­da­dor del pro­yec­to y re­co­no­ci­do em­pre­sa­rio ga­na­de­ro de Esteban Gascón, quien di­ri­ge la con­sig­na­ta­ria Gre­go­rio Abe­ras­tu­ri SRL, fir­ma que fun­da­ra su pa­dre en 1947 en aquel pue­blo y hoy tie­ne su ca­sa cen­tral en Car­hué.

“El stock ga­na­de­ro es me­nos del 50% en la me­jor zo­na del país pa­ra pro­du­cir no­vi­llos a pas­to co­mo la nues­tra. Por en­de, los pro­duc­to­res es­tán tra­ba­jan­do al 50% de su po­ten­cial y los no­vi­llos que an­tes se pro­du­cían se tie­nen que ven­der co­mo ter­ne­ros pa­ra po­der so­bre­vi­vir. Hay una ca­pa­ci­dad ocio­sa en el cam­po ar­gen­tino y so­bre to­do, en el sud­oes­te bo­nae­ren­se”, sos­tu­vo.

Pa­ra ejem­pli­fi­car, Abe­rás­tu­ri in­for­mó que en el par­ti­do de Adolfo Al­si­na ha­bía 440.000 ca­be­zas y en la ac­tua­li­dad, cuen­ta con me­nos de la mi­tad. Y en el sud­oes­te, se­gún se la­men­tó, fal­tan 2 mi­llo­nes de ca­be­zas.

Se­gún des­ta­có, es­te in­no­va­dor pro­yec­to tu­vo mu­cha acep­ta­ción. “En un pri­mer mo­men­to pen­sá­ba­mos en­tre­gar 200 ani­ma­les pe­ro ya con cua­tro me­ses del ini­cio del pro­yec­to ya lle­va­mos 1.700 ani­ma­les en­tre­ga­dos van a que­dar en la zo­na”, se en­tu­sias­mó Abe­rás­tu­ri.

An­tes de ca­da ron­da (la en­tre­ga de los ani­ma­les a los pro­duc­to­res) se rea­li­za un plan de ne­go­cio de acuer­do al po­ten­cial que el cam­po ten­ga. “Ha­ce­mos con­tra­tos con pro­duc­to­res que co­no­ce­mos de to­da la vi­da. Le apor­ta­mos con­ta­dor, ingeniero agró­no­mo y lo fi­nan­cia­mos pa­ra que pue­da pro­du­cir el ali­men­to con el ob­je­ti­vo de que el in­ver­sor ten­ga ga­ran­tías”, ma­ni­fes­tó.

En re­su­men, rea­li­za­ron dos ron­das (ani­ma­les en­tre­ga­dos a di­fe­ren­tes cam­pos) por el Club del In­ver­sor Ga­na­de­ro. Y la ter­cer y caur­ta ron­da ya es­tán en ple­na pro­ce­so de eje­cu­ción.

El pri­me­ro en re­ci­bir la ha­cien­da fue Jo­sé Mo­raiz, pro­duc­tor de Da­rre­guei­ra, un pue­blo del par­ti­do de Puan, al sud­oes­te bo­nae­ren­se, quien re­ci­bió 700 ani­ma­les pa­ra en­gor­dar pa­ra co­mer­cia­li­zar en el mer­ca­do in­terno ya pi­dió 300 más. Mo­raiz di­vi­de el cam­po en un 70% en ga­na­de­ría en la cual siem­bran

ave­na y vi­cia y el 30% res­tan­te, tra­ba­ja con agri­cul­tu­ra or­gá­ni­ca (fer­ti­li­zan con el es­tiér­col de los ani­ma­les) y se ba­san en una ro­ta­ción de tri­go/gi­ra­sol/tri­go. Así, con 855 hec­tá­reas, so­la­men­te tra­ba­ja­ban con 160 va­cas y 100 ter­ne­ros pa­ra rea­li­zar ci­clo com­ple­to.“Me que­da­ba gran­de el cam­po pa­ra el ro­deo que te­nía”, ra­zo­nó Mo­raiz.

Así, con las ga­nas de po­der au­men­tar el stock bo­vino y en con­se­cuen­cia, la car­ga por hec­tá­rea, pe­ro sin ca­pi­tal pa­ra po­der ha­cer­lo, se me­tió en el Club del In­ver­sor Ga­na­de­ro. “In­te­gra al pro­duc­tor que es­tá des­ca­pi­ta­li­za­do de ha­cien­da. Ten­go dos hi­jos que es­tu­dian en una es­cue­la agro­téc­ni­ca y sin obli­gar­los que si­gan en el cam­po, quie­ro que vean que hay un pro­yec­to a lar­go pla­zo pa­ra que se pue­dan que­dar y tra­ba­jar tran­qui­la­men­te”, re­fle­xió­nó.

La se­gun­da ron­da se dio en la es­tan­cia “La Di­na­mar­ca”, un es­ta­ble­ci­mien­to ubi­ca­do en Al­pa­chi­ri, La Pam­pa, muy cer­ca de Bue­nos Ai­res. Allí, el ob­je­ti­vo es en­gor­dar 500 no­vi­llos de unos 220 ki­los en pro­me­dio pa­ra ex­por­tar. “An­ti­gua­men­te es­te cam­po era ga­na­de­ro. Lue­go, en 1980, co­men­zó a vol­car­se a la agri­cul­tu­ra pa­ra sem­brar tri­go y cebada has­ta el 2000 que se tra­tó de vol­ver a la ga­na­de­ría, pe­ro ha­bía que em­pe­zar de ce­ro, no ha­bía alam­bra­dos, mo­li­nos y agua­das.

