La so­ja, ese “re­cur­so na­tu­ral”

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Leo mu­chos ar­tícu­los so­bre em­pre­sas que co­ti­zan en Wae­li­mi­nar­las ll Street y si­go aten­ta­men­te las opi­nio­nes de ana­lis­tas del mer­ca­do de gra­nos. Siem­pre me lla­mó la aten­ción que al fi­nal de ca­da no­ta hay un “dis­clai­mer”, en el que el au­tor re­mar­ca que no tie­ne ni ac­cio­nes ni po­si­ción to­ma­da en nin­gún pa­pel in­vo­lu­cra­do en la no­ta.

Acla­ro en­ton­ces yo tam­bién: no ten­go so­ja.

La úl­ti­ma vez que sem­bré fue en 1975, cuan­do ob­tu­ve el ré­cord zo­nal de 15 quin­ta­les por hec­tá­rea con una Clark 63. Ahí en ese mis­mo cam­po hoy sa­can 45 quin­ta­les.

Pri­mer co­ro­la­rio: de­di­ca­do es­pe­cial­men­te al eco­no­mis­ta Eduar­do Levy Ye­ya­ti, quien di­jo es­ta se­ma­na en el im­po­nen­te Con­gre­so CREA, an­te 7.000 fer­vo­ro­sos mi­li­tan­tes de la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas, que la Ar­gen­ti­na no pue­de desa­rro­llar­se a par­tir de sus “re­cur­sos na­tu­ra­les”.

Por las du­das, la so­ja no es un “re­cur­so na­tu­ral”. Ni un yu­yo. Es un pro­duc­to de al­ta tec­no­lo­gía in­te­li­gen­te. De lo con­tra­rio no se hu­bie­ra tri­pli­ca­do el rin­de en ape­nas 40 años. Es­to no pa­sa con el pe­tró­leo o los mi­ne­ra­les. La in­ci­den­cia del “re­cur­so na­tu­ral” tien­de a ce­ro. Pron­to no ha­rá fal­ta ni sue­lo pa­ra pro­du­cir­la.

La idea de con­si­de­rar a la pro­duc­ción agroin­dus­trial co­mo una ac­ti­vi­dad ex­trac­ti­va tie­ne un efec­to de­le­té­reo. Ter­mi­na, por ejem­plo, jus­ti­fi­can­do las re­ten­cio­nes. Por­que to­dos los eco­no­mis­tas coin­ci­den en que “son un mal im­pues­to”, pe­ro a la ho­ra se­ña­la­da se la re­bus­can pa­ra per­pe­tuar­las. Al­gu­nos han di­cho que ter­mi­nar con ellas es una “trans­fe­ren­cia de in­gre­sos”. ¿De quién ha­cia quién?

En la pá­gi­na 2 de es­te su­ple­men­to pue­de leer­se una no­ta so­bre el pe­so de la agroin­dus­tria en las ex­por­ta­cio­nes ar­gen­ti­nas. Ya he­mos vis­to có­mo des­pe­ga­ron el tri­go y el maíz des­de que, co­mo pri­mer cum­pli­mien­to de las pro­me­sas de cam­pa­ña, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri anun­cia­ra la eli­mi­na­ción de los de­re­chos de ex­por­ta­ción y los ROE, a po­co de asu­mir. Un 30 por cien­to de in­cre­men­to en la siem­bra, y una fuer­te in­ten­si­fi­ca­ción en el uso de tec­no­lo­gía.

En aquél re­cor­da­do ac­to de Per­ga­mino, Ma­cri tam­bién anun­ció que se re­du­cían un 5 por cien­to las re­ten­cio­nes de la so­ja. Y ra­ti­fi­có que se se­gui­rían ba­jan­do a un rit­mo del 5 por cien­to anual, has­ta y sus­ti­tuir­las por el im­pues­to a las ga­nan­cias.

Pe­ro aho­ra arre­cia el ru­mor de que la re­duc­ción del 5 por cien­to pa­ra la pró­xi­ma cam­pa­ña es­tá en ve­re­mos. Es gra­ví­si­mo, so­bre to­do por­que re­ver­de­ce la ima­gen de in­cum­pli­mien­to e im­pre­vi­si­bi­li­dad.

To­do el mar­ke­ting de nue­ve me­ses de ges­tión se es­tá ha­cien­do tri­zas. Al­tos eje­cu­ti­vos de com­pa­ñías de pri­me­ra lí­nea en los agro­ne­go­cios, que vi­nie­ron al mi­niDa­vos la se­ma­na pa­sa­da con la idea de pro­po­ner in­ver­sio­nes, plan­tea­ron sus du­das por es­ta po­si­ble mar­cha atrás.

Las com­pli­ca­cio­nes fis­ca­les im­pul­san, nue­va­men­te, la idea de echar mano al “re­cur­so na­tu­ral” so­ja. No se lo­gró au­men­tar las ta­ri­fas a los por­te­ños y sub­ur­ba­nos, cre­ció el gas­to so­cial (que es “inelás­ti­co”), vie­nen las le­gis­la­ti­vas del 2017 y hay que ga­nar­las.

En­ton­ces, no se pue­den “sa­cri­fi­car” los 800 mi­llo­nes de dó­la­res que im­pli­can es­te 5 por cien­to. ¿Con­ti­nua­rá la exac­ción? Ese 5 por cien­to sig­ni­fi­ca que mu­chos pro­duc­to­res que­dan por de­ba­jo de la lí­nea de ren­ta­bi­li­dad.

Tam­bién sig­ni­fi­ca una qui­ta de sa­la­rios a los obre­ros del in­te­rior, de las fá­bri­cas de ma­qui­na­ria o la cons­truc­ción, a don­de van los fru­tos de la cam­pa­ña. Un cas­ti­go al co­mer­cio. Me­nos via­jes de ca­mión, me­nos neu­má­ti­cos con­su­mi­dos. De la eco­no­mía com­pe­ti­ti­va a la que no ge­ne­ra va­lor y vi­ve de sub­si­dios.

Al­gu­nos di­ri­gen­tes ru­ra­lis­tas ya di­je­ron que es­ta­ban dis­pues­tos a ha­cer­le la gau­cha­da de apor­tar esos 800 mi­llo­nes de dó­la­res.

Con­mo­ve­do­ra ge­ne­ro­si­dad, des­de el mis­mo sec­tor que vie­ne de un so­no­ro za­fa­rran­cho con el pa­ga­dios en la pro­pie­dad in­te­lec­tual en se­mi­llas. Era ape­nas la cuar­ta par­te de es­ta du­do­sa do­na­ción, pe­ro ga­ran­ti­za­ba el flu­jo con­ti­nuo de la tec­no­lo­gía. t

El 5 por cien­to de re­ten­cio­nes im­pli­ca que mu­chos no ten­gan ren­ta­bi­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.