Agri­cul­tu­ra ex­tre­ma

El pro­duc­tor Da­niel Lu­sich ha­ce agri­cul­tu­ra in­ten­si­va y ga­na­de­ría en un am­bien­te di­fí­cil. El rie­go es cla­ve, pe­ro tam­bién un ma­ne­jo di­ver­si­fi­ca­do, que apues­ta a la ro­ta­ción y a la fer­ti­li­za­ción.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En Fra­ga, en el cen­tro-nor­te de San Luis, un am­bien­te que de­fi­ne co­mo ex­tre­mo y di­fí­cil, Da­niel Lus­sich apun­ta a te­ner un plan­teo agrí­co­la de pun­ta, con rie­go in­clui­do, pa­ra in­te­grar­la con la pro­duc­ción ga­na­de­ra. Las cla­ves de un es­que­ma trans­for­ma­dor.

Li­cen­cia­do en bio­quí­mi­ca, Da­niel Lu­sich no es co­mo otros tan­tos san­ta­fe­si­nos que lle­van el cam­po en la san­gre des­de la cu­na. No obs­tan­te, los úl­ti­mos 20 años ha apren­di­do -¡y có­mo!- a amar la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria y la vi­da ru­ral. Ac­tual­men­te co­man­da los des­ti­nos de “Los Es­tri­bos”, en San Luis, una em­pre­sa fa­mi­liar que tra­ba­ja unas 1.100 hec­tá­reas, en­tre pro­pias y al­qui­la­das (340 hec­tá­reas ba­jo rie­go), en don­de plan­tean una re­cría y ter­mi­na­ción a co­rral, así co­mo tam­bién una agri­cul­tu­ra que ro­ta soja y maíz con cultivos de in­vierno pa­ra pas­to­reo.

“De­jé mi Ru­fino na­tal en San­ta Fe pa­ra es­tu­diar bio­quí­mi­ca en San Luis, pro­fe­sión que ejer­cí en­tre 1989 y 2001”, em­pe­zó Lu­sich la char­la con Cla­rín Ru­ral.

En 1997 de­ci­die­ron, jun­to a su es­po­sa, Sil­via Ma­ri­no­ni, ad­qui­rir el 50% de una so­cie­dad que te­nía cam­pos en la zo­na de Fra­ga (San Luis), que es­tá si­tua­da a me­nos de una ho­ra de la ca­pi­tal pun­ta­na y a me­dia ho­ra de la lo­ca­li­dad de Vi­lla Mer­ce­des.

“Jun­to a mi so­cio, em­plea­dos y ase­so­res fui apren­dien­do a amar la pro­duc­ción”, con­fe­só Lu­sich. Tan­to que en 2002 hi­zo un post­gra­do de Ad­mi­nis­tra­ción de Agro­ne­go­cios en la ciu­dad de Río Cuar­to (Cór­do­ba) pa­ra “te­ner una vi­sión más glo­bal de la actividad”.

Las 1.120 hec­tá­reas que tra­ba­jan es­tán re­par­ti­das en tres cam­pos. Uno pro­pio, el es­ta­ble­ci­mien­to “Mi sue­ño”, de 560 hec­tá­reas, y dos al­qui­la­dos, “La Ne­na y Los Cal­de­nes”, que su­man las res­tan­tes 560 hec­tá­reas.

Agroe­co­ló­gi­ca­men­te, Lu­sich de­fi­ne la zo­na co­mo tra­di­cio­nal­men­te ga­na­de­ra, con una me­dia de llu­vias en los úl­ti­mos 20 años, en la fran­ja que va de sep­tiem­bre a mar­zo, de 521 mi­lí­me­tros. El pro­duc­tor con­tó que gra­cias a la siem­bra di­rec­ta, a un me­jor ma­ne­jo y a la inversión en tecnología, jun­to con el des­pe­gue de pre­cios de los com­mo­di­ties en 2002, lo­gró que mu­chas hec­tá­reas pa­sa­ron a agri­cul­tu­ra, con una ro­ta­ción soja-maíz. Có­mo su­pe­rar los lí­mi­tes “Co­mo le gus­ta de­cir a un ami­go, es­ta­mos en una zo­na mar­gi­nal, a lo que yo le agre­go que ha­ce­mos agri­cul­tu­ra ex­tre­ma”, sen­ten­ció Lu­sich.

