Los pro­duc­tos bio­ló­gi­cos, con una gran pro­yec­ción glo­bal

Así lo con­fir­mó Cla­rín Ru­ral en una vi­si­ta a Basf, en Ale­ma­nia.

Clarin - Rural - - TAPA - LUDWIGSHAFEN, ALE­MA­NIA. ENV. ES­PE­CIAL Lu­cas Vi­lla­mil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En la ciu­dad de Ludwigshafen, en el oes­te ale­mán, la es el pai­sa­je. So­bre los már­ge­nes del río Rhin se ex­tien­den com­ple­jos de al­tí­si­mo va­lor agre­ga­do, y fue a po­cos me­tros de aquí don­de un tal Karl Benz creó na­da me­nos que el pri­mer vehícu­lo au­to­mo­tor de com­bus­tión in­ter­na de la his­to­ria, en 1886. Pe­ro in­clu­so an­tes de eso, hace 151 años, se fun­dó en es­tas tie­rras la com­pa­ñía quí­mi­ca Basf, que co­men­zó pro­du­cien­do anili­na y que ac­tual­men­te cuen­ta con el ma­yor complejo quí­mi­co del mun­do, unos 17 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de ofi­ci­nas, la­bo­ra­to­rios, fá­bri­cas y puer­tos.

Des­de aquí la com­pa­ñía di­ri­ge el rum­bo de sus múl­ti­ples uni­da­des de ne­go­cios, y has­ta aquí lle­gó Cla­rín Ru­ral pa­ra co­no­cer las pers­pec­ti­vas de Basf en el ne­go­cio glo­bal de pro­tec­ción de cul­ti­vos.

“El ne­go­cio de pro­tec­ción de cul­ti­vos cre­ció en to­das las re­gio­nes, en to­tal, en­tre 2005 y 2015, un 75 por cien­to”, afir­mó de en­tra­da Ha­rald Sch­wa­ger, miem­bro del di­rec­to­rio eje­cu­ti­vo de Basf, y de­ta­lló que en 2015 las ven­tas de esa uni­dad de ne­go­cios fue­ron de 5.820 mi­llo­nes de eu­ros, lo cual re­pre­sen­tó el 8 por cien­to de las ven­tas to­ta­les de la com­pa­ñía. “La división Pro­tec­ción de Cul­ti­vos fue res­pon­sa­ble del 16 por cien­to de los be­ne­fi­cios de la em­pre­sa”, acla­ró Sch­wa­ger.

Por su par­te, Mar­kus Heldt, pre­si­den­te de la división Pro­tec­ción de Cul­ti­vos de la com­pa­ñía, di­jo que el mer­ca­do glo­bal de agro­quí­mi­cos en 2015 fue de 60 bi­llo­nes de dó­la­res. “Es un mer­ca­do en ex­pan­sión, es im­por­tan­te es­tar pre­sen­tes. El mer­ca­do de agro­quí­mi­cos es­tá evo­lu­cio­nan­do y en es­te con­tex­to es­ta­mos de­tec­tan­do opor­tu­ni­da­des pa­ra in­cre­men­tar nues­tra pre­sen­cia y ofer­ta de va­lor”, ase­gu­ró, y re­ve­ló que en los pró­xi­mos diez años la com­pa­ñía as­pi­ra a te­ner un pi­co de ven­tas de tres bi­llo­nes de eu­ros en pro­duc­tos agro­quí­mi­cos apa­lan­can­do­se en sus nue­vos la­nin­dus­tria za­mien­tos, en­tre los que des­ta­can un her­bi­ci­da de la fa­mi­lia de los tria­zo­les que lle­ga­ría a la Ar­gen­ti­na en 2019.

En diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral, Heldt co­men­tó que la es­tra­te­gia co­mer­cial de Basf en la Ar­gen­ti­na es­tá apo­ya­da en gran par­te en los pla­nes de fi­nan­cia­mien­to. “En Ar­gen­ti­na te­ne­mos mu­chas he­rra­mien­tas de fi­nan­cia­mien­to con di­fe­ren­tes ban­cos y aso­cia­cio­nes, y es­ti­mo que en­tre un 20 y un 30 por cien­to de nues­tro ne­go­cio es fi­nan­cia­do -afir­mó-.Los úl­ti­mos dos años fue­ron di­fí­ci­les pa­ra Ar­gen­ti­na y pa­ra nues­tro ne­go­cio, pe­ro ve­mos un mo­men­tum po­si­ti­vo des­de oc­tu­bre”.

En es­tos días, el gran te­ma en la agen­da del sec­tor son las me­ga­fu­sio­nes que se es­tán dan­do en­tre las com­pa­ñías de in­su­mos, par­ti­cu­lar­men­te la re­cien­te com­pra de Mon­san­to por par­te de Ba­yer, por 66.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Al res­pec­to, Heldt di­jo: “Cree­mos que nues­tro mo­de­lo de ne­go­cios ba­sa­do en por­ta­fo­lio y desa­rro­llo es muy só­li­do pa­ra cu­brir to­das las re­gio­nes”. Y por su par­te Sch­wa­ger agre­gó: “No­so­tros pre­fe­ri­mos man­te­ner nues­tra in­de­pen­den­cia, no creo que que­de­mos co­mo un ju­ga­dor pe­que­ño en el seg­men­to”. Ade­más acla­ró que más allá del re­sul­ta­do de la ope­ra­ción, las aso­cia­cio­nes de Basf con ca­da una de las em­pre­sas con­ti­nua­rán vi­gen­tes.

Una de las no­ve­da­des en Ludwigshafen es el re­cien­te­men­te inau­gu­ra­do cen­tro de investigación y desa­rro­llo de so­lu­cio­nes bio­ló­gi­cas. Heldt di­jo que los pro­duc­tos bio­ló­gi­cos pa­ra la pro­tec­ción de cul­ti­vos em­pie­zan a cre­cer en im­por­tan­cia en al­gu­nos seg­men­tos co­mo las fru­tas, hor­ta­li­zas y plan­tas or­na­men­ta­les, pe­ro que en los cul­ti­vos más ex­ten­si­vos es más di­fí­cil la in­tro­duc­ción. “En esos seg­men­tos cree­mos que los bio­ló­gi­cos cre­ce­rán un 25 por cien­to, pe­ro siem­pre ne­ce­si­ta­rán una in­ter­ac­ción con los quí­mi­cos. Se­rán com­ple­men­tos pe­ro no los re­em­pla­za­rán -afir­mó-. Los cos­tos son me­no­res y las re­gu­la­cio­nes tam­bién, pe­ro son me­nos efec­ti­vos y más com­ple­jos, mu­chos pro­duc­to­res aun no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra in­cor­po­rar­los”.

Así, en Ale­ma­nia, un ju­ga­dor im­por­tan­te pu­so sus cartas so­bre la me­sa.

La ale­ma­na pla­nea au­men­tar un 25 por cien­to el desa­rro­llo de bio­so­lu­cio­nes.

Po­lo quí­mi­co. Las ins­ta­la­cio­nes de Basf en la ciu­dad de Ludwigshafen ocu­pan al­re­de­dor de 17 ki­ló­me­tros cua­dra­dos.

Investigación. La fir­ma ale­ma­na es­tá po­nien­do­le fi­chas a los bio­ló­gi­cos.

Mar­kus Heldt. Pre­si­den­te de la división Pro­tec­ción de Cul­ti­vos.

Ha­rald Sch­wa­ger. Miem­bro del di­rec­to­rio de la com­pa­ñía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.