La nue­va era de la se­mi­lla

Es­te ne­go­cio, muy pron­to, ten­drá nue­vas re­glas de jue­go en Ar­gen­ti­na. Las em­pre­sas, los téc­ni­cos y los pro­duc­to­res se alis­tan pa­ra lo que vie­ne y ana­li­zan los desafíos de es­te cam­bio.

Clarin - Rural - - TAPA -

ne­go­cio de las se­mi­llas es­tá a pun­to de cam­biar pa­ra siem­pre en la Ar­gen­ti­na: el Go­bierno pre­sen­tó la se­ma­na pa­sa­da un pro­yec­to de ley que fi­ja­rá nue­vas re­glas de jue­go y mu­chos ac­to­res de la ca­de­na agrí­co­la ya se es­tán pre­pa­ran­do pa­ra el es­ce­na­rio que vie­ne. En­tre ellos, un gru­po de pro­duc­to­res, mul­ti­pli­ca­do­res, ase­so­res y ven­de­do­res de in­su­mos ar­gen­ti­nos, que via­ja­ron Sha­ko­pee, Mi­nes­so­ta (EE.UU.), pa­ra ver alEl gu­nos de los ca­mi­nos que po­drán re­co­rrer en esa im­por­tan­te trans­for­ma­ción.

En­tre los cam­pos que es­tán sem­bra­dos con so­ja y maíz en ca­da rin­cón de es­ta zo­na, en el cen­tro-nor­te del país, cer­ca de la fron­te­ra con Canadá, se mo­vió la se­ma­na pa­sa­da el nu­tri­do gru­po de ar­gen­ti­nos, que via­jó pa­ra co­no­cer la plan­ta que tie­ne aquí Ba­yer Cro­pSien­ce, don­de fa­bri­ca una má­qui­na pa­ra el tra­ta­mien­to pro­fe­sio­nal de se­mi­llas que ya es­tá en po­der de va­rios pro­duc­to­res grandes, mul­ti­pli­ca­do­res y em­pre­sas se­mi­lle­ras de la Ar­gen­ti­na.

Las char­las y las re­co­rri­das, ja­lo­na­das por las bue­nas llu­vias de es­te ve­rano es­ta­dou­ni­den­se, sir­vie­ron pa­ra que ca­da uno cuen­te có­mo se ima­gi­na los cam­bios que vie­nen.

Ignacio Na­vey­rra es so­cio de Bio­te­rra, una agro­no­mía en Tres Arro­yos, que ar­mó con la idea no so­lo de ven­der in­su­mos, sino de pres­tar ser­vi­cios que agre­guen va­lor, co­mo ase­so­ra­mien­to agro­nó­mi­co y mo­ni­to­reo, por ejem­plo. Aho­ra, es­tán in­vir­tien­do en la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra acon­di­cio­nar se­mi­lla y su­mar­la a los pro­duc­tos que hoy ven­den.

“En los úl­ti­mos años ya se vie­ne dan­do en­tre los pro­duc­to­res un cam­bio ha­cia una bús­que­da de se­mi­llas más pro­fe­sio­na­les, por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra, por­que la ne­ce­si­dad de ba­jar cos­tos ge­ne­ra una de­man­da cre­cien­te de tec­no­lo­gía. Pe­ro, aho­ra, creo que las trans­for­ma­cio­nes que se vie­nen, con con­tro­les más es­tric­tos por par­te del Es­ta­do so­bre el uso de se­mi­lla no le­gal, van a ace­le­rar es­te pro­ce­so”, ase­gu­ró Na­vey­ra.

Es­ta trans­for­ma­ción ha­cia la le­ga­li­dad del ne­go­cio de la se­mi­lla sig­ni­fi­ca un vi­ra­je ra­di­cal. Hoy, el 85% de la se­mi­lla de so­ja en Ar­gen­ti­na es ile­gal (la fa­mo­sa “bol­sa blan­ca”), es de­cir, no pa­ga re­ga­lías a sus desa­rro­lla­do­res. Cuan­do eso em­pie­ce a cam­biar, se­rá una nue­va reali­dad pa­ra un ne­go­cio que tie­ne mu­cho pa­ra cre­cer en el país. No so­lo el de la se­mi­lla en sí mis­ma, sino tam­bién el de su tra­ta­mien­to, que es­te año mo­ve­rá unos 170 mi­llo­nes de dó­la­res a ni­vel lo­cal, in­clu­yen­do a los ino­cu­lan­tes, fun­gi­ci­das e in­sec­ti­ci­das.

