El maíz ar­gen­tino de­ja po­ca “hue­lla”

Un tra­ba­jo de Mai­zar re­ve­ló que la “Hue­lla de Car­bono” del ce­real es un ter­cio de lo que se es­ti­ma­ba.

Clarin - Rural - - LOS CULTIVOS DE VERANO - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

el fin de se­guir con­so­li­dan­do la pro­duc­ción ar­gen­ti­cuan­do, na de maíz y sor­go es fun­da­men­tal aten­der a to­das las cues­tio­nes re­la­cio­na­das a la sus­ten­ta­bi­li­dad y el agre­ga­do de va­lor.

Por eso, en una ini­cia­ti­va pio­ne­ra en el país, la Aso­cia­ción de Maíz Ar­gen­tino (Mai­zar) pre­sen­tó, por pri­me­ra vez, un es­tu­dio so­bre la “Hue­lla de Car­bono” de la ca­de­na de va­lor de cua­tro pro­duc­tos: maíz con­ven­cio­nal, maíz flint, al­mi­dón de maíz y bio­eta­nol. A par­tir de es­te es­tu­dio, se co­no­ció un da­to con­tun­den­te: el maíz ar­gen­tino emi­te so­lo un ter­cio de los ga­ses con efec­to in­ver­na­de­ro que se es­ti­ma­ba.

Es­ta con­clu­sión es muy im­po­rCon tan­te por­que la Hue­lla de Car­bono re­pre­sen­ta la su­ma­to­ria de los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, emi­ti­dos di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te, co­mo con­se­cuen­cia de la pro­duc­ción, el pro­ce­sa­mien­to y las fa­ses de trans­por­te y co­mer­cia­li­za­ción del pro­duc­to. De es­ta for­ma, la me­nor mag­ni­tud de es­ta Hue­lla ayu­da an­te las exi­gen­cias am­bien­ta­les que tie­nen los paí­ses im­por­ta­do­res del maíz lo­cal. Se­gún de­ta­lla el tra­ba­jo, pa­ra el maíz con­ven­cio­nal se pos­tu­la­ba, teó­ri­ca­men­te, una emi­sión de 170 ki­los de equi­va­len­te dió­xi­do de car­bono por to­ne­la­da de pro­duc­to aho­ra, se sa­be que es, pre­ci­sa­men­te, de 69 ki­los.

Car­men Vi­ra­so­ro, abo­ga­da y quien li­de­ró al equi­po de pro­fe­sio­na­les ar­gen­ti­nos y del ex­te­rior que tra­ba­jó en es­ta me­di­ción, dia­lo­gó con Cla­rín Ru­ral y ma­ni­fes­tó que, “es­tos da­tos son un im­por­tan­te pun­to de par­ti­da pa­ra de­ter­mi­nar pla­nes de ac­ción y de me­jo­ra pa­ra ba­jar la Hue­lla. Así, las em­pre­sas o las in­dus­trias agro­pe­cua­rias co­no­cien­do lo que emi­ten pue­den ajus­tar prác­ti­cas de ma­ne­jo o en el uso de fuen­tes de ener­gía pa­ra mi­ti­gar el im­pac­to am­bien­tal”.

Ade­más, la ex­per­ta sos­tu­vo que es­te avan­ce es­tá aso­cia­do con el com­pro­mi­so que asu­mió Ar­gen­ti­na en la Cum­bre de Cam­bio Cli­má­ti­co, de dis­mi­nuir la emi­sión de ga­ses con efec­to in­ver­na­de­ro en la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria.

Co­mo par­te del equi­po que efec­tuó las me­di­cio­nes en lo­tes co­mer­cia­les de maíz es­tu­vo Ger­va­sio Pi­ñei­ro, in­ves­ti­ga­dor de Fa­cul­tad de Agro­no­mía (UBA), y quien tam­bién apor­tó su opi­nión. El ex­per­to coor­di­na la “Red Na­cio­nal de me­di­ción y eva­lua­ción de la emi­sio­nes de Oxi­do Ni­tro­so en eco­sis­te­mas”, otro gas de efec­to in­ver­na­de­ro que emi­ten los mai­za­les. Pi­ñei­ro co­men­ta que el ce­real tie­ne sus pi­cos de emi­sión en la emer­gen­cia y la fer­ti­li­za­ción, lo cual coin­ci­de con mo­men­tos de al­tas tem­pe­ra­tu­ras, dis­po­ni­bi­li­dad de agua y ni­tró­geno en los sue­los. El ex­per­to agre­ga que pa­ra mi­ti­gar las emi­sio­nes, de­be te­ner­se en cuen­ta la fuen­te, el mo­men­to, la do­sis y el lu­gar de apli­ca­ción de fer­ti­li­zan­te. “El ob­je­ti­vo es evi­tar per­der ni­tró­geno del sis­te­ma, lo cual ocu­rre prin­ci­pal­men­te en los mo­men­tos en que el cul­ti­vo no lo ab­sor­be”, con­clu­ye. t

Maíz. La me­nor mag­ni­tud de la hue­lla ayu­da an­te las exi­gen­cias am­bien­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.