Ma­tías Lu­ce­ro, ase­sor y res­pon­sa­ble agrí­co­la, agre­gó que a la li­mi­tan­te hí­dri­ca -“la prin­ci­pal”-, se le su­man “el aco­ta­do pe­río­do li­bre de he­la­das pa­ra los cultivos res­pec­to de otras zo­nas, las tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas y los días con­se­cu­ti­vos de ca­lor o sin apor­te de llu­vias”.

Otra di­fi­cul­tad im­por­tan­te es la li­mi­ta­da ca­pa­ci­dad de re­ten­ción de los sue­los, que tie­nen un 70% de are­na. Ade­más de Lu­ce­ro, el nú­cleo du­ro de per­so­nal de cam­po se com­ple­ta con Ga­briel y Pi­pino Som­bra, res­pon­sa­bles de rie­go y ga­na­de­ría.

Jus­ta­men­te pen­san­do en po­ner­se a res­guar­do de esa si­tua­ción hí­dri­ca, en 2004, cuan­do ven­dió el cam­po de Fra­ga y com­pró “Mi sue­ño”, pen­só es­tra­té­gi­ca­men­te en apro­ve­char el agua sub­te­rrá­nea e in­vir­tió pa­ra ins­ta­lar dos equi­pos de rie­go: uno de 80 hec­tá­reas, que irri­ga dos po­si­cio­nes, y otro de 90 hec­tá­reas que rie­ga otras dos po­si­cio­nes (el to­tal de la su­per­fi­cie re­ga­da es de 340 hec­tá­reas).

Con­sul­ta­do so­bre las prio­ri­da­des que tie­ne el uso de los equi­pos, Lu­sich con­tó que en los úl­ti­mos años se pla­ni­fi­có la siem­bra de soja en pri­me­ra po­si­ción en oc­tu­bre y maíz en se­gun­da po­si­ción a fi­nes de no­viem­bre. “Es­te es­que­ma nos dio tiem­po pa­ra re­gar los dos cultivos y po­der man­te­ner el equi­po en los pe­rio­dos crí­ti­cos de am­bos”, con­tó Lu­sich.

Una vez he­chos los ajus­tes, el agua ex­tra en los mo­men­tos crí­ti­cos del cul­ti­vo em­pe­zó a dar sus fru­tos: “Las úl­ti­mas cam­pa­ñas ob­tu­vi­mos 45 quin­ta­les por hec­tá­rea

en soja, cuan­do la me­dia de la zo­na en se­cano es 20 quin­ta­les y 100 quin­ta­les en maíz, du­pli­can­do la me­dia zo­nal”, des­ta­có.

Ba­jo rie­go, las ro­ta­cio­nes son soja tem­pra­na y maíz tar­dío, in­ter­ca­lan­do cultivos de in­vierno (tri­ti­ca­le y vi­cia) que no com­pro­me­tan la su­per­fi­cie pa­ra el cul­ti­vo de ve­rano. En los lo­tes de se­cano la ro­ta­ción nor­mal­men­te es 50% y 50% de maíz y soja.

El cos­to de re­gar es de un li­tro de gasoil por mi­lí­me­tro apli­ca­do. Así las co­sas, hoy es de 1,09 dó­lar por mi­lí­me­tro (in­clu­ye cos­tos di­rec­tos, per­so­nal y amor­ti­za­cio­nes).

