Con la pre­mi­sa de pro­te­ger al maíz

Los ex­per­tos Mar­ce­lo Car­mo­na y Da­niel Igar­zá­bal hi­cie­ron fo­co en la sanidad del cul­ti­vo pa­ra es­te año.

Clarin - Rural - - EL CONGRESO DE AAPRESID - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com

En es­ta cam­pa­ña se pre­vé una gran ex­pan­sión del maíz, an­te la qui­ta de las re­ten­cio­nes y el con­si­guien­te des­pe­gue del pre­cio en el mer­ca­do lo­cal. Pe­ro la ren­ta­bi­li­dad no se cons­tru­ye so­lo so­bre esos pi­lar, sino, fun­da­men­tal­men­te, so­bre la pro­duc­ti­vi­dad.

Es­to so­bre­vo­ló el ta­ller “Cul­ti­vo de Maíz: ha­cia el pa­ra­dig­ma de pro­te­ger el cul­ti­vo y ob­te­ner be­ne­fi­cios”, que dic­ta­ron los es­pe­cia­lis­tas Mar­ce­lo Car­mo­na y Da­niel Igar­zá­bal.

En pri­mer lu­gar, Car­mo­na, fi­to­pa­tó­lo­go de la Fau­ba, ad­mi­tió que no hay un re­co­no­ci­mien­to de la im­por­tan­cia que tie­nen las en­fer­me­da­des en el maíz y de su im­pac­to.

“La prio­ri­dad en la apli­ca­ción es so­ja y des­pués tri­go. Fi­nal­men­te, maíz. Ade­más, ha­ce fal­ta di­vul­ga­ción so­bre los be­ne­fi­cios”, ma­ni­fes­tó Car­mo­na, al ex­pli­car la ba­ja adop­ción de es­ta tec­no­lo­gía a pe­sar de que hay mu­chos en­sa­yos que la im­por­tan­cia que tie­ne.

Se­gún el ex­per­to, hay dos ob­je­ti­vos de con­trol en el maíz: la ro­ya co­mún, que pue­de im­pac­tar en un 10% con res­pec­to a un ce­real no tra­ta­do. Y el se­gun­do es el ti­zón, es­pe­cial­men­te pa­ra maí­ces sem­bra­dos de for­ma tar­día, ya que pue­de pro­vo­car pér­di­das del 40% al 50%, de­pen­dien­do de la sus­cep­ti­bi­li­dad del hí­bri­do. “El gran au­sen­te es el mo­ni­to­reo”, aler­tó Car­mo­na. Y agre­gó: “No hay que usar fun­gi­ci­das cuan­do el cul­ti­vo es­tá es­tre­sa­do por fal­ta de agua. Y se de­ben uti­li­zar mez­clas de es­tro­bi­ru­li­nas con tria­zo­les de ba­se”.

Por su par­te, el en­to­mó­lo­go Igár­za­bal des­ta­có que pa­ra es­ta cam­pa­ña los pro­duc­to­res de­ben es­tar aten­tos a cua­tro pla­gas: las oru­gas cor­ta­do­ras, la oru­ga co­go­lle­ra que va afec­tar a las maí­ces en to­do el país, la chin­che de los cuer­nos (hu­bo gran can­ti­dad de po­bla­cio­nes el año pa­sa­do y se man­tu­vie­ron en el in­vierno) y dia­traea, que ya de­mos­tró que los materiales ge­né­ti­cos pue­den ser sus­cep­ti­bles.

Pe­ro el ex­per­to hi­zo hin­ca­pié en la oru­ga co­go­lle­ra, que se­rá la pla­ga más im­por­tan­te es­te año, se­gún in­di­có. Di­jo que ya se hi­zo re­sis­ten­te a los materiales ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos. “Hay que vol­ver a los tra­ta­mien­tos des­pués de 10 años”, in­di­có. Se­gún de­ta­lló, es­ta pla­ga pue­de pro­vo­car pér­di­das de en­tre un 10% y 35%. “La pri­me­ra prác­ti­ca es el mo­ni­to­reo pa­ra con­tro­lar la pla­ga”, acon­se­jó Igar­zá­bal, en lí­nea con las ideas de Car­mo­na.

Aplicaciones. Los ex­per­tos des­ta­ca­ron que hay res­pues­ta cuan­do se con­tro­la la ro­ya co­mún y el ti­zón. Tam­bién di­je­ron que hay que vol­ver a las aplicaciones con­tra la oru­ga co­go­lle­ra, por­que que­bró la re­sis­ten­cia de al­gu­nos hí­bri­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.