La lo­co­mo­to­ra fun­cio­na con maíz

>

Clarin - Rural - - RURAL - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

so­ja fue la lo­co­mo­to­ra agroin­dus­trial des­de me­dia­que dos de los 90. Aho­ra, es el turno del maíz. No por­que se ha­ya ago­ta­do el mo­men­tum de ese ma­ná que llo­vió so­bre las pam­pas a par­tir del shock tec­no­ló­gi­co de la di­rec­ta y la RR.

Un en­torno de “pre­cio lleno”, sin re­ten­cio­nes y con el mis­mo dó­lar pa­ra com­prar que pa­ra ven­der, dis­pa­ra­ron una ex­pan­sión que só­lo la im­pe­ri­cia y la am­bi­ción del “va­mos por to­do” pu­die­ron –fi­nal­men­te—fre­nar.

Si al­go ha­cía fal­ta pa­ra ra­ti­fi­car que lle­gó la era del maíz, lle­gó es­ta se­ma­na con el con­gre­so de Mai­zar. Una opor­tu­ni­dad pa­ra re­pa­sar el cua­dro de si­tua­ción de to­das las ca­de­nas vin­cu­la­das con el ce­real que mu­chos si­guen lla­man­do “foLa rra­je­ro”, a pe­sar de que ya ca­si un 40% del que se pro­du­ce en to­do el mun­do tie­ne un des­tino in­dus­trial. Es el no­do de una im­po­nen­te cas­ca­da de va­lor que re­cién es­tá ha­cien­do sus pi­ni­nos.

Va­mos bien. Sal­vo en el ru­bro le­che­ro, don­de la cri­sis glo­bal se po­ten­cia en la Ar­gen­ti­na por el im­pac­to del cli­ma, y en me­nor me­di­da los cer­dos (afec­ta­dos por el in­gre­so de cor­tes bra­si­le­ños y de otros orí­ge­nes) prác­ti­ca­men­te to­dos los sec­to­res de trans­for­ma­ción del maíz ex­hi­bie­ron pers­pec­ti­vas atrac­ti­vas.

Y en al­gu­nos ca­sos, for­mi­da­bles. So­bre to­do, cuan­do las po­lí­ti­cas pú­bli­cas del Es­ta­do se ali­nean en el sen­ti­do de la na­tu­ra­le­za de las co­sas. Vea­mos.

Des­de que se eli­mi­na­ron las re­ten­cio­nes, se li­be­ra­ron las ex­por­ta­cio­nes y se uni­fi­có el ti­po de cam­bio, ga­nó rá­pi­do es­pa­cio la idea de que se ve­nía una llu­via de maíz. Y que es­to iba a im­pac­tar en los mer- ca­dos, to­da vez que la Ar­gen­ti­na, es un gran ex­por­ta­dor del ce­real.

En es­tas pá­gi­nas, in­sis­ti­mos en la ne­ce­si­dad de bus­car nue­vos usos (in­ter­nos) por don­de sea. El im­pac­to ma­yor, sin du­da, es ac­ti­var el des­tino ener­gé­ti­co. Por eso el pa­nel del con­gre­so so­bre bio­ener­gía (que me to­có mo­de­rar) con­tó con sa­la lle­na. Na­die sa­lió de­frau­da­do.

El se­cre­ta­rio de Va­lor Agre­ga­do del Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria, Nés­tor Rou­let, ra­ti­fi­có que el Go­bierno es­tá ace­le­ran­do la mez­cla de eta­nol en las naf­tas, per­si­guien­do el ob­je­ti­vo de al­can­zar al­go pa­re­ci­do al mo­de­lo bra­si­le­ño.

Allá, to­da la naf­ta tie­ne un mí­ni­mo de 25% de al­cohol an­hi­dro. Pe­ro tam­bién es­tá el eta­nol pu­ro, pue­den usar los au­tos con tec­no­lo­gía Flex.

Rou­let di­jo que se es­tá tra­ba­jan­do con Ade­fa (fa­bri­can­tes de au­tos), el Mi­nis­te­rio de Ener­gía y el de Me­dio Am­bien­te pa­ra lle­gar al ob­je­ti­vo de sur­ti­do­res de dos bo­cas: una pa­ra naf­ta y otra pa­ra eta­nol.

Pe­ro anun­ció al­go más, re­co­gien­do el guan­te de un plan­teo que for­mu­la­mos en las úl­ti­mas se­ma­nas en es­ta co­lum­na. Se tra­ta de la sus­ti­tu­ción del adi­ti­vo MTBE (Me­til Ter Bu­til Eter) por ETBE (Etil Ter Bu­til Eter).

El pri­me­ro se in­cor­po­ró cuan­do se prohi­bió el plo­mo en las naf­tas. Pe­ro es un de­ri­va­do del gas, que es­ca­sea y pro­vie­ne de una fuente fó­sil. El ETBE sus­ti­tu­ye el gas por eta­nol.

Rou­let di­jo que ya se es­tá reacon­di­cio­nan­do una de las tres plan­tas de MTBE que hay en la Ar­gen­ti­na y se es­pe­ra que pron­to lo ha­gan las otras dos, de YPF. Son unos cuan­tos me­tros cú­bi­cos adi­cio­na­les de eta­nol en una ecua­ción don­de to­dos ga­nan.

To­do es­to su­ce­dió un día des­pués que en la le­gis­la­tu­ra de la pro­vin­cia de Cór­do­ba, la pla­na ma­yor del Eje­cu­ti­vo pro­vin­cial fir­ma­ba una de­cla­ra­ción en la que pe­día al go­bierno na­cio­nal que pri­vi­le­gia­se el desa­rro­llo de la bio­ener­gía.

En Cór­do­ba es­tán las tres prin­ci­pa­les plan­tas de eta­nol de la Ar­gen­ti­na y ya han per­ci­bi­do la trans­for­ma­ción que ge­ne­ran.

En Ale­jan­dro Ro­ca, una ciu­dad de ape­nas 7.000 ha­bi­tan­tes, ha­bía 40 ca­mio­nes ha­ce tres años. Aho­ra hay 400.

Pleno em­pleo, enor­me de­man­da ha­bi­ta­cio­nal com­pe­ti­ti­va (por­que es pa­ra alo­jar fa­mi­lias que go­zan de em­pleos de ca­li­dad).

Los cor­do­be­ses es­tán fas­ci­na­dos con la ex­pe­rien­cia ale­ma­na, don­de 8.000 plan­tas de bio­gás a par­tir del si­lo de maíz han ter­mi­na­do con la de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca.

Se pue­de.

El Go­bierno es­tá ace­le­ran­do la mez­cla de eta­nol en las naf­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.