La mi­cro­bio­lo­gía que se vie­ne

En va­rios ta­lle­res se ha­bló so­bre su fu­tu­ro. Lle­gan pro­duc­tos más adaptados a di­ver­sos pro­ce­sos pro­duc­ti­vos y a si­tua­cio­nes de ma­ne­jo bien di­fe­ren­tes.

Clarin - Rural - - EL CONGRESO DE AAPRESID - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

El atra­so de la co­se­cha de so­ja de la úl­ti­ma cam­pa­ña, de­biy do a las ex­ce­si­vas pre­ci­pi­ta­cio­nes de abril, de­jó re­sen­ti­da la ca­li­dad de la se­mi­lla que se sem­bra­rá en es­ta cam­pa­ña. Por eso, va­rios ta­lle­res du­ran­te el vi­gé­si­mo cuar­to con­gre­so de Aa­pre­sid, en Ro­sa­rio, to­ca­ron la te­má­ti­ca re­la­cio­na­da con a la ca­li­dad, des­de dis­tin­tos pun­tos de vis­ta. En ese con­tex­to, Cla­rín

Ru­ral hi­zo una re­co­rri­da por esas reunio­nes y re­co­pi­ló la vi­sión de re­fe­ren­tes téc­ni­cos y es­pe­cia­lis­tas.

Co­mo par­te de su ta­ller en el que se to­có de ma­ne­ra di­rec­ta la ca­li­dad, Ga­briel Mi­na, de Ri­zo­bac­ter, co­men­tó que la se­mi­lla de so­ja es­tá “muy con­ta­mi­na­da” con pa­tó­ge­nos fún­gi­cos, de­bi­do a los ex­ce­sos hí­dri­cos. Res­ca­tan­do lo po­si­ti­vo de es­ta ad­ver­sa si­tua­ción, di­jo que “lo bueno es que to­dos los hongos so­bre la se­mi­lla son es­pe­cies que los pro­duc­to­res y las em­pre­sas sa­ben ma­ne­jar muy bien con la apli­ca­ción de fun­gi­ci­das. Pe­ro, real­men­te, la car­ga de hongos es al­ta, del or­den del 40 por cien­to, cuan­do lo nor­mal lle­ga a ser del tres por cien­to”.

De es­ta for­ma, lo que de­jó cla­ro es­te ta­ller es la im­por­tan­cia en la elec­ción del pro­duc­to pa­ra es­ta cam­pa­ña. “Ha­bi­tual­men­te, se eli­ge el ti­ram y el car­ben­da­zim pa­ra los tra­ta­mien­tos de se­mi­llas, pe­ro son pro­duc­tos que tie­nen li­mi­tan­tes de con­trol. Por eso, la elec­ción de­be ser un pro­duc­to más com­ple­jo que con­tro­le pa­tó­ge­nos de se­mi­lla tam­bién los de sue­lo, que re­gis­tran una pre­sión en au­men­to ca­da cam­pa­ña”, ad­vir­tió.

Su con­se­jo fue que la me­jor so­lu­ción pa­ra es­ta cam­pa­ña es in­ver­tir en una com­bi­na­ción de mo­lé­cu­las más efi­ca­ces pa­ra el con­trol o au­men­tar las do­sis de pro­duc­to. Pa­ra fi­na­li­zar, des­ta­có el con­trol del pro­duc­to Ri­zo­der­ma So­ja, una al­ter­na­ti­va bio­ló­gi­ca con re­sul­ta­dos tan efec­ti­vos co­mo los cu­ra­se­mi­llas tra­di­cio­na­les, ase­gu­ró.

En lo re­fe­ren­te a la mi­cro­bio­lo­gía, la char­la di­ri­gi­da por la bio­tec­nó­lo­ga Daniela Bruz­ze­se, de Ba­rem­brug Pa­lar­ve­sich, fue muy es­cla­re­ce­do­ra so­bre lo que ven­drá en mi­cro­bio­lo­gía de sue­lo.

Allí, la es­pe­cia­lis­ta, que tam­bién se re­fi­rió a los pro­ble­mas de ca­li­dad, se cen­tró so­bre el fu­tu­ro y la lle­ga­da de la “mi­cro­bio­lo­gía de pre­ci­sión”, es de­cir, la ino­cu­la­ción plan­tea­da a par­tir del uso de ce­pas de mi­cro­or­ga­nis­mos adap­ta­das a los am­bien­tes so­je­ros de ca­da re­gión del país. “Los or­ga­nis­mos adaptados tie­nen la ca­pa­ci­dad de po­ten­ciar los ren­di­mien­tos de los cul­ti­vos, ade­más de ser una he­rra­mien­ta sus­ten­ta­ble”, afir­mó.

