Re­si­lian­do, co­mo el Ave Fé­nix

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La re­si­lien­cia es la ca­pa­ci­dad de los se­res hu­ma­nos pa­ra so­bre­po­ner­se a pe­río­dos de do­lor emo­cio­nal y si­tua­cio­nes ad­ver­sas. To­do un ha­llaz­go de los di­rec­ti­vos de AA­PRE­SID, que asu­mie­ron con bue­nos re­fle­jos el ries­go de con­vo­car a su 24 Con­gre­so anual con­ju­gan­do el ver­bo “Re­si­liar”.

Más de 4.500 ins­crip­tos y pre­sen­cia­les, más otros cen­te­na­res que lo si­guie­ron por in­ter­net, acu­die­ron a la ci­ta en el cen­tro Me­tro­po­li­tano de Ro­sa­rio. Des­de ha­ce mu­chos años, con la ges­tión de los pio­ne­ros en­ca­be­za­dos por el gi­gan­te Vic­tor Truc­co, es­te es el gran think tank del agro, tan­to por lo que pa­sa aden­tro de las múl­ti­ples sa­las, don­de trans­cu­rren los ta­lle­res y con­fe­ren­cias, co­mo en el hor­mi­gueo de los pa­si­llos. Un net wor­king po­ten­te y en­vi­dia­ble, con la pre­sen­cia de los prin­ci­pa­les ac­to­res de los bio­ne­go­cios, des­de los di­rec­ti­vos de las em­pre­sas pro­vee­do­ras de tec­no­lo­gía, pro­duc­to­res, pro­fe­sio­na­les, con­tra­tis­tas y la pa­ra­fer­na­lia de me­dios que des­cu­brie­ron la ve­ta del agro co­mo me­dio de vi­da.

La agroin­dus­tria re­si­lió lin­do. No so­lo su­frió la exac­ción de una enor­me por­ción de la ren­ta, tra­ban­do las po­si­bi­li­da­des de un desa­rro­llo na­tu­ral, sino que re­ci­bió un du­rí­si­mo gol­pe emo­cio­nal. Se lo acu­só de mez­quin­dad, se or­ga­ni­zó des­de el Es­ta­do un dis­cur­so an­ti cam­po y an­ti agroin­dus­tria. Pe­ro los cha­crers y sus pro­vee­do­res es­tán ahí, vi­vi­tos y co­lean­do. Y lis­tos aho­ra pa­ra re­to­mar la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas.

En­tre 1996 y 2008 la pro­duc­ción se ha­bía du­pli­ca­do en vo­lu­men y cua­dru­pli­ca­do en va­lor. La su­per­fi­cie cul­ti­va­da con los prin­ci­pa­les cul­ti­vos, en par­ti­cu­lar so­ja, ha­bía cre­ci­do un 50 por cien­to. El otro 50 por cien­to fue in­ten­si­fi­ca­ción, que sig­ni­fi­ca ma­yo­res rin­des por hec­tá­rea. En­ci­ma, con pre­cios in­ter­na­cio­na­les en al­za.

El país, por pri­me­ra vez en mu­chas dé­ca­das, se hi­zo via­ble. Tu­vo la opor­tu­ni­dad de sos­te­ner el su­pe­rá­vit co­mer­cial, se pu­do achi­car la deu­da ex­ter­na.

Fue la so­ja. Pe­ro no co­mo un ma­ná que llo­vía de pron­to so­bre las pam­pas. Fue la so­ja de la siem­bra di­rec­ta, la bio­tec­no­lo­gía, y la re­vo­lu­ción or­ga­ni­za­cio­nal con el sis­te­ma de con­tra­tis­tas (los “sin tie­rra” de En­ri­que Se­mi­na­rio), los fon­dos de in­ver­sión agrí­co­las, los poo­les de siem­bra. Crean­do com­pe­ti­vi­dad.

Una de­mos­tra­ción pal­ma­ria: en la ex­pla­na­da de ac­ce­so a los sa­lo­nes del Con­gre­so, una pro­fu­sión iné­di­ta de má­qui­nas de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. Nun­ca hu­bo tan­to fie­rro en Aa­pre­sid. Co­se­cha­do­ras na­cio­na­les e im­por­ta­das. Pul­ve­ri­za­do­ras na­cio­na­les e im­por­ta­das. Pe­ro lo más no­ta­ble fue que del im­ple­men­to em­ble­má­ti­co, las sem­bra­do­ras, en el Con­gre­so só­lo hu­bo má­qui­nas de pro­duc­ción na­cio­nal. ¿Por qué?

Por­que na­die com­pi­te hoy con el di­se­ño ar­gen­tino en má­qui­nas de siem­bra di­rec­ta. Com­pe­ti­ti­vi­dad al pa­lo.

El mun­do desa­rro­lla­do si­gue con la agri­cul­tu­ra del si­glo XX. La era del pe­tró­leo ba­ra­to, la fal­ta de con­cien­cia am­bien­tal, el no de­ba­te so­bre las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono de los com­bus­ti­bles fó­si­les. Ni del mu­cho más im­pac­tan­te te­ma de la ma­te­ria or­gá­ni­ca de los sue­los, cu­ya des­truc­ción sig­ni­fi­có en­viar a la at­mós­fe­ra más car­bono que el pe­tró­leo y car­bón jun­tos. En la vie­ja Eu­ro­pa, el ara­do y otros ins­tru­men­tos de tor­tu­ra de los sue­los si­guen cu­brien­do los pa­be­llo­nes de las gran­des ex­po­si­cio­nes, ca­si una ex­hi­bi­ción obs­ce­na de que si­guen en la edad de hie­rro.

Aquí, se usa un ter­cio del fie­rro que se uti­li­za­ba ha­ce vein­te años. AA­PRE­SID mos­tró que la pro­duc­ción pue­de cre­cer sin to­car el sue­lo más que lo ne­ce­sa­rio pa­ra po­ner una se­mi­lla a ger­mi­nar. Nues­tros sue­los es­tán se­cues­tran­do car­bono, ba­jan­do a la tie­rra lo que el hom­bre pu­so en el ai­re con las téc­ni­cas del pa­sa­do. Y ade­más, siem­bra di­rec­ta sig­ni­fi­ca re­duc­ción del con­su­mo de com­bus­ti­ble. Una so­la pa­sa­da don­de an­tes ha­cían fal­ta cua­tro o cin­co.

Hay nue­vos desafíos. Los plan­tea­mos se­ma­na a se­ma­na, y tam­bién en es­ta edi­ción de Cla­rín Ru­ral. Pe­ro, con­fir­ma­mos en AA­PRE­SID, el cam­po es re­si­lien­te. Co­mo el Ave Fé­nix, re­vi­ve des­de sus ce­ni­zas.

El cam­po es re­si­lien­te. Co­mo el Ave Fé­nix, re­vi­ve des­de sus ce­ni­zas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.