La di­rec­ta cru­za fron­te­ras

En 2011, en el sur de Bra­sil, se for­mó un gru­po de Aa­pre­sid con pro­duc­to­res lo­ca­les. Allí tam­bién, la esen­cia de las bue­nas prác­ti­cas es cla­ve.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En el sur de Bra­sil, se for­mó la re­gio­nal de Aa­pre­sid La­vras do Sul in­te­gra­da por pro­duc­to­res lo­ca­les. Cla­rín Ru­ral dia­lo­gó con Mu­ri­llo Tei­xei­ra, re­fe­ren­te y fun­da­dor del gru­po. Has­ta allí lle­gó la fi­lo­so­fía de ma­ne­jo ba­sa­da en las bue­nas prác­ti­cas.

Ar­gen­ti­na es pio­ne­ra en adop­ción del sis­te­ma de siem­bra di­rec­ta y, po­co a po­co, las vir­tu­des de es­te sis­te­ma se con­ta­gian a otros paí­ses. Uno de ellos es Bra­sil, don­de des­de 2013 fun­cio­na la pri­mer re­gio­nal in­ter­na­cio­nal La­vras do Sul, en el cen­tro sur del Es­ta­do de Río Gran­de do Sul.

To­do em­pe­zó con la mo­ti­va­ción del pro­duc­tor bra­si­le­ño Ger­son Her­ter, quien en 2008 se in­tere­só por el ac­cio­nar de Aa­pre­sid, asis­tien­do a jor­na­das e in­ter­cam­bian­do co­no­ci­mien­to con pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos. En es­ta in­ter­ac­ción, el pro­duc­tor en­con­tró que la siem­bra di­rec­ta era un so­lu­ción de ma­ne­jo y tec­no­ló­gi­ca cla­ve pa­ra otro co­mo él de esa on­du­la­da de Bra­sil.

La­vras do Sul es una te­rri­to­rio que se me­te en­tre Uru­guay y Ar­gen­ti­na (es­tá a 500 ki­ló­me­tros al es­te de Mercedes, Co­rrien­tes, y a 400 ki­ló­me­tros al nor­te de Ta­cua­rem­bó, Uru­guay).

Allí, la pro­duc­ción es mix­ta y la agri­cul­tu­ra es de in­vierno (pas­tu­ras y ver­deos) por­que las llu­vias se con­cen­tran en ese mo­men­to del año. Ade­más, en me­nor es­ca­la, se siem­bra so­ja y arroz.

Uno de los pro­duc­to­res ten­ta­dos por Her­ter, pa­ra ini­ciar la re­gio­nal La­vras do Sul y lle­var ade­lan­te una pro­duc­ción en siem­bra di­rec­ta, fue Mu­ri­lo Tei­xei­ra Go­nçal­ves, quin­ta ge­ne­ra­ción de pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios de esa zo­na.

“Cuan­do mu­chos in­ves­ti­ga­do­res no creían en el po­ten­cial agro­pe­cua­rio de es­ta re­gión, Aa­pre­sid nos en­se­ñó que la agri­cul­tu­ra no tie­ne lí­mi­tes”, re­co­no­ce Tei­xei­ra en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral. El es uno de los re­fe­ren­tes de es­te gru­po y quien, des­de ha­ce cin­co años, en­con­tró en la me­to­do­lo­gía de la en­ti­dad ar­gen­ti­na la po­si­bi­li­dad pa­ra se­guir ca­pa­ci­tán­do­se.

Pa­ra es­te gru­po de pro­duc­to­res bra­si­le­ros, las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las re­pre­sen­tan un mo­de­lo de de­sa­rro­llo sus­ten­ta­ble y equi­li­bra­do. En es­ta fi­so­lo­fía de tra­ba­jo y la for­ma­ción de es­te gru­po es­tá el va­lor más im­por­tan­te que tie­nen, ade­más de la po­si­bi­li­dad de in­ter­cam­biar ex­pe­rien­cias pro­duc­ti­vas y en­con­trar so­lu­cio­nes a tra­vés de la in­no­va­ción, con­tó.

Pa­ra los Tei­xei­ra, adap­tar­se a los prin­ci­pios bá­si­cos de las bue­nas prác­ti­cas fue una ta­rea sen­ci­lla.

