La po­ten­cia maicera, con to­do: mu­cha tec­no­lo­gía y ma­ne­jo.

Las em­pre­sas die­ron consejos y mos­tra­ron nue­vos pro­duc­tos.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Las ga­nas de sem­brar de maíz es­ta cam­pa­ña tam­bién el te­ma cla­ve de las bre­chas de ren­di­mien­to.

Por eso, en el mar­co del vi­gé­si­mo cuar­to Con­gre­so de Aa­pre­sid, es­ta te­má­ti­ca fue un desafío plan­tea­do en va­rios ta­lle­res y char­las ple­na­rias. Cla­rín Ru­ral es­tu­vo ahí pa­ra co­no­cer cuál es ma­ne­jo ajus­ta­do pa­ra lo­grar­lo.

En una de ellas, los es­pe­cia­lis­tas Juan Pa­blo Mon­zón, de la Uni­ver­si­dad de Mar del Pla­ta e INTA, Ga­briel Es­pó­si­to, de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Río Cuar­to y An­drés Ma­dias, del Sis­te­ma Cha­cras, de Aa­pre­sid, ex­pli­ca­ron, con­tan­do sus ex­pe­rien­cias so­bre có­mo ele­var el ren­di­mien­to real del ce­real y los be­ne­fi­cios que es­to aca­rrea­ría pa­ra los pro­duc­to­res.

De acuer­do a lo que afir­mó Mon­zón, “el ren­di­mien­to pro­me­dio del maíz a ni­vel na­cio­nal, en se­cano, es de 6,6 to­ne­la­das por hec­tá­rea y, con so­lo me­jo­rar el ma­ne­jo y la tec­no­lo­gía ya adop­ta­da por el pro­rea­vi­va­ron duc­tor, se pue­den con­se­guir has­ta 9,4 to­ne­la­das”.

Se­gún el ex­per­to, la úni­ca al­ter­na­ti­va po­si­ble y fir­me pa­ra in­cre­men­tar la pro­duc­ción es au­men­tar el ren­di­mien­to por uni­dad de su­per­fi­cie. Pa­ra ello, aña­dió, se de­be au­men­tar el po­ten­cial de ren­di­mien­to del cul­ti­vo a tra­vés de la ge­né­ti­ca o ce­rrar bre­chas de ren­di­mien­to.

Res­pec­to a es­to úl­ti­mo, co­men­tó que es­tá tra­ba­jan­do en un pro­yec­to glo­bal que con­sis­te en ar­mar un “atlas mun­dial de bre­chas de ren­di­mien­to” en el ce­real y que, a par­tir de él, es­tá co­no­cien­do con cer­te­za cuál es ren­di­mien­to po­ten­cial de maíz en ca­da re­gión pro­duc­ti­va ar­gen­ti­na.

Ba­jo es­te pro­yec­to, Mon­zón ex­pli­có que las zo­nas del país es­tán agru­pa­das por un com­por­ta­mien­to agro­cli­má­ti­co ho­mo­gé­neo, se ave­ri­gua­ron los da­tos cli­má­ti­cos en ca­da ca­so y se de­ter­mi­nó el ma­ne­jo y el ni­vel tec­no­ló­gi­co en ca­da una de ellas.

Con to­da es­ta in­for­ma­ción re­ca­ba­da, se es­ti­mó el ren­di­mien­to po­ten­cial a tra­vés de un mo­de­lo de si­mu­la­ción. Así, di­jo que en la zo­na nú­cleo las bre­chas de ren­di­mien­to son me­no­res que en zo­nas ex­tra­pam­pea­nas y que es­to se de­be, prin­ci­pal­men­te, a las di­fe­ren­cias tec­no­ló­gi­cas.

Fi­nal­men­te, Mon­zón con­clu­yó que es­te sal­to de ren­di­mien­to pro­me­dio de 6,6 to­ne­la­das a 9,4 to­ne­la­das im­pli­ca un cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción na­cio­nal de 28,8 mi­llo­nes de to­ne­la­das ac­tua­les has­ta 41,1 mi­llo­nes y un in­gre­so ex­tra por 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

A su turno y ba­sa­do en su ex­pe­rien­cia prác­ti­ca de las úl­ti­mas on­ce cam­pa­ñas en maíz de pri­me­ra, pa­ra Es­pó­si­to la bre­cha de ren­di­mien­to en­tre lo real y lo al­can­za­ble es mu­cho ma­yor que lo he­cho por Mon­zón.

El es­pe­cia­lis­ta cor­do­bés, que ex­pe­ri­men­ta pa­ra lo­grar al­tos ren­di­mien­tos en el ce­real sin res­tric­cio­nes hí­dri­cas ni nu­tri­cio­na­les, co­men­tó que en Río Cuar­to el má­xi­mo al­can­za­ble es de 18,7 to­ne­la­das por hec­tá­rea, mien­tras que el rin­de zo­nal es de 5,5 to­ne­la­das. De acuer­do a es­tos da­tos, agre­gó, “la bre­cha es de ca­si 13 to­ne­la­das, su­peran­do en dos ve­ces al va­lor co­se­cha­do”.

Asi­mis­mo, agre­gó que ha­ce cua­tro cam­pa­ñas tam­bién es­tán ave­ri­guan­do el po­ten­cial de ren­di­mien­to del maíz tar­dío y en esa

zo­na es de 15,1 to­ne­la­das.

En am­bos ca­sos, ase­gu­ró Es­pó­si­to, el ren­di­mien­to po­ten­cial de la fe­cha tem­pra­na es­tá li­mi­ta­do por la ra­dia­ción so­lar que re­ci­be el cul­ti­vo en­tre no­viem­bre y di­ciem­bre, du­ran­te el pe­río­do crítico, y en el tar­dío, por la ofer­ta ra­dia­ti­va del mes de fe­bre­ro.

