Los pe­que­ños pro­duc­to­res, con un ma­yor im­pul­so

El au­tor, Se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra Fa­mi­liar del Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria, re­sal­ta la im­por­tan­cia de la agri­cul­ta fa­mi­liar en el en­tra­ma­do so­cio-eco­nó­mi­co en el in­te­rior.

Clarin - Rural - - PRI­MER NI­VEL - Os­car Alloat­ti Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Nos cuen­ta Lan­dris­ci­na: Una per­so­na vi­si­ta a un pe­que­ño agri­cul­tor en su cam­pi­to y le pre­gun­ta: “¿Se pue­de man­te­ner una fa­mi­lia nu­me­ro­sa, co­mo la su­ya, pro­du­cien­do en un pe­da­zo de tie­rra tan chi­co?” Y el hom­bre le res­pon­de: “si se ani­ma a aga­char­se, sí”.

Es­ta fra­se, sim­ple y cla­ra, es un re­tra­to de la agri­cul­tu­ra fa­mi­liar. Con es­ca­sos re­cur­sos y con el es­fuer­zo co­ti­diano del gru­po fa­mi­liar se con­si­guen los me­dios que se ne­ce­si­tan pa­ra vi­vir y pro­gre­sar, allí, don­de vi­ven. Pro­du­cen sus pro­pios ali­men­tos y, en cuan­to pue­den, co­mien­zan a ven­der en el lu­gar, di­rec­to al con­su­mi­dor; fres­co, sano y en pre­cio.

La or­ga­ni­za­ción gru­pal per­mi­te ob­te­ner vo­lú­me­nes ma­yo­res pa­ra co­mer­cia­li­zar y lle­gar a mer­ca­dos más le­ja­nos. Mu­chas fa­mi­lias lo es­tán ha­cien­do, y así lo­gran me­jo­res pre­cios y la co­lo­ca­ción de más can­ti­dad de pro­duc­tos de ca­da uni­dad pro­duc­ti­va.

Otro pun­tal del cre­ci­mien­to es agre­gar va­lor a la pro­duc­ción me­dian­te la trans­for­ma­ción in­dus­trial a pe­que­ña es­ca­la. Allí apa­re­ce la di­fe­ren­cia­ción por su ori­gen, su ela­bo­ra­ción, el im­pac­to vi­sual en la pre­sen­ta­ción y la ca­li­dad in­trín­se­ca del pro­duc­to. El con­su­mi­dor va­lo­ra lo que se le es­tá ofre­cien­do y lo ha­ce pro­pio. Un dul­ce, una yer­ba, un que­so, un sa­la­me, un vino…

Un mi­llón de ar­gen­ti­nos per­te­ne­cen a la agri­cul­tu­ra fa­mi­liar y lle­van ade­lan­te 240.000 uni­da­des pro­duc­ti­vas. Sí, son mu­chos pues­tos de tra­ba­jo; más del 50% del em­pleo ru­ral. Los agri­cul­to­res fa­mi­lia­res, pai­sa­nos nues­tros, vi­ven ro­dea­dos de ve­ci­nos co­mo ellos y, al ha­ber más po­bla­ción ru­ral, la es­cue­la les que­da cer­ca, el cen­tro de sa­lud tam­bién, pue­de lle­gar la luz, te­ner agua de ca­li­dad, me­jo­rar los ca­mi­nos y has­ta pue­de cir­cu­lar un óm­ni­bus por­que en­cuen­tra pa­sa­je­ros en el tra­yec­to. Desa­rro­llo lo­cal y so­be­ra­nía de­mo­grá­fi­ca van de la mano.

En Ar­gen­ti­na, gra­ne­ra y ga­na­de­ra, se vie­ne ob­ser­van­do que una po­bla­ción ur­ba­na-ru­ral pue­de sos­te­ner­se con una den­si­dad po­bla­cio­nal de más de 2 ha­bi­tan­tes por ki­ló­me­tro cua­dra­do. Di­cho de otra ma­ne­ra, un dis­tri­to de 15 km por 20 km ne­ce­si­ta su­pe­rar los 600 ha­bi­tan­tes pa­ra no “des­apa­re­cer”. Esas 30.000 hec­tá­reas no des­apa­re­cen, si­guen pro­du­cien­do; pe­ro la gen­te se va. Es el éxo­do ha­cia los gran­des cen­tros ur­ba­nos de per­so­nas que no hu­bie­ran desea­do ha­cer­lo y que no tie­nen ofi­cios pa­ra tra­ba­jar en la ciu­dad.

Cuan­do se mi­de lo que se de­no­mi­na Pro­duc­to Bru­to Geo­grá­fi­co (PBG) se to­ma en cuen­ta el va­lor de la pro­duc­ción en re­la­ción a la su­per­fi­cie uti­li­za­da. Pue­de ocu­rrir que ese PBG se re­par­ta en­tre la po­bla­ción lo­cal o no (si el que siem­bra y el dueño del cam­po son de allí o son “de afue­ra”, por ejem­plo). El desa­rro­llo de una re­gión lo ha­cen las per­so­nas que lo ha­bi­tan.

En­ton­ces es ne­ce­sa­rio su­mar otro in­di­ca­dor, el PBD, Pro­duc­to Bru­to De­mo­grá­fi­co. Es de­cir, cuán­to del PBG que­da, o va a que­dar con un nue­vo pro­yec­to, en los bol­si­llos de los ha­bi­tan­tes del lu­gar.

En la po­lí­ti­ca que es­ta­ble­ce el Go­bierno se to­man to­das es­tas pre­mi­sas. Es por es­to que el apo­yo a la agri­cul­tu­ra fa­mi­liar se es­tá for­ta­le­cien­do des­de va­rias ac­cio­nes de los or­ga­nis­mos pú­bli­cos. Des­de la Se­cre­ta­ría de Agri­cul­tu­ra Fa­mi­liar del Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria de la Na­ción, tra­ba­ja­mos con 1.300 téc­ni­cos vi­vien­do y tra­ba­jan­do en ca­da co­mar­ca de nues­tro país, ayu­dan­do a ca­da fa­mi­lia a pro­du­cir, in­no­var y vi­vir ca­da día un po­co me­jor. Yo for­mo par­te de es­te equi­po y, re­cor­dan­do a mi fa­mi­lia en­tre­rria­na de pe­que­ños cha­ca­re­ros, di­go: por nues­tra gen­te. ¡Sa­lud! t

Del cam­po. La agri­cul­tu­ra fa­mi­liar en Ar­gen­ti­na abar­ca unas 240.000 uni­da­des pro­duc­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.