Pa­ra sa­car­le el ju­go a la in­for­ma­ción

Las he­rra­mien­tas de ma­ne­jo de Big Da­ta lle­gan pa­ra fa­ci­li­tar la to­ma de de­ci­sio­nes de los pro­duc­to­res.

Clarin - Rural - - EL FUTURO DEL AGRO - FAU­BA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Da­ta se re­fie­re al ma­ne­jo de grandes ba­ses de to­da de da­tos que se en­cuen­tran al­ma­ce­na­das en es­pa­cios vir­tua­les. Mi­llo­nes de ellos son ge­ne­ra­dos y uti­li­za­dos por la agri­cul­tu­ra, de una ma­ne­ra cre­cien­te, so­bre to­do a par­tir del uso de sen­so­res y de la lle­ga­da de tec­no­lo­gías de pre­ci­sión.

El desa­rro­llo de múl­ti­ples he­rraBig mien­tas vin­cu­la­das a Big Da­ta re­pre­sen­ta al­gu­nos de los prin­ci­pa­les desafíos a fu­tu­ro. Así lo con­si­de­ró Ro­dol­fo Bon­gio­van­ni, in­ves­ti­ga­dor del INTA Man­fre­di, doc­to­ra­do en la Uni­ver­si­dad de Pur­due, Es­ta­dos Uni­dos, quién fue in­vi­ta­do a ofre­cer una char­la al res­pec­to en un ta­ller so­bre la mo­de­li­za­ción en el sec­tor agro­pe­cua­rio, or­ga­ni­za­do por la cá­te­dra de Ad­mi­nis­tra­ción Ru­ral de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (Fau­ba).

“To­dos los pro­ce­sos de le­van­tar da­tos en el cam­po, pa­ra al­ma­ce­nar­los y ana­li­zar­los, hoy se pro­du­cen de for­ma au­to­má­ti­ca. Pe­ro esa in­for­ma­ción no siem­pre se ter­mi­na apro­ve­chan­do pa­ra ha­cer más efi­cien­te la pro­duc­ción”, ad­vir­tió Bon­gio­van­ni. En es­te sen­ti­do, afir­mó: “Un en­sa­yo tra­di­cio­nal lle­va 15, 20 ó has­ta 30 ob­ser­va­cio­nes. En Big Da­ta ha­bla­mos de 20.000 ob­ser­va­cio­nes en só­lo un en­sa­yo. Es­to sig­ni­fi­ca una ex­plo­sión com­pa­ra­ti­va de da­tos”.

En con­tra­po­si­ción a las tec­no­lo­gías de in­for­ma­ción in­ten­si­va (só­lo ac­ce­si­ble pa­ra téc­ni­cos), el co­no­ci­mien­to em­pa­que­ta­do bus­ca sim­pli­fi­car las ta­reas de los pro­duc­to­res. Así lo plan­teó Bon­gio­van­ni: “Una vez que to­dos los da­tos pue­dan em­pa­que­tar­se en for­ma sen­ci­lla y que no re­quie­ran tiem­po de aná­li­sis o ha­bi­li­da­des adi­cio­na­les por par­te del pro­duc­tor, los da­tos vir­tua­les po­drán apro­ve­char­se y has­ta com­cla­se prar­se co­mo un in­su­mo pro­duc­ti­vo más”.

“El uso de las grandes ba­ses de da­tos tie­nen im­pli­ca­cio­nes de mar­ke­ting muy im­pre­sio­nan­tes. Me­dian­te el Big da­ta, las em­pre­sas es­tán bus­can­do for­mas de lle­gar al con­su­mi­dor, con más in­for­ma­ción pa­ra ge­ne­rar nue­vas for­mas de ven­der sus pro­duc­tos”, di­jo el in­ves­ti­ga­dor del INTA, y ad­vir­tió que una de las dis­cu­sio­nes ac­tua­les se re­fie­re a quién es el pro­pie­ta­rio de las grandes ba­ses de da­tos, no só­lo por el uso de la in­for­ma­ción de los pro­duc­to­res por par­te de las em­pre­sas, sino tam­bién por el Es­ta­do: “Exis­ten po­ten­cia­li­da­des pa­ra que un go­bierno use la in­for­ma­ción pa­ra re­sol­ver un pro­ble­ma sec­to­rial”.

La pro­pie­dad y las for­mas de uti­li­za­ción de la in­for­ma­ción subida a pla­ta­for­mas vir­tua­les es una po­lé­mi­ca que es­tá le­jos de ce­rrar­se y re­pre­sen­ta una li­mi­tan­te pa­ra la ex­pan­sión de es­tas tec­no­lo­gías. Es un de­ba­te que ex­ce­de a la agri­cul­tu­ra y que se ex­tien­de al uso de in­ter­net en ge­ne­ral, co­mo su­ce­de con los da­tos que se suben a las re­des so­cia­les.

Mo­ni­to­res. Los da­tos de cam­po po­drán ser pro­ce­sa­dos y apro­ve­cha­dos más fá­cil­men­te por los pro­duc­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.