En el es­ta­ble­ci­mien­to pro­pio, en la úl­ti­ma cam­pa­ña un 43% de la su­per­fi­cie es­tu­vo ocu­pa­da por soja, un 35% con maíz (am­bos su­man 78% del to­tal). El res­to de los cultivos de ve­rano lo com­ple­ta un 11% de dis­tin­tas op­cio­nes de sor­go.

En in­vierno las cartas se jue­gan con 20 hec­tá­reas de cultivos de co­ber­tu­ra, 44 hec­tá­reas de tri­go y 45 hec­tá­reas de vi­cia/tri­ti­ca­le. Así, lo­gran un ba­lan­ce equi­li­bra­do en­tre gra­mí­neas (48%) y le­gu­mi­no­sas (52%).

En 490 hec­tá­reas pro­du­cen 1.670 to­ne­la­das de soja con un pro­me­dio en­tre se­cano y rie­go de 34 quin­ta­les por hec­tá­rea. En maíz, aún no ter­mi­na­ron de co­se­char pe­ro es­ti­man que van a pro­du­cir un to­tal de 2.800 to­ne­la­das en 390 hec­tá­reas (72 quin­ta­les, pro­me­dio). De esas 2.800 to­ne­la­das unas 500 se des­ti­na­rán al consumo ani­mal.

El pro­duc­tor pon­de­ró la fer­ti­li­za­ción co­mo una he­rra­mien­ta im­por­tan­tí­si­ma pa­ra lo­grar bue­nos rin­des. “Ha­ce­mos aná­li­sis y de acuer­do a los lo­tes y las ex­pec­ta­ti­vas de rin­de apor­ta­mos mac­ro y mi­cro­nu­trien­tes en apor­tes di­fe­ri­dos”, ex­pli­có.

En el afán por achi­car las bre­chas pro­duc­ti­vas to­do va­le. “Bus­ca­mos co­no­ci­mien­to a tra­vés de la Cha­cra Aa­pre­sid (es­te año se eva­luó el im­pac­to de los cultivos de co­ber­tu­ra y la fer­ti­li­za­ción ni­tro­ge­na­da en maí­ces tar­díos) y en­sa­yos pro­pios, pe­ro tam­bién la uni­ver­si­dad y el INTA, lo mis­mo que en ga­na­de­ría, que rom­pi­mos la fron­te­ra de los ma­nua­les que in­di­can que la vi­cia es un cul­ti­vo pa­ra el sur de Bue­nos Ai­res”, re­cor­dó Lu­ce­ro.

En lo que res­pec­ta al plan­teo ga­na­de­ro to­ma­ron es­te año una de­ci­sión ra­di­cal: se es­tán mu­dan­do de una cría in­ten­si­va con si­lo de sor­go y ver­deos de ve­rano, a una re­cría y ter­mi­na­ción a co­rral de ter­ne­ros y ter­ne­ras, con una ba­se fo­rra­je­ra de ver­deos de in­vierno y vi­cia con­so­cia­da con ave­na, más una su­ple­men­ta­ción con maíz, con­cen­tra­dos y si­lo de sor­go.

“El ca­pi­tal que sig­ni­fi­ca man­te­ner un ro­deo de cría es muy al­to”, re­su­mió Lu­sich al ex­pli­car el cam­bio. La ter­mi­na­ción se ha­ce a co­rral o a cam­po de acuer­do a los pre­cios de ven­ta y de los in­su­mos. Los ani­ma­les in­gre­san con 150 ki­los y sa­len con 390 ki­los.

La sa­ni­dad cum­ple un rol fun­da­men­tal en el plan­teo. “To­do ani­mal que in­gre­sa es tra­ta­do con va­cu­nas pa­ra en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias y clos­tri­dia­les y to­ma­mos las de­ci­sio­nes a par­tir de las re­co­men­da­cio­nes de nues­tro ase­sor ve­te­ri­na­rio”, di­jo Lu­sich.