“Nues­tra em­pre­sa siem­pre tu­vo con­cien­cia del cui­da­do del am­bien­te. Por en­ton­ces, se bus­ca­ba fre­nar la de­gra­da­ción de los sue­los que ocu­rría en al­gu­nos mo­men­tos del año, así co­mo tam­bién re­cu­pe­rar los ba­jos ni­ve­les de nu­trien­tes y de­te­ner la pro­li­fe­ra­ción de ma­le­zas du­ras”, ex­pli­có el pro­duc­tor, en re­fen­cia a las ac­cio­nes que ha­cían en su es­tan­cia Ce­rro de Oro.

Des­de los ini­cios de es­te gru­po co­men­za­ron a tra­ba­jar con im­por­tan­tes in­ves­ti­ga­do­res bra­si­le­ños co­mo Dir­ceu Gas­sen y El­mar Luiz Floss, a su vez que en los con­gre­sos de Aar­pe­sid a los que ve­nían en Ar­gen­ti­na co­no­cie­ron a re­fe­ren­tes téc­ni­cos co­mo Ro­dol­fo Gil, Jor­ge Ro­mag­no­li y Víc­tor Truc­co.

Con to­dos ellos co­men­zó una si­ner­gia fun­da­men­tal pa­ra el de­sa­rro­llo de una agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble y com­pe­ti­ti­va.

Tei­xei­ra co­men­zó fir­me a prac­ti­car la la ro­ta­ción de cul­ti­vos y la siem­bra di­rec­ta, la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión y la ges­tión pa­ra la cer­ti­fi­ca­ción de la pro­duc­ción.

“La cla­ve es au­men­tar la bio­di­ver­si­dad agrí­co­la pa­ra im­pe­dir la se­lec­ción de ma­le­zas, pla­gas y en­fer­me­da­des re­sis­ten­tes a las mo­lé- cu­las más uti­li­za­das”, re­co­no­ció.

De es­ta for­ma, en las ro­ta­cio­nes de Ce­rro de Oro hu­bo más lu­gar pa­ra otras gra­mí­neas, ade­más del arroz.

Así, en ve­rano siem­bran so­ja, que do­mi­na la su­per­fi­cie, pe­ro tam­bién se in­cor­po­ró el maíz y sor­go fo­rra­je­ro. En in­vierno se siem­bra con ave­na, rai­grás y tri­go, que les ayu­da a man­te­ner es­truc­tu­ra de sue­lo, fer­ti­li­dad, y con­su­mir agua en la épo­ca del año que más llue­ve, de­ta­lló Tei­xei­ra.

En ge­ne­ral, los pro­duc­to­res de la re­gión de­ter­mi­nan la fer­ti­li­za­ción te­nien­do en cuen­ta la es­truc­tu­ra fí­si­ca del sue­lo. Los que no tie­nen un gran pre­do­mi­nan­cia de are­na, fer­ti­li­zan en el mo­men­to de la im­plan­ta­ción del cul­ti­vo de ve­rano. En tan­to que los sue­los que tie­nen un por­cen­ta­je de are­na ma­yor, son fer­ti­li­za­dos du­ran­te el in­vierno por­que el cul­ti­vo de co­ber­tu­ra con­tri­bu­ye con la fi­ja­ción de nu­trien­tes, ga­ran­ti­zan­do dis­po­ni­bi­li­dad de los mis­mos. Los nu­trien­tes prin­ci­pa­les que se in­cor­po­ran son ni­tró­geno, fos­fo­ro y po­ta­sio, y, de­pen­dien­do del ma­ne­jo del pro­duc­tor, tam­bién azu­fre y cal­cio.

De es­ta for­ma, se pue­de po­ten­ciar los ren­di­mien­tos y con­se­guir plan­tíos de so­ja de 3.000 ki­los por hec­tá­rea, mai­za­les de 5.000 ki­los y tri­ga­les de 40 quin­ta­les.

“To­da­vía es­ta­mos le­jos de te­cho de pro­duc­ción a los as­pi­ra­mos y ya que no lo­gra­mos el equi­li­brio de la fer­ti­li­dad del sue­lo, ca­da año es­ta­mos en la bús­que­da de nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra ayu­dar a es­te pro­ce­so de bús­que­da de po­ten­cial”, co­men­tó el pro­duc­tor.

En es­te pro­ce­so de in­te­si­fi­car la apli­ca­ción de tec­no­lo­gía tam­bién es­tá la ges­tión de los pro­ce­sos co­mo la prác­ti­ca de la siem­bra di­rec­ta, la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión, el trá­fi­co con­tro­la­do de ma­qui­na­rias por el lo­te, la ges­tión in­te­gra­da de pla­gas y en­fer­me­da­des, la pul­ve­ri­za­ción de pre­ci­sión y las bio­tec­no­lo­gías.

