En­fer­me­da­des: aler­ta tem­pra­na

Ex­per­tos del INTA crea­ron un soft­wa­re que ad­vier­te so­bre la lle­ga­da de va­rias ame­na­zas en el tri­go.

Clarin - Rural - - TECNOLOGÍA AGRÍCOLA - INTA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

epi­de­mias se­ve­ras de la fu­sa­rio­sis de la es­pi­ga de tri­se ob­ser­van es­po­rá­di­ca­men­te en la re­gión pam­pea­na, es­pe­cial­men­te en el no­res­te, y es­tán re­la­cio­na­das con con­di­cio­nes am­bien­ta­les pre­dis­po­nen­tes du­ran­te el pe­río­do sus­cep­ti­ble pa­ra la pro­duc­ción de la in­fec­ción.

Por ello, un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to de Cli­ma y Agua del INTA Cas­te­lar desa­rro­lló un sis­te­ma de aler­ta que ad­vier­te so­bre la pre­sen­cia de la fu­sa­rio­sis de la es­pi­ga de tri­go.

Tan im­por­tan­te re­pre­sen­ta es­ta nue­va he­rra­mien­ta que fue des­ta­ca­da co­mo una de las más fia­bles del mun­do por cien­tí­fi­cos ca­na­dien­ses, quie­nes eva­lua­ron nue­ve mo­de­los pre­dic­ti­vos he­chos en dis­tin­tas par­tes del mun­do.

Ri­car­do Mos­chi­ni, men­tor e in­te­gran­te del Ins­ti­tu­to del INTA, ex­pli­có que, “el mo­de­lo in­te­gra un sis­te­ma de aler­ta so­bre el ries­go a la fu­sa­rio­sis”, y agre­gó que, si bien es­ta he­rra­mien­ta ope­ra des­de ha­ce diez años, re­cién a par­tir de la úl­tiLas ma cam­pa­ña se lo­gró pre­sen­tar el si­tio web del aler­ta.

En cuan­to al fun­cio­na­mien­to, el in­ves­ti­ga­dor in­di­có que el usua­rio pue­de ele­gir la es­ta­ción me­teo­ro­ló­gi­ca de INTA y del Ser­vi­cio Me­teo­ro­ló­gi­co Na­cio­nal que le in­tere­sa y es­ta­ble­cer una fe­cha de apa­ri­ción de pri­me­ras es­pi­gas con an­te­ras, es de­cir, el ini­cio del pe­río­do sus­cep­ti­ble.

In­me­dia­ta­men­te el sis­te­ma “cal­cu­la y grá­fi­ca la evo­lu­ción dia­ria del ín­di­ce de fu­sa­rium y se lo con­tras­ta con un va­lor um­bral de ries­go”, ex­pli­có.

De acuer­do con el in­ves­ti­ga­dor, es­ta he­rra­mien­ta re­sul­ta un apor­te esen­cial si se lo vin­cu­la con el mo­men­to de apli­ca­ción de fun­gi­ci­das en la flo­ra­ción del cul­ti­vo.

Se­gún él, los fun­gi­ci­das que exis­ten en el mer­ca­do se apli­can en for­ma pre­ven­ti­va, an­tes de que ocu­rra el even­to in­fec­ti­vo del hon­go.

“Una es­tra­te­gia de control quí­mi­co ra­cio­nal pue­de ba­sar­se en es­go ta he­rra­mien­ta de pro­nós­ti­co pa­ra co­no­cer en tiem­po real el mo­men­to en que se pro­du­ce la in­fec­ción”, ase­gu­ró el in­ves­ti­ga­dor del INTA.

Así, otra de las apli­ca­cio­nes que se de­ri­va de es­te ti­po de mo­de­los, se­gún lo que acla­ra el in­ves­ti­ga­dor, es la po­si­bi­li­dad de con­fec­cio­nar ma­pas de la distribución de la fu­sa­rio­sis de la es­pi­ga de tri­go aso­cia­do al con­te­ni­do de la mi­co­to­xi­na que pro­du­ce el hon­go, el DON (deoxy­ni­va­le­nol), en el grano, po­co an­tes de la co­se­cha de tri­go en la re­gión pam­pea­na.

De es­ta ma­ne­ra, “los mo­li­nos ha­ri­ne­ros pue­den ra­cio­na­li­zar la es­tra­te­gia de mues­treo de los ca­mio­nes que re­ci­ben en fun­ción de la si­tua­ción me­teo­ro­ló­gi­ca del si­tio de pro­ce­den­cia del tri­go”, sos­tu­vo Mos­chi­ni. t

Fu­sa­rium. Es­ta pa­to­lo­gía dis­mi­nu­ye el rin­de y da­ña la ca­li­dad en el tri­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.