Trom­pi­tos en la pos­tal del cam­po

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

pos­tal del cam­po, es­ta se­ma­na: mu­chos trac­to­res su­rPe­ro can­do los lo­tes de tri­go, es­par­cien­do urea con el trom­po. En las ca­be­ce­ras, las tol­vas con el fer­ti­li­zan­te pa­ra re­car­ga. Ha­ce diez años que no veía­mos es­te pai­sa­je. Lla­ma­do te­le­fó­ni­co y con­fir­ma­ción: es muy fuer­te y sor­pren­den­te la apli­ca­ción de urea al ma­co­lla­je. Una prác­ti­ca que se ha­bía per­di­do, lo que no so­lo re­per­cu­tía en el ren­di­mien­to, sino en la ca­li­dad del grano.

Con­vie­ne re­cor­dar que la su­per­fi­cie cul­ti­va­da se in­cre­men­tó más de un 20 por cien­to res­pec­to a las ra­quí­ti­cas siem­bras de los úl­ti­mos tres años, las más ba­jas en un si­glo. Aho­ra, a la apli­ca­ción de fon­do –tam­bién muy su­pe­rior a la del año pa­sa­do—se su­ma la re­fe­rLa ti­li­za­ción.

Es­ta es la res­pues­ta, li­neal y con­tun­den­te, a la eli­mi­na­ción de las re­ten­cio­nes y las res­tric­cio­nes a la ex­por­ta­ción. Los pre­cios in­ter­na­cio­na­les no ayu­dan, pe­ro ha me­jo­ra­do la re­la­ción in­su­mo pro­duc­to. Es­to tam­bién es de ma­nual de eco­no­mía clá­si­ca: el pre­cio de los fer­ti­li­zan­tes, co­mo de cual­quier in­su­mo de una ca­de­na pro­duc­ti­va, siem­pre tien­de al pre­cio del pro­duc­to que con él se ob­tie­ne.

La fa­mo­sa teo­ría del des­aco­ple, im­pul­sa­da du­ran­te la era K, apun­ta­ba a in­de­pen­di­zar los pre­cios in­ter­nos de los in­ter­na­cio­na­les. “Que no se me­ta el pre­cio del tri­go, la so­ja o del maíz en el sa­chet de le­che”, me di­jo una vez Gui­ller­mo Mo­reno. En­ton­ces, re­ten­cio­nes al in­fi­ni­to.

Pe­ro los al­tos pre­cios in­ter­na­cio­na­les es­ti­mu­la­ron la suba de los fer­ti­li­zan­tes, sim­ple­men­te por­que au­men­tó su de­man­da glo­bal.

En los paí­ses se­rios, es­to fue ab- sor­bi­do sin in­con­ve­nien­tes. To­do lo con­tra­rio: a me­jo­res pre­cios de los gra­nos, más in­te­rés en apre­tar el ace­le­ra­dor tec­no­ló­gi­co. A la in­ver­sa, en el mo­de­lo K, an­te el de­te­rio­ro de la re­la­ción in­su­mo pro­duc­to (ha­ce fal­ta más grano pa­ra pa­gar una uni­dad de fer­ti­li­zan­te) la ló­gi­ca fue achi­car tec­no­lo­gía.

La peor con­se­cuen­cia del mo­de­lo fue, pre­ci­sa­men­te, ha­ber fre­na­do el flu­jo de la tec­no­lo­gía de la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas. Ve­nía­mos lan­za­dos, cre­cien­do a un rit­mo de 4 mi­llo­nes de to­ne­la­das por año has­ta el 2008. En tri­go, los nue­vos ma­te­ria­les de ge­né­ti­ca fran­ce­sa ha­bían ge­ne­ra­do las con­di­cio­nes pa­ra un es­pec­ta­cu­lar sal­to en los ren­di­mien­tos.

es­tos cul­ti­va­res For­mu­la Uno son mu­cho más de­man­dan­tes. No al­can­za con las do­sis ho­meo­pá­ti­cas de abo­nos que se apli­ca­ban a los tra­di­cio­na­les. Su enor­me po­ten­cial de ren­di­mien­to só­lo se ex­pre­sa si es­tán bien co­mi­dos. Ca­so con­tra­rio, no so­lo se ale­jan del te­cho de rin­de, sino que se re­sien­te la ca­li­dad. Me­nos ni­tró­geno no so­lo son me­nos quin­ta­les por hec­tá­rea, sino tam­bién me­nos con­te­ni­do de pro­teí­na, glu­ten de peor ca­li­dad. Y, la ma­yor par­te de las ve­ces, más sus­cep­ti­bi­li­dad de en­fer­me­da­des. Al pe­rro fla­co nun­ca le fal­tan pul­gas.

Es de­cir que, ade­más del lu­cro ce­san­te por la caí­da de la siem­bra, hu­bo que pa­gar tam­bién la caí­da de los rin­des y el de­te­rio­ro de la ca­li­dad. Y co­mo es­tos pro­ce­sos tie­nen iner­cia, es­to no se pa­ga en la pri­me­ra cam­pa­ña, sino que se arras­tra en el tiem­po.

Fe­liz­men­te, lo que vi­mos es­ta se­ma­na es la rá­pi­da res­pues­ta fren­te al cam­bio de pa­ra­dig­ma. Aho­ra no so­lo hay “pre­cio lleno” (co­ti­za­ción internacional sin de­trac­cio­nes) sino tam­bién el mis­mo va­lor del dó­lar pa­ra com­prar que pa­ra ven­der.

En síntesis, vol­vió la tec­no­lo­gía. Lo mis­mo es­tá su­ce­dien­do con el maíz: la de­man­da de los hí­bri­dos de pun­ta es muy fuer­te, la lo­gís­ti­ca de fer­ti­li­zan­tes es­tá al ro­jo. Las fá­bri­cas de sem­bra­do­ras (que ha­ce unos me­ses ago­ni­za­ban) aho­ra no dan abas­to.

La pos­tal de es­ta se­ma­na, con esos trom­pos des­pa­rra­man­do urea al tri­go en ma­co­lla­je, sub­ra­ya el dislate de las re­ten­cio­nes con grue­sos tra­zos de evi­den­cias.

Aho­ra co­rre el ru­mor de que, co­mo con­se­cuen­cia de la cri­sis fis­cal por la de­mo­ra en ac­tua­li­zar las ta­ri­fas de ener­gía, no se cum­pli­ría la pro­me­sa de cam­pa­ña de ba­jar las de la so­ja 5 por cien­to por año, lo que se cum­plió en 2016. Es­to no se­rá gra­tis, so­bre to­do, en el flu­jo de tec­no­lo­gía.

> Es­ta se­ma­na se vio la rá­pi­da res­pues­ta fren­te al cam­bio de pa­ra­dig­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.