“Es­te es un cam­po que es­ta­ba ca­si aban­do­na­do. La úni­ca for­ma pa­ra que sea via­ble era in­vir­tien­do en in­fra­es­truc­tu­ra”, sin­te­ti­zó el ad­mi­nis­tra­dor del es­ta­ble­ci­mien­to, Mar­cos Ric­ciu­to.

En to­tal el cam­po ocu­pa 2.400 hec­tá­reas que so­lo tra­ba­ja­ban 420 va­cas y unas 400 hec­tá­reas se usa­ban pa­ra se­guir con la pro­duc­ción de cebada. “Nos so­bra­ba cam­po pe­ro era com­pli­ca­do vol­ver de for­ma in­ten­si­va”, ex­pli­có.

En con­se­cuen­cia, pa­ra po­der cum­plir con el ob­je­ti­vo de en­gor­dar los 500 no­vi­llos, el es­ta­ble­ci­mien­to co­men­zó a pro­du­cir ver­deos de in­vierno co­mo ave­na y tri­ti­ca­le, y com­ple­men­tar­lo con si­los pi­ca­do de sor­go, moha y maíz y ro­llos de al­fal­fa y ave­na.

Así, pa­ra Ric­ciu­to es un ne­go­cio que ayu­da al país. “Hay que ge­ne­rar fuen­tes de tra­ba­jo por­que se ne­ce­si­ta mano de obra pa­ra po­blar de ani­ma­les la re­gión”, sos­tu­vo Ric­ciu­to.

Por ejem­plo, el es­ta­ble­ci­mien­to in­cor­po­ró dos em­plea­dos más en el cam­po, a la vez con­tra­tó un alam­bra­dor y sem­bró más hec­tá­reas por lo que hu­bo más tra­ba­jo pa­ra los pres­ta­do­res de ser­vi­cios.

A su vez, en otro cam­po que ad­mi­nis­tra Ric­ciu­to en Ri­ve­ra, Bue­nos Ai­res, van a des­te­tar ani­ma­les pa­ra co­mer­cia­li­zar con el Club del In­ver­sor Ga­na­de­ro, por lo que los ani­ma­les que­dan en aque­lla zo­na.

Pe­ro es­te pro­yec­to no fue­ra po­si­ble sin la in­ver­sión de ter­ce­ros. Y la cla­ve es que la in­ver­sión es­tá abier­ta a cual­quie­ra que no es­té en el ne­go­cio ga­na­de­ro, co­mo Elio Di Sa­ba­tino, de Mer­lo, en el co­n­ur­bano bo­nae­ren­se, quien po­see 3 vi­ve­ros. “Me atrae el pro­yec­to. Es muy bueno que gen­te que no es­té re­la­cio­na­da al cam­po pue­da in­ver­tir y que ayu­de a po­blar los cam­pos pa­ra que pro­duz­ca el país”, in­di­có. Y agre­gó: “La ga­na­de­ría de­be­ría ser más im­por­tan­te de lo que es”, de­fi­nió.

Otro de los in­ver­so­res es el co­no­ci­do hu­mo­ris­ta co­no­ci­do co­mo el “Ga­to” Pe­ters, quien co­no­ce del te­ma ya que es mé­di­co ve­te­ri­na­rio. “El ne­go­cio ga­na­de­ro es es­ta­ble y ren­ta­ble. Si uno mi­ra el pre­cio del no­vi­llo, cre­ció más que el dó­lar. Se hi­zo más pla­ta pro­du­cien­do que es­pe­cu­lan­do con la di­vi­sa”, ana­li­zó en­tu­sias­mo.

Así, la ga­na­de­ría es más que pro­du­cir car­ne sino que tam­bién es una ac­ti­vi­dad pa­ra ge­ne­rar mano de obra y así, una per­fec­ta ex­cu­sa pa­ra que el in­te­rior vuel­va a re­vi­vir y po­blar­se.

Hay equi­po. De izq. a der., Jo­sé Mo­raiz, Gre­go­rio Abe­rás­tu­ri, Elio Di Sa­ba­tino, y Os­car Vay­let en un cam­po en Da­rra­guei­ra.

Mez­cla. Un lo­te sem­bra­do con ave­na y tri­ti­ca­le en el cam­po “La Di­na­mar­ca” en Al­pa­chi­ri, La Pam­pa. Cre­ció el área de ver­deos en la re­gión.

Co­mi­da. Ro­llos de al­fal­fa pa­ra en­gor­dar los 500 no­vi­llos que se­rán des­ti­na­dos a la exportación. Ade­más, se com­ple­men­ta­rá con si­los de sor­go y maíz.

Tra­ba­jo. Peo­nes en una man­ga en uno de los cam­pos ele­gi­dos pa­ra in­ver­tir.

En mar­cha. Se per­die­ron más de 2 mi­llo­nes de ca­be­zas en el sud­oes­te bo­nae­ren­se tras las po­lí­ti­cas ad­ver­sas pa­ra el sec­tor. Aho­ra, es­ta re­gión bus­ca re­van­cha.

Di Sa­ba­tino. Po­see tres vi­ve­ros en el co­n­ur­bano y fue uno de los in­ver­so­res.

Ga­to Pe­ters. Ade­más de hu­mo­ris­ta, es ve­te­ri­na­rio y apos­tó al pro­yec­to.

Mo­raiz. El pro­duc­tor apun­ta a que sus hi­jos con­ti­núen con la ga­na­de­ría.

Abe­rás­tu­ri. Con­sig­na­ta­rio y fun­da­dor del Club del In­ver­sor Ga­na­de­ro.

Ric­ciu­to. El ad­mi­nis­tra­dor de “La Di­na­mar­ca”. En­gor­da­rá 500 no­vi­llos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.