Pa­blo Fer­nán­dez Poe­ta, res­pon­sa­ble de ese ne­go­cio pa­ra el Cono Sur en Ba­yer, ex­pli­ca que en los úl­ti­mos años el tra­ta­mien­to pro­fe­sio­nal de las se­mi­llas, he­cho por em­pre­sas con má­qui­nas e ins­ta­la­cio­nes apro­pia­das, y no el clá­si­co tra­ta­mien­to a cam­po he­cho por peo­nes o con­tra­tis­tas, vie­ne cre­cien­do a ra­zón de un 2% anual. Pe­ro Fer­nán­dez Poe­ta tam­bién ase­gu­ra que las ta­sas de ex­pan­sión se ace­le­ra­rán.

“De to­das ma­ne­ras, los cam­bios van a ser pau­la­ti­nos, por­que hoy no po­dría abas­te­cer­se la de­man­da si to­da la se­mi­lla de so­ja que se com­pra fuera cer­ti­fi­ca­da y tra­ta­da pro­fe­sio­nal­men­te”, di­ce, co­mo pa­ra se­re­nar a los más an­sio­sos.

El tra­ta­mien­to de se­mi­llas es un ne­go­cio en el que hay un pu­ña­do de em­pre­sas que li­de­ran el mer­ca­do, con víncu­los muy es­tre­chos con grandes com­pa­ñías in­ter­na­cio­na­les, y otras que quie­ren cre­cer fuer­te. En­tre las pri­me­ras es­tá la clá­si­ca mar­ca Ni­tra­gin, que lue­go de ser ven­di­da a la da­ne­sa No­vozy­mes fue a una alian­za con Mon­san­to y aho­ra se lla­ma Mon­san­to BioAg. Tam­bién es­tá allí otra mar­ca fuer­te, Ri­zo­bac­ter, que tra­ba­ja en tán­dem con Syn­gen­ta. Y la ter­ce­ra en dis­cor­dia es Ba­yer, que ad­qui­rió la na­cio­nal Bia­gro, en una ope­ra­ción que re­cién fue apro­ba­da por las au­to­ri­da­des es­te año. Lue­go, en el pe­lo­tón de las que bus­can pren­der­se en la ca­rre­ra, hay em­pre­sas co­mo la per­ga­mi­nen­se Ba­ren­brug-Pa­la­ver­sich, im­pul­sa­da por sus po­de­ro­sos so­cios ho­lan­de­ses.

Esas fir­mas pe­lean por al­gu­na por­ción del mer­ca­do, pe­ro son so­cios, o pro­vee­do­res o clien­tes, en va­rios ne­go­cios. Con los pro­duc­tos de Ba­yer se tra­tan, por ejem­plo, los se­mi­llas de maíz de Mon­san­to, que tam­bién lle­van co­sas de Ni­tra­gin.

Ni­co­lás Li­za­rra­ga es un tu­cu­mano que siem­bra unas 15.000 hec­tá­reas en esa pro­vin­cia y en San­tia­go del Es­te­ro. Ha­ce so­ja, maíz y al­go de ca­ña de azú­car. Y cuen­ta que ha­ce el tra­ta­mien­to clá­si­co de la se­mi­lla de so­ja, con los con­tra­tis­tas y gen­te abrien­do y ce­rran­do bol­sas en el me­dio del cam­po.

“Po­der te­ner un má­qui­na pro­pia que ha­ga el tra­ta­mien­to creo que se­ría una bue­na in­ver­sión en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, pe­ro hay que cam­biar la or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo: de­jar de ter­ce­ri­zar to­do. Se­ría co­mo ha­cer otro ne­go­cio, pe­ro ten-

dría mar­gen pa­ra brin­dar ser­vi­cios a ter­ce­ros”, re­fle­xio­na el tu­cu­mano, ana­li­zan­do la in­ver­sión.

El cor­do­bés Juan Grau­pe­ra ya se con­ven­ció del cam­bio que se vie­ne, y no so­lo en so­ja. Por eso, com­pró una má­qui­na y la ins­ta­ló en su agro­no­mía CG Agro­ne­go­cios, de Jesús Ma­ría, en Cór­do­ba. El hom­bre pro­du­ce se­mi­lla de gar­ban­zo, pa­ra la gran zo­na pro­duc­to­ra de ese cul­ti­vo que hay en torno a su lo­ca­li­dad, y quie­re co­men­zar a ven­der­la “cu­ra­da”. Tam­bién quie­re ha­cer lo mis­mo con se­mi­llas de pas­tu­ras me­ga­tér­mi­cas, co­mo el gat­ton pa­nic. “Hay un gran mer­ca­do pa­ra cre­cer su­man­do tec­no­lo­gía en el gar­ban­zo y en las me­ga­tér­mi­cas, por­que la ga­na­de­ría del nor­te ne­ce­si­ta que se mul­ti­pli­que la pro­duc­ti­vi­dad de las pas­tu­ras”, eva­lua Grau­pe­ra.

En el nor­te, jus­ta­men­te, tra­ba­ja Ga­briel Bo­lat­ti, ge­ren­te zo­nal de la Ad­mi­nis­tra­ción Duhau, que siem­bra allí más de 40.000 hec­tá­reas.