Lue­go de es­te aná­li­sis, el téc­ni­co se cen­tró en dis­tin­tas va­ria­bles que in­ter­ac­túan con el po­ten­cial de ren­di­mien­to.

Se­gún sus da­tos, “la fe­cha de siem­bra ex­pli­ca en 36 quin­ta­les la va­ria­ción de la res­pues­ta del ren­di­mien­to”, di­jo y agre­gó que no siem­pre es con­ve­nien­te sem­brar maíz tar­dío, sino ha­cer­lo cuan­do se es­ti­ma que ha­brá li­mi­ta­cio­nes hí­dri­cas du­ran­te el ci­clo de cre­ci­mien­to.

Res­pec­to al rie­go, sos­tu­vo que las fe­chas tem­pra­nas ele­van en 62 quin­ta­les por hec­tá­rea el ren­di­mien­to, mien­tras que se ele­va en so­lo 12 quin­ta­les en las tar­días. Es­to es­tá re­la­cio­na­do con la ofer­ta hí­dri­ca y el lar­go del ci­clo de ca­da una de las fe­chas de siem­bra.

Pa­ra la fer­ti­li­za­ción, “hay sig­ni­fi­ca­ti­vas di­fe­ren­cias de ren­di­mien­to con la apli­ca­ción de ni­tró­geno, que se acen­túan aun más cuan­do se apli­ca otros nu­trien­tes co­mo fós­fo­ro, azu­fre o zinc”. El da­to cla­ve, en es­te ca­so, fue que con 300 uni­da­des de ni­tró­geno por hec­tá­rea en se­cano se con­si­guie­ron 17 to­ne­la­das de ren­di­mien­to.

Fi­nal­me­te, res­pec­to a la den­si­dad, Es­pó­si­to di­jo que, en la me­di­da que va fal­tan­do más agua, hay que re­du­cir la can­ti­dad de plan­tas y am­pliar la dis­tan­cia en­tre hi­le­ras. “Con es­ta es­tra­te­gia, el cul­ti­vo no ab­sor­be tan­ta agua en el pe­río­do ve­ge­ta­ti­vo y la re­ser­va pa­ra el re­pro­duc­ti­vo”, con­clu­yó.

Co­mo cie­rre de es­te pa­nel, Ma­dias re­pa­só la ex­pe­rien­cia que el “Sis­te­ma Cha­cras” es­tá te­nien­do en la de­ter­mi­na­ción del po­ten­cial de ren­di­mien­to de maíz y las prin­ci­pa­les pro­ble­má­ti­cas que trans­mi­ten los pro­duc­to­res que li­mi­tan ese ren­di­mien­to.

Se­gún él y co­mo pro­me­dio de to­das las Cha­cras, hay en­tre un 20 y un 50 por cien­to de me­jo­ra en el ren­di­mien­to del cul­ti­vo del ce­real y pa­ra acor­tar esas di­fe­ren­cias es fun­da­men­tal co­no­cer el am­bien­te pro­duc­ti­vo en el que se es­tá sem­bran­do el cul­ti­vo.

En la Cha­cra Jus­ti­niano Pos­se (Cór­do­ba) di­jo que el ren­di­mien­to al­can­za­ble es de 13,2 to­ne­la­das con­tra las 10,6 to­ne­la­das que se lo­gra a ni­vel de lo­te. En es­te ca­so, di­jo el téc­ni­co, la prin­ci­pal pro­ble­má­ti­ca son los ex­ce­sos hí­dri­cos. Pa­ra ello, bus­can al­ter­na­ti­vas de in­ten­si­fi­ca­ción de las ro­ta­cio­nes y ele­var las do­sis de ni­tró­geno pa­ra ele­var el ren­di­mien­to del cul­ti­vo.

Por su par­te, la Cha­ca Ban­de­ra (San­tia­go del Es­te­ro) lo­gran ren­di­mien­to de 10,6 to­ne­la­das con­tra los 6,2 que se obtiene a ni­vel zo­nal. En es­te ca­so, el prin­ci­pal pro­ble­ma son las ma­le­zas du­ras. Ha­cia el sur del país, en la Cha­cra Va­lles Irri­ga­dos Nor­pa­ta­gó­ni­cos, los má­xi­mos rin­des son 15,2 to­ne­la­das con­tra 7,8 que se con­si­guen en la re­gión. Allí, el prin­ci­pal pro­ble­ma es la op­ti­mi­za­ción en el uso del agua. En San Luis, la Cha­cra obtiene 9,1 to­ne­la­das de maíz con­tra 5,7 de los lo­tes de pro­duc­tor. En es­te ca­so, pa­ra achi­car bre­chas hay que con­ser­var el agua y ajus­tar la nu­tri­ción. En las Cha­cra bo­nae­ren­se de Per­ga­mino, el ren­di­mien­to al­can­za­ble es de 13 to­ne­la­das con­tra los 9,1 de los pro­duc­to­res. Allí el prin­ci­pal pro­ble­ma es el de­te­rio­ro de los sue­los, por eso se tra­ba­ja en la in­ten­si­fi­ca­ción y la fer­ti­li­za­ción ni­tro­ge­na­da.

Pa­ra arri­ba. Los es­pe­cia­lis­tas di­je­ron que se es­tá ar­man­do un ma­pa glo­bal de las bre­chas de ren­di­mien­to, pa­ra sa­ber lo que po­dría cre­cer el cul­ti­vo en ca­da re­gión.

Trío. Mon­zón (izq., de Mar del Pla­ta), Es­pó­si­to (ctro., Río IV) y Ma­dias (Aa­pre­sid).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.