Del mos­tra­dor al co­rral

Los To­ma­se­llo em­pe­za­ron ven­dien­do car­ne en Fray Luis Bel­trán y aho­ra tie­nen su pro­pio feed­lot con ca­pa­ci­dad pa­ra 10.000 ca­be­zas y tec­no­lo­gías de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. Y es­tán en ex­pan­sión.

Clarin - Rural - - TAPA - LOS MOLINOS, SAN­TA FE. ENV. ES­PE­CIAL Lu­cas Vi­lla­mil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

La fa­mi­lia To­ma­se­llo co­men­zó ven­dien­do car­ne en Fray Luis Bel­trán, cer­ca de Ro­sa­rio, y aho­ra tie­nen su pro­pio feed­lot con una ca­pa­ci­dad pa­ra 10.000 ca­be­zas, con tec­no­lo­gía de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción pa­ra la gestión ali­men­ta­ria. Y es­tán en ex­pan­sión.

> Man­dan a fae­na unos 2.000 ani­ma­les por mes, y abas­te­cen a ter­ce­ros

En 1963, Ni­to To­ma­se­llo fun­dó una car­ni­ce­ría en un lo­cal al­qui­la­do de la lo­ca­li­dad de Fray Luis Bel­trán, al nor­te de Ro­sa­rio. Cin­cuen­ta y tres años des­pués, la car­ni­ce­ría es un pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra los mos­tra­do­res de to­da la zo­na, y la fa­mi­lia To­ma­se­llo se ani­mó a cre­cer co­rrien­te arri­ba pa­ra en­gor­dar ellos mis­mos a los ani­ma­les de con­su­mo.

El prin­ci­pio de la trans­for­ma­ción fue en 1998, con la com­pra del pri­mer campo en la lo­ca­li­dad de Ri­car­do­ne pa­ra ha­cer re­cría y ter­mi­nar ani­ma­les en al­gu­nos co­me­de­ros. Pa­ra ese en­ton­ces Nés­tor To­ma­se­llo, hi­jo de Ni­to, ya ha­bía to­ma­do las rien­das de la em­pre­sa con la fir­me de­ci­sión de pa­sar de co­mer­cian­tes a pro­duc­to­res.

Pe­ro fue re­cién en 2006 cuan­do de­ci­die­ron dar el pa­so de­ci­si­vo ha­cia el feed­lot. Ar­ma­ron co­rra­les con ca­pa­ci­dad pa­ra en­gor­dar 2.500 ca­be­zas, y en 2009 fun­da­ron otro feed­lot en la lo­ca­li­dad de Al­dao con ca­pa­ci­dad pa­ra 3.000 ca­be­zas. Fi­nal­men­te, en 2013 com­pra­ron las 104 hec­tá­reas en la lo­ca­li­dad de Los Molinos, sur de San­ta Fe, so­bre las que cons­tru­ye­ron el feed­lot La Mu­ñe­ca, don­de hace po­cos días se reali­zó una jor­na­da de ca­pa­ci­ta­ción del Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na (Ipc­va). Allí uni­fi­ca­ron to­da su ac­ti­vi­dad de en­gor­de con una ca­pa­ci­dad pa­ra 10.000 ani­ma­les y una cla­ra apues­ta por las tec­no­lo­gías de gestión.

“En­ten­di­mos que si íba­mos a ar­mar un feed­lot nue­vo te­nía que ser to­do con tec­no­lo­gía nue­va pa­ra tra­tar de que el ani­mal su­fra el me­nor es­trés po­si­ble. La idea es que el ani­mal es­té en un ho­tel cin­co es­tre- llas”, di­ce To­ma­se­llo mien­tras le mues­tra a Cla­rín Ru­ral la man­ga cur­va di­se­ña­da por la nor­te­ame­ri­ca­na Tem­ple Gran­din en la que se rea­li­zan to­das las ta­reas de con­trol de los ani­ma­les.