“Hoy es­ta­mos trans­for­man­do un 30% del maíz que pro­du­ci­mos en car­ne, pe­ro nues­tro ob­je­ti­vo es trans­for­mar­lo to­do, aun­que de a po­co, ya que pa­ra cre­cer en ga­na­de­ría se re­quie­re de mu­cho ca­pi­tal”, re­co­no­ció Lu­sich. En lo que res­pec­ta al mer­ca­do de maíz, la ra­di­ca­ción una plan­ta de eta­nol y la trac­ción que ha­ce una em­pre­sa co­mo Glu­co­vil (de Le­des­ma y Car­gill, que pro­ce­sa maíz pa­ra ob­te­ner ali­men­to ani­mal e in­gre­dien­tes pa­ra ali­men­to hu­mano) a po­cos ki­ló­me­tros del cam­po, en Vi­lla Mer­ce­des, co­la­bo­ran con el cre­ci­mien­to del cul­ti­vo en la pro­vin­cia.

Pa­ra el pro­duc­tor, “el desafío que tie­ne por de­lan­te la ga­na­de­ría es ex­por­tar los cor­tes de va­lor y des­ti­nar al mer­ca­do in­terno el res­to, pe­ro pa­ra eso el Go­bierno de­be rom­per con las ma­fias de la me­dia res”, dis­pa­ró Lu­sich.

Lu­ce­ro cree que la opor­tu­ni­dad es­tá fir­me: “Bas­ta con mi­rar el pre­cio de la car­ne ar­gen­ti­na en Ale­ma­nia, don­de el ki­lo va­le 24,90 eu­ros, ¡Mu­cho más que un ki­lo de Au­di en Ar­gen­ti­na!”.

Al ana­li­zar los te­mas que más po­ten­cia­ron la pro­duc­ción agrí­co­la, Lu­sich des­ta­có, jun­to con la siem­bra di­rec­ta, el re­cam­bio generacional que per­mi­tió un au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad. Y se ex­pla­yó: “En los 90, sin ren­ta­bi­li­dad pa­ra el cam­po y con ‘los vie­jos’ sin pre­dis­po­si­ción a ha­cer cam­bios, los jó­ve­nes se fue­ron del cam­po pe­ro la de­va­lua­ción y la re­va­lo­ri­za­ción de los com­mo­di­ties los atra­jo nue­va­men­te”. Pa­ra Lu­sich, esos jó­ve­nes fue­ron los que mo­to­ri­za­ron la in­cor­po­ra­ción de tecnología y nue­vas prác­ti­cas de ma­ne­jo.

Al mi­rar el fu­tu­ro, es op­ti­mis­ta aun­que cau­te­lo­so: “En el maíz ya lo pu­di­mos ver es­ta co­se­cha, que pa­só de no te­ner mar­gen a ser un gran apor­te a la em­pre­sa, y con vis­tas a la nue­va cam­pa­ña hay que cui­dar los cos­tos, ya que el be­ne­fi­cio de la de­va­lua­ción ya no es­tá y la in­fla­ción tie­ne im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo”.

Los nú­me­ros. En es­ta cam­pa­ña, la soja (izq.) rin­dió 45 quin­ta­les por hec­tá­rea con el apor­te del rie­go . Más allá, Lu­sich, en uno de los tres cam­pos que ges­tio­na (de 1.120 hec­tá­reas), a 30 mi­nu­tos Vi­lla Mer­ce­des.

En su sal­sa. Lu­sich es un bio­quí­mi­co san­ta­fe­sino que se enamo­ró del cam­po y has­ta hi­zo un post­gra­do en Agro­ne­go­cios. Aquí, en uno de sus lo­tes de maíz ba­jo rie­go.

Nue­vo es­que­ma. El ma­ne­jo ga­na­de­ro es­ta en ple­na tran­si­ción, de una cría in­ten­si­va a un plan­teo de re­cría y ter­mi­na­ción a co­rral de ter­ne­ros y ter­ne­ras.

A full. Lu­sich (cen­tro), jun­to a Ga­briel (izq.) y “Pi­pino” Som­bra, par­te del equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.