So­bre es­to úl­ti­mo, Tei­xei­ra hi­zo una men­ción des­ta­ca­da.

“Las bio­tec­no­lo­gías re­vo­lu­cio­na­ron la for­ma de pro­du­cir en es­ta zo­na. Es uno de los pi­la­res de nues­tra

La re­gio­nal es­tá en La­vras do Sul, muy cer­ca de Ar­gen­ti­na y Uru­guay. La ga­na­de­ría, la so­ja y el arroz son las pro­duc­cio­nes más im­por­tan­te

em­pre­sa y de los ma­ne­jos agro­nó­mi­cos que tie­ne el gru­po por­que, ade­más, des­ti­na me­nor uso de pro­duc­tos quí­mi­cos y tam­bién se fa­ci­li­tan los pro­ce­sos en una zo­na que tie­ne sus par­ti­cu­la­res”, di­jo Tei­xei­ra. Y ad­vir­tió: “Te­ne­mos que ma­ne­jar­bien la bio­tec­no­lo­gía, ha­cer una adop­ción ra­cio­nal y cui­dar­la, pa­ra no re­pe­tir erro­res del pa­sa­do que lle­va­ron a re­du­cir su po­der de ac­ción”.

Ri­ta Ma­ri­za Bren­ner Tei­xei­ra Go­nçal­ves es la ma­dre de Mu­ri­lo y quien es­tá a car­go de la di­rec­ción téc­ni­ca y fi­nan­cie­ra de es­ta­ble­ci­mien­to. Ella coor­di­na la ges­tión de ga­na­de­ría, ac­ti­vi­dad en la cual ha­cen ci­clo com­ple­to y cuen­tan con una me­dia de 2.500 ani­ma­les ra­za Bra­ford y He­re­ford.

La pro­duc­to­ra brin­da los de­ta­lles de es­ta pro­duc­ción de pun­ta.

“El ser­vi­cio lo ha­ce­mos a los 24 me­ses y el des­te­te de las va­cas de pri­mer parto (26 por cien­to del ro­deo) se ha­ce des­pués de los se­sen­ta días con la ad­mi­nis­tra­ción de su­ple­men­tos pro­tei­cos. Los ter­ne­ros son des­te­ta­dos a los cin­co me­ses en cam­pos nativos, y el pri­mer in­vierno lo pa­san en pas­tu­ra anual”, ex­pli­có Ma­ri­za Bren­ner.

El ma­ne­jo si­gue y en la pri­ma­ve­ra-ve­rano, en los cam­pos na­tu­ra­les, tie­nen una car­ga car­ga de ani­ma­les, de 0,7 ca­be­zas por hec­tá­rea, con el fin de apro­ve­char la ex­plo­sión de de fo­rra­je, en cam­bio, esa car­ga dis­mu­nu­ye 0,4 en los cam­pos nativos y en la mis­ma épo­ca del año.

Por su par­te, en el in­vierno la his­to­ria es otra. En esos ca­sos, en los ver­deos to­le­ran car­gas de 1,7 ani­ma­les por hec­tá­rea.

Al ana­li­zar el fu­tu­ro, los Tei­xei­ra se enor­gu­lle­cen de los cam­bios pro­duc­ti­vos y de que se sien­ten en la sen­da co­rrec­ta. En cam­bio, cuan­do ha­blan del con­tex­to plan­tean la ne­ce­si­dad de una po­lí­ti­ca de in­cen­ti­vos pa­ra la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría. Re­cla­man la fal­ta de in­ver­sión en lo­gís­ti­ca, in­fra­es­truc­tu­ra e in­ves­ti­ga­ción, co­mo tam­bién en la lle­ga­da de ma­yo­res lí­neas de cré­di­to pa­ra los pro­duc­to­res.

So­ji­ta. Mu­ri­lo Tei­xei­ra Go­nçal­ves es uno de los pro­duc­to­res re­fe­ren­tes. Aquí, en el lo­te de so­ja en una zo­na muy on­du­la­da.

En di­rec­ta. Un gran lo­te en do­ble cul­ti­vo. La ro­ta­ción de­tu­vo la ero­sión, fre­nó a las ma­le­zas du­ras y po­ten­ció el rin­de.

Ga­na­de­ría. La ac­ti­vi­dad per­mi­te ro­tar cul­ti­vos, lue­go de los ver­deos in­ver­na­les.

Más gra­nos. En La­vras do Sul con­si­guie­ron ele­var los ren­di­mien­tos de so­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.