Des­de el co­mien­zo, el es­ta­ble­ci­mien­to fue di­se­ña­do pa­ra fa­vo­re­cer la prac­ti­ci­dad y pre­ci­sión en el ma­ne­jo. Por ejem­plo, hay dos man­gas en­fren­ta­das con to­dos los man­dos hi­dráu­li­cos pa­ra el con­fort de los ope­ra­rios, y ca­da man­ga cuen­ta con cin­co co­rra­les de apar­te. Ade­más hay sie­te co­rra­les pa­ra la re­cep­ción de los ani­ma­les y otros sie­te pa­ra el egre­so. Mien­tras tan­to, la zo­na de en­gor­de cons­ta ac­tual­men­te de 44 co­rra­les de 50 me­tros por 70, con ca­pa­ci­dad pa­ra 180 ani­ma­les ca­da uno.

La Mu­ñe­ca ma­ne­ja sis­te­mas de gestión con con­trol in­di­vi­dual y sis­te­mas de alar­ma, con ca­ra­va­na de lec­tu­ra elec­tró­ni­ca que se uni­fi­can y ge­ne­ran in­for­ma­ción com­ple­ta so­bre la evo­lu­ción pro­duc­ti­va in­di­vi­dual y gru­pal de los ani­ma­les.

“El ob­je­ti­vo siem­pre es me­jo­rar la efi­cien­cia de con­ver­sión, y a eso ayu­dan los sis­te­mas de gestión. Lo ideal del ne­go­cio es que las tres va­ria­bles es­tén con bue­nos va­lo­res: el pre­cio de los ter­ne­ros, el pre­cio del maíz y el pre­cio del no­vi­llo pe­sa­do”, di­ce Os­car Ferrero, el in­ge­nie­ro que ase­so­ra a To­ma­se­llo y que di­se­ñó el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma. Y agre­ga: “No hay nin­gun feed­lot igual al otro. Es ideal que los sis­te­mas de gestión sir­van pa­ra ana­li­zar el ne­go­cio con da­tos pro­pios. El si­mu­la­dor de ne­go­cios per­mi­te ha­cer lo más efi­cien­te el ne­go­cio, nos di­ce cuán­to po­de­mos pa­gar por ca­da ter­ne­ro”.

Res­pec­to de la for­mu­la­ción y el con­trol de las die­tas, Ferrero ex­pli­ca que La Mu­ñe­ca tie­ne dos ti­pos de ali­men­ta­ción: pa­ra adap­ta­ción y pa­ra ter­mi­na­ción. “La die­ta de ter­mi­na­ción tie­ne ce­ro fi­bra efec­ti­va y mu­cha participación de bur­lan­da hú­me­da, mu­cho grano partido de maíz”. Y To­ma­se­llo agre­ga: “Acá la adap­ta­ción es más lar­ga que lo ha­bi­tual, 15 a 20 días más una se­ma­na de tran­si­ción. Ha­ce­mos ade­más do­ble lec­tu­ra de co­me­de­ro, y en el ve­rano in­clu­so ha­ce­mos tri­ple lec­tu­ra de co­me­de­ro por­que te­ne­mos los co­rra­les ilu­mi­na­dos a la no­che”.

Los ve­te­ri­na­rios de La Mu­ñe­ca rea­li­zan dos re­co­rri­das sa­ni­ta­rias dia­rias, pe­ro por si aca­so el sis­te­ma les avi­sa por mail si hay al­gu­na irre­gu­la­ri­dad, co­mo cuan­do un ani­mal es­tá ga­nan­do me­nos de un ki­lo por día. El sis­te­ma tam­bién avi­sa si hay un ani­mal que es­tá en los co­rra­les hace más de 120 días, o si al­guno ya es­tá si­guien­do más de dos tra­ta­mien­tos sa­ni­ta­rios.

