Ba­yer ad­qui­rió Mon­san­to, con una in­ver­sión mi­llo­na­ria

Es­to crea una gran com­pa­ñía de desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co.

Clarin - Rural - - TAPA - Por Héc­tor A. Huer­go

Ba­yer fi­nal­men­te se hi­zo de Mon­san­to, pa­gan­do 66.000 de dó­la­res. Es la fu­sión de dos gi­gan­tes, cons­tru­yen­do una em­pre­sa que en con­jun­to va­le 120.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Es tam­bién la ma­yor transac­ción de la his­to­ria en­tre una em­pre­sa ale­ma­na y una es­ta­dou­ni­den­se. Se crea una com­pa­ñía de 120.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Y qui­zá lo más in­tere­san­te es que, de pron­to, el sec­tor agrí­co­la pa­sa a re­pre­sen­tar el 50% de los ne­go­cios de Ba­yer.

Es­ta con­so­li­da­ción se da en un mar­co su­ma­men­te di­ná­mi­co.

El año pa­sa­do es­tu­vo agi­ta­do por la ofer­ta de Mon­san­to pa­ra que­dar­se con Syn­gen­ta.

Los sui­zos se pu­sie­ron du­ros y los nor­te­ame­ri­ca­nos fue­ron su­bien­do la apues­ta, has­ta que se con­ven­cie­ron de que no ha­bía ca­so. De­sis­tie­ron.

Pe­ro a los po­cos días el mer­ca­do se sa­cu­dió con la no­ti­cia de que el gi­gan­tes­co con­glo­me­ra­do Che­mChi­na to­ma­ba la pos­ta y ofer­ta­ba por Syn­gen­ta. La nue­va ne­go­cia­ción avan­zó rá­pi­da­men­te y tu­vo un vía li­bre hace po­cas se­ma­nas, cuan­do las au­to­ri­da­des re­gu­la­to­rias de los EE.UU. au­to­ri­za­ron la ven­ta.

Mien­tras tan­to, se pro­du­jo la fu­sión de las di­vi­sio­nes agrí­co­las de Dow y Du­pont, am­bas nor­te­ame­ri­ca­nas.

Así que aho­ra hay tres gran­des com­pa­ñías glo­ba­les pro­vee­do­ras de tec­no­lo­gía agro­pe­cua­ria, des­de se­mi­llas has­ta pro­duc­tos de pro­tec­ción de cul­ti­vos en to­das sus com­bi­na­cio­nes: una chino-sui­za, otra eu­ro­peo-es­ta­dou­ni­den­se, y otra 100% nor­te­ame­ri­ca­na.

En un mar­co de pre­cios agrí­co­las ali­caí­dos, es­tas fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes pa­re­cen apun­tar en la di­rec­ción del ajus­te, es­ca­la, re­duc­ción de cos­tos, etc. Sin em­bar­go, en to­dos los ca­sos se ha­bla de la ne­ce­si­dad de des­ti­nar ma­yo­res re­cur­sos a investigación y desa­rro­llo, in­clu­yen­do la in­cur­sión ma­si­va en la agri­cul­tu­ra di­gi­tal. Hay una men­ción muy ex­plí­ci­ta a es­te úl­ti­mo pun­to en la co­mu­ni­ca­ción de Ba­yer so­bre el mer­ge.

Pa­ra ha­cer­se de Mon­san­to, Ba­yer tu­vo que ele­var su ofer­ta ini­cial y ter­mi­nó ce­rran­do en 128 pe­sos por ac­ción, cuan­do ayer co­ti­za­ba en torno a los 108 dó­la­res.

En otras pa­la­bras, el gi­gan­te ale­mán pa­gó un 20% más de lo que va­lía la ac­ción, lo que ter­mi­nó ven­cien­do la re­sis­ten­cia de los eje­cu­ti­vos de Mon­san­to.

Ba­yer es una em­pre­sa quí­mi­co­mi­llo­nes far­ma­céu­ti­ca ale­ma­na fun­da­da en Bar­men, Ale­ma­nia en 1863. Hoy tie­ne su se­de en Le­ver­ku­sen, Re­na­nia del Nor­te-West­fa­lia, Ale­ma­nia. Es bien co­no­ci­da por su mar­ca ori­gi­nal de la as­pi­ri­na. Pe­ro tie­ne una fuer­te pre­sen­cia en el mer­ca­do agrí­co­la, so­bre to­do con su lí­nea de pro­duc­tos pa­ra la pro­tec­ción de los cul­ti­vos, des­de el tra­ta­mien­to de la se­mi­lla has­ta el com­ba­te de las en­fer­me­da­des y pla­gas que afec­tan la pro­duc­ción de ali­men­tos.

Am­bas em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les cuen­tan con ope­ra­cio­nes im­por­tan­tes en to­dos los paí­ses con fuer­te pro­duc­ción agrí­co­la.

Ba­yer tie­ne un enor­me pe­so en el seg­men­to far­ma­céu­ti­co, pe­ro tie­ne pre­sen­cia en el mer­ca­do agro­pe­cua­rio con pro­duc­tos pa­ra el tra­ta­mien­to de se­mi­llas, con­trol de ma­le­zas, in­sec­tos y en­fer­me­da­des.

Mon­san­to es una com­pa­ñía con más de 100 años de his­to­ria en el mun­do y es­te año cum­ple 60 años en el país. Aquí, con una fac­tu­ra­ción que ron­da los 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res, la com­pa­ñía cuen­ta con más de 1.100 em­plea­dos de ma­ne­ra di­rec­ta y otros 5.000 de for­ma in­di­rec­ta. Cuen­ta con una plan­ta de ela­bo­ra­ción de pro­duc­tos pa­ra la pro­tec­ción de cul­ti­vos, co­mo el gli­fo­sa­to, en Zá­ra­te.

A pe­sar de su fa­ma co­mo em­pre­sa de so­ja, el ne­go­cio más im­por­tan­te de la em­pre­sa en el país es el del maíz y su mar­ca lí­der, De­kalb. Sus hí­bri­dos se pro­du­cen en la plan­ta de Ro­jas que cuen­ta con una ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción de 4,5 mi­llo­nes de bol­sas por cam­pa­ña. Una par­te de su pro­duc­ción se des­ti­na al mer­ca­do in­terno y otra se ex­por­ta a más de 20 paí­ses.

De pun­ta a pun­ta. Es­ta fu­sión de com­pa­ñías crea una gran em­pre­sa mun­dial de se­mi­llas y de pro­tec­ción de cul­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.