De es­ta ma­ne­ra, ha­bló de un pro­duc­to cla­ve pa­ra so­ja que pre­sen­ta la fir­ma, lla­ma­do Bar Max, el cual tie­ne sus ver­sio­nes pa­ra Nor­te, Sur y NOA, los cua­les con­tie­nen las ce­pas es­pe­cí­fi­cas de fi­ja­ción el ni­tró­geno at­mos­fé­ri­co en esos si­tios.

Fi­nal­men­te, so­bre el cie­rre del con­gre­so, fue el turno de los ex­per­tos de Ni­tra­gin, Mar­tín Díaz Zo­ri­ta y Ma­nuel Ber­mú­dez.

En el ta­ller, que fue di­ri­gi­do por Díaz Zo­ri­ta, que­dó de­mos­tra­do el in­te­rés de los pro­duc­to­res por el uso de inoculantes en so­ja, pe­ro tam­bién el im­pac­to que es­ta prác­ti­ca tie­ne en otros cul­ti­vos co­mo ma­ní, ar­ve­ja, maíz, tri­go, sor­go y po­ro­to.

Ellos, que ha­bla­ron so­bre mi­cro­bio­lo­gía apli­ca­da, mos­tra­ron los re­sul­ta­dos de una en­cues­ta que hi­cie­ron en­tre 108 pro­duc­to­res y téc­ni­cos so­bre el uso ac­tual y las ex­pec­ta­ti­vas de la ino­cu­la­ción.

“El 47 por cien­to de los en­tre­vis­ta­dos re­co­mien­da el uso de los inoculantes ya que con­so­li­da las con­di­cio­nes pro­duc­ti­vas, a la vez que el 66 por cien­to pien­sa que el apor­te de la ino­cu­la­ción al ren­di­mien­to es del 8 por cien­to”, pre­sen­tó Díaz Zo­ri­ta.

Es­tos só­li­dos da­tos de la en­cues­ta le die­ron pie al es­pe­cia­lis­ta pa­ra ha­blar so­bre lo que ven­drá.

“La ino­cu­la­ción es una prác­ti­ca an­ces­tral que se vie­ne adap­tan­do en el tiem­po de acuer­do a las ne­ce­si­da­des de los pro­duc­to­res”, plan­teó, y aña­dió que evo­lu­cio­na­rá en la bús­que­da de lo­grar pro­duc­tos de ma­yor com­pa­ti­bi­li­dad con prác­ti­cas de ma­ne­jo in­te­gra­les, co­mo las sa­ni­ta­rias, a la vez que lle­ga­rán inoculantes con mi­cro­or­ga­nis­mos que me­jo­ra­rán las con­di­cio­nes edá­fi­cas, co­mo la so­lu­bi­li­za­ción de nu­trien­tes.

Pa­ra con­cluir, Ber­mú­dez ha­bló de la ca­li­dad de la se­mi­lla. Ase­gu­ró que, “es muy in­fe­rior a la de cam­pa­ñas an­te­rio­res. Hay que su­mar mu­cho ma­ne­jo a la se­mi­lla, de­bi­do a la al­ta car­ga mi­cro­bia­na. Es ne­ce­sa­rio ha­cer un se­gui­mien­to has­ta la siem­bra, cla­si­fi­car­la, se­lec­cio­nar los lo­tes en los que se la sem­bra­rá y eva­luar bien cuá­les se­rán los destinos de esa se­mi­lla”.

Bien aten­tos. En es­ta cam­pa­ña, la elec­ción del ino­cu­lan­te de­be con­si­de­rar la car­ga fún­gi­ca del sue­lo, que vie­ne cre­cien­do.

Mi­na. Des­ta­có la efi­ca­cia de con­trol de los inoculantes bio­ló­gi­cos.

Díaz Zo­ri­ta. El ex­per­to ha­bló so­bre inoculantes “in­te­gra­les”.

Bruz­ze­se. Ade­lan­tó que se vie­ne la “mi­cro­bio­lo­gía de pre­ci­sión”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.