El feed­lot de To­ma­se­llo man­da a fae­na (en fri­go­rí­fi­cos de ter­ce­ros) en­tre 1.700 y 2.000 ani­ma­les por mes e in­ten­ta tra­ba­jar en fun­ción del abas­te­ci­mien­to de su pro­pia car­ni­ce­ría, que con­su­me el 77 por cien­to de la pro­duc­ción. “El res­to lo tra­ba­ja­mos di­ver­si­fi­can­do y pen­san­do en la ex­por­ta­ción -di­ce To­ma­se­llo-. Pa­ra la car­ni­ce­ría pro­pia ma­ta­mos un no­vi­lli­to de 350-380 ki­los, que es lo que más nos gus­ta y lo que sa­le me­jor, pe­ro en el feed­lot tra­ba­ja­mos to­dos los ki­la­jes. La em­pre­sa tie­ne ha­cien­da li­via­na, me­dia­na y pe­sa­da, se com­pra de to­do y se ven­de de to­do, lo que el clien­te quie­re”.

Aho­ra, a La Mu­ñe­ca ya se in­cor­po­ró la tercera ge­ne­ra­ción de car­ni­ce­ros To­ma­se­llo con el jo­ven Ren­zo, hi­jo de Nés­tor, y pa­ra es­tar a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias y am­pliar el ho­ri­zon­te, la fir­ma tie­ne co­mo ob­je­ti­vo in­me­dia­to su­mar 24 co­rra­les más pa­ra lle­gar a las 15.000 ca­be­zas en en­gor­de.

“Ya te­ne­mos la ha­cien­da pe­ro aun no te­ne­mos los co­rra­les ter­mi­na­dos pa­ra po­der traer­los. Pe­ro es una ha­cien­da de re­cría, no es que que­re­mos ven­der más can­ti­dad de gor­dos sino que que­re­mos ha­cer en el feed­lot otro ne­go­cio que va a ser la re­cría. Es pa­ra te­ner una re­ser­va de ha­cien­da con una co­mi­da más li­via­na, pa­ra que en el mo­men­to que lo ne­ce­si­te­mos le po­da­mos dar la co­mi­da ne­ce­sa­ria y ter­mi­nar­la”, ex­pli­ca el em­pre­sa­rio.

Lue­go con­clu­ye: “El feed­lot es­tá en una épo­ca de fran­ca ex­pan­sión y hay que tra­tar de pro­fe­sio­na­li­zar­se lo más que po­da­mos”.

De es­ta ma­ne­ra, en ple­na zo­na nú­cleo agrí­co­la, una fa­mi­lia de car­ni­ce­ros sa­có pecho y lo­gró dar­le ma­yor es­ta­bi­li­dad a su ne­go­cio. Y aho­ra se ani­ma a ir por más.

El ojo del amo. Nés­tor To­ma­se­llo le da la es­pal­da a uno de los co­rra­les en su en­cie­rre.

Dos ge­ne­ra­cio­nes. Ren­zo y Nés­tor To­ma­se­llo, hi­jo y pa­dre car­ni­ce­ros, jun­to a uno de los cua­tro ca­mio­nes jau­la de la em­pre­sa, en el es­ta­ble­ci­mien­to de Los Molinos.

Con­fort. Man­dos hi­dráu­li­cos e in­for­ma­ción de ca­da ani­mal.

Ali­men­to. El ase­sor Os­car Ferrero, aten­to a las die­tas.

Bur­lan­da hú­me­da. Es el prin­ci­pal com­po­nen­te de la die­ta de ter­mi­na­ción. Se la com­pran a la plan­ta de eta­nol de AcaBio.

Co­rra­les. Tras 15-20 días de adap­ta­ción, los ani­ma­les pa­san a ter­mi­na­ción.

La co­ci­na. Los me­ga­far­dos de al­fal­fa son pa­ra los

ani­ma­les en adap­ta­ción y tran­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.