Es­te in­ge­nie­ro cuen­ta que la ca­li­dad de la se­mi­lla de so­ja que siem­bran es ca­da vez más im­por­tan­te pa­ra ellos. Por eso, es­te año co­men­za­ron a guar­dar­las en cá­ma­ras de frío, en Cha­ra­ta, Cha­co, y eva­lúan te­ner al­gún sis­te­ma pro­pio co­mo el que se vio aquí en Sha­ko­pee, por­que les per­mi­ti­ría re­sol­ver va­rios pro­ble­mas.

“Pa­ra no­so­tros es es­tra­té­gi­co po­der ha­cer un tra­ta­mien­to pro­fe­sio­nal de la se­mi­lla de so­ja y has­ta 60 días an­tes de la siem­bra, por­que nos per­mi­te ar­mar una me­jor lo­gís­ti­ca, dis­tri­buir­la en los cam­pos de ma­ne­ra or­de­na­da y sem­brar a tiem­po. Así, nos ayu­da en nues­tro ob­je­ti­vo de ba­jar la den­si­dad de siem­bra, por­que na­cen más plan­tas. En de­fi­ni­ti­va, ba­ja­mos la in­ver­sión en se­mi­lla, los gas­tos de fle­te y me­jo­ra­mos la pro­duc­ti­vi­dad y la ren­ta­bi­li­dad, di­ce Bo­lat­ti, con una vi­sión cla­ra.

Fi­nal­men­te, pa­ra Juan Ales­so, que tie­ne dis­tri­bu­ción de in­su­mos en San Jus­to, Ra­fae­la y Es­pe­ran­za, en Santa Fe, el fu­tu­ro tam­bién va en ese sen­ti­do. El jo­ven, de 27 años, aca­ba de in­cor­po­rar jun­to a su pa­dre la pro­duc­ción y ven­ta de se­mi­lla, pe­ro si se de­ci­de a com­prar una má­qui­na le agre­ga­rá el “cu­ra­do” y la po­si­bi­li­dad de dar ser­vi­cios a ter­ce­ros pa­ra es­ta la­bor.

Co­mo di­jo Ser­gio Ho­lo­ves­ki, res­pon­sa­ble de tra­ta­mien­to de se­mi­llas de Mon­san­to, quien par­ti­ci­pó del via­je, “es­te es un ne­go­cio que tie­ne mu­cho pa­ra cre­cer en la Ar­gen­ti­na”. Se­gún cal­cu­lan los co­no­ce­do­res, en diez años del ne­go­cio del tra­ta­mien­to de se­mi­llas po­dría lle­gar a los 250 mi­llo­nes de dó­la­res.

Es so­lo una par­te de lo que po­drá cre­cer el ne­go­cio de la se­mi­lla en ge­ne­ral, si la nue­va ley con­so­li­da re­glas de jue­go cla­ras. Ese es el ca­mino que pue­de des­pe­jar­se en los pró­xi­mos me­ses, y que mu­chos ya quie­ren em­pe­zar a re­co­rrer.

A cam­po. De izq. a der., Bo­lat­ti, Ales­so, Na­vey­ra, Li­za­rra­ga y Grau­pe­ra, en un cam­po de Mi­nes­so­ta (EE.UU.). Ellos son pro­duc­to­res y em­pre­sa­rios ar­gen­ti­nos que lle­ga­ron allí pa­ra co­no­cer lo que vie­ne. Muy pron­to, es­te ne­go­cio ten­drá nue­vas re­glas de jue­go en Ar­gen­ti­na, a par­tir de la ley que im­pul­só el Go­bierno. Por eso, to­da la ca­de­na agrí­co­la ya se alis­ta pa­ra lo que vie­ne y ana­li­zan los desafíos y for­ta­le­zas de es­ta trans­for­ma­ción muy es­pe­ra­da.

A pun­to. De izq. a der., Ales­so, Na­vey­ra, Li­za­rra­ga, Grau­pe­ra y Bo­lat­ti re­co­rrien­do cam­pos en el es­ta­do de Mi­nes­so­ta. Ade­más, vi­si­ta­ron la plan­ta que Ba­yer tie­ne allí.

Más pro­fe­sio­nal. Fer­nán­dez Poe­ta, de Ba­yer, des­ta­có que el tra­ta­mien­to pro­fe­sio­nal de se­mi­llas cre­ce a ra­zón de 2 por cien­to por año.

Grau­pe­ra. Ven­de in­su­mos en Cór­do­ba.

Ales­so. Ha­ce agri­cul­tu­ra en Santa Fe.

Bo­lat­ti. Ges­tio­na 40.000 hec­tá­reas.

Na­vey­ra. Via­jó des­de Tres Arro­yos.

Li­za­rra­ga. Es pro­duc­tor tu­cu­mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.