Po­nien­do las co­sas en su lu­gar

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Hoy se ini­cia una Ru­ral di­fe­ren­te. No só­lo por­que la en­ti­dad or­ga­ni­za­do­ra, la So­cie­dad Ru­ral Ar­gen­ti­na, ce­le­bra sus 150 años de vi­da, y ha de­ci­di­do po­ner to­da la car­ne en el asa­dor. Tam­bién, por­que des­pués de 14 años, un Pre­si­den­te de la Na­ción vol­ve­rá a acom­pa­ñar es­ta gran ma­ni­fes­ta­ción del cam­po que agra­de­ce la ciu­dad.

Pri­mer co­ro­la­rio: se­rá un pun­to de en­cuen­tro, de con­ver­gen­cia ne­ce­sa­ria, en un país don­de el úni­co ne­go­cio “sus­ten­ta­ble” (pa­ra po­ner­nos a tono con la mo­da) de la Ar­gen­ti­na a tra­vés de su his­to­ria.

El dis­cur­so po­pu­lis­ta fue abrien­do una grie­ta ideo­ló­gi­ca en­tre cam­po y ciu­dad, en­tre agro e in­dus­tria, mu­cho an­tes de que la in­só­li­ta era uti­li­za­ra la teo­ría de la con­fron­ta­ción co­mo mo­tor de la his­to­ria.

Ter­mi­na­mos esa eta­pa e ini­cia­mos una nue­va. Es fun­da­men­tal aho­ra en­ten­der el nue­vo pa­ra­dig­ma.

Se per­ci­be cier­ta con­fu­sión, in­clu­so en el dis­cur­so pre­si­den­cial, cuan­do alu­de per­ma­nen­te­men­te a que hay que de­jar de ser “el gra­ne­ro del mun­do” pa­ra con­ver­tir­nos en “la gón­do­la del mun­do”.

La sa­ga atra­yen­te del “va­lor agre­ga­do en origen” se em­pa­ren­ta con la tan de­cla­ma­da “in­dus­tria­li­za­ción de la ru­ra­li­dad”. Es­ta con­cep­tua­li­za­ción exi­ge una re­vi­sión pro­fun­da. Es de al­to ries­go la idea de “pri­ma­ri­za­ción” que do­mi­na el am­bien­te.

Eduar­do Oli­ve­ra y quie­nes lo se­cun­da­ron en la aven­tu­ra de crear la SRA, en 1866, ha­bla­ban de “In­dus­tria Ru­ral”. Ya en la Cons­ti­tu­ción del 53 se ha­bla­ba del de­re­cho de ejer­cer “cual­quier in­dus­tria lí­ci­ta”. “In­dus­tria”, es trans­for­mar los re- cur­sos na­tu­ra­les. Así lo de­fi­ne hoy mis­mo la Real Aca­de­mia.

Eduar­do se ha­bía for­ma­do co­mo in­ge­nie­ro agró­no­mo en Grig­non (Fran­cia), y lue­go co­mo Quí­mi­co en Bir­ming­ham (In­gla­te­rra). En “Mis­ce­lá­neas”, re­pro­du­ce una car­ta que le en­via­ra a su pa­dre, en la que le con­ta­ba lo que ha­bía vis­to en el Ro­yal Show de Bir­ming­ham. Des­cri­bía con detalle la de­mos­traK ción del “ara­do de va­por”, que no era otra co­sa que el pri­mer trac­tor mo­derno. Una es­pe­cie de lo­co­mo­to­ra que arras­tra­ba los im­ple­men­tos de la­bran­za, sus­ti­tu­yen­do a los ca­ba­llos o bue­yes.

Era la mo­der­ni­dad. Tra­jo los me­ri­nos de Ram­boui­llet, mien­tras sus pa­res im­por­ta­ban los to­ros fun­da- do­res de las ra­zas bri­tá­ni­cas: Tar­quino, Vir­tuo­so y Niá­ga­ra, que hoy lu­cen sus ca­be­zas en la bo­te­lla de un clá­si­co whisky ar­gen­tino.

Se mes­ti­za­ron va­rios mi­llo­nes de va­cas ci­ma­rro­nas. Aho­ra te­nía­mos los mes­ti­zos, ca­paz de dar car­ne tier­na, el fa­mo­so baby beef que po­día lle­gar a In­gla­te­rra en el re­cién in­ven­ta­do bu­que fri­go­rí­fi­co de Te­llier.

An­tes, pro­du­cía­mos char­qui. Car­ne se­ca y sa­la­da pa­ra los es­cla­vos del ca­ri­be. No ha­cía fal­ta ni ra­za ni pas­to. Las va­cas se re­pro­du­cían ale­gre­men­te al am­pa­ro de los pa­jo­na­les.

Arreos, ma­ta­de­ro y sa­la­zón. Fue una in­dus­tria, que dio le­tra al pri­mer cuen­to ar­gen­tino, El Ma­ta­de­ro de Es­te­ban Eche­ve­rría, es­cri­to en 1838.

Con el ga­na­do re­fi­na­do, va­lía la pe­na or­ga­ni­zar la pro­duc­ción. Del cam­po na­tu­ral y los arreos se pa­só a las es­tan­cias, el alam­bra­do, el mo­lino, y el tan­que aus­tra­liano. Por­que aho­ra no po­dían ir li­bre­men­te al arro­yo. Ha­bía que sem­brar la al­fal­fa, pa­ra en­gor­dar los mes­ti­zos. Y pa­ra sem­brar la al­fal­fa, pri­me­ro hu­bo que re­fi­nar los sue­los. Vi­nie­ron los grin­gos. Maíz, tri­go, lino con al­fal­fa. Fui­mos gra­ne­ro del mun­do co­mo sub­pro­duc­to del afán car­ní­vo­ro de la In­gla­te­rra de Dic­kens.

El ver­da­de­ro va­lor agre­ga­do fue el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, te­rri­to­rial y or­ga­ni­za­cio­nal de to­da la ca­de­na. Des­de la ge­né­ti­ca has­ta los cuar­tos col­ga­dos en la bo­de­ga de un bu­que fri­go­rí­fi­co na­ve­gan­do a Smith­field.

Nun­ca ex­por­ta­mos “pro­duc­tos pri­ma­rios”. Mu­cho me­nos aho­ra, cuan­do to­das las ca­de­nas es­tán atra­ve­san­do la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas. La de la con­quis­ta tec­no­ló­gi­ca, que ha­ce que en un li­tro de acei­te de soja via­je cha­pa, pintura, y la 4x4 que se con­su­mió en eso de con­ver­tir se­mi­lla en co­se­cha.

Se per­ci­be cier­ta con­fu­sión, in­clu­so en el dis­cur­so pre­si­den­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.