Del ca­ra­me­lo al agro­ne­go­cio

La com­pa­ñía cor­do­be­sa, Ar­cor, aca­ba de inau­gu­rar en Arro­yi­to su ter­ce­ra plan­ta de mo­lien­da hú­me­da de maíz, que in­dus­tria­li­za­rá 600 to­ne­la­das del ce­real por día. A par­tir de es­ta in­ver­sión, la com­pa­ñía se con­vier­te en el mayor pro­ce­sa­dor de Ar­gen­ti­na.

Clarin - Rural - - TAPA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Pa­ra la mayor par­te de la so­cie­dad, Ar­cor es una gran de go­lo­si­nas. Pa­ra la mayor par­te de los con­sul­to­res y co­mu­ni­ca­do­res, es una gran em­pre­sa de ali­men­tos. Pa­ra mí, des­de que vi­si­té por pri­me­ra vez (hace vein­te años) la ope­ra­ción ma­dre de Arro­yi­to, era una po­ten­te com­pa­ñía agroin­dus­trial. Allí se con­ver­tían el sol, la llu­via y el sue­lo cor­do­bés en ca­ra­me­los, el no­do cen­tral de una cas­ca­da fas­ci­nan­te de pro­ce­sos in­te­li­gen­tes.

Arran­ca­ban con la glu­co­sa, ob­te­ni­da del maíz, y el dul­ce de le­che a par­tir de sus tres gran­des tam­bos ale­da­ños. Una in­te­gra­ción ver­ti­cal que in­cluía la fá­bri­ca de car­tón y to­da la pa­ra­fer­na­lia del pac­ka­ging.

Es­cri­bí al­go so­bre eso en aquel mo­men­to, y qui­zá no ha­ya con­ven­ci­do mu­cho a la agen­cia de co­mu­ni­ca­cio­nes de la em­pre­sa. Pa­re­cía que per­te­ne­cer a la ra­ma agroin­dus­trial era un des­mé­ri­to pa­ra una em­pre­sa que dispu­taba el po­dio en­tre los gran­des de la in­dus­tria na­cio­nal. Eran los tiem­pos del “ace­ro ver­sus ca­ra­me­los” y el ace­ro ga­na­ba por no­caut.

Pe­ro los es­ce­na­rios cam­bian. La so­ja era una pro­me­sa, pe­ro se ha­bía es­tan­ca­do en las 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das y la re­cién ins­ta­la­da ca­pa­ci­dad de crus­hing no po­día con ellas. Vein­te años des­pués, es­ta­mos lle­gan­do a las 60. Cua­tro ve­ces más. Y hay que traer so­ja de Pa­ra­guay y Bra­sil pa­ra ple­na ocu­pa­ción. No fue ma­gia.

Sin otro plan que el apre­tar­se con­tra los yu­yos (co­mo de­cía Atahual­pa Yu­pan­qui), cre­ció sin ha­cer ba­ru­yo y la Ar­gen­ti­na se en­ca­mi­nó ha­cia su esen­cia agroin­dus­trial. Só­lo por ello es via­ble.

Ar­cor no in­cur­sio­nó en la so­ja, pe­ro en sus aden­tros si­guió ma­du­ran­do la idea de com­ple­jo agroin­dus­trial. Tan­to, que al des­pun­tar es­te año con un nuevo ci­clo po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co, cons­ti­tu­yó su Ge­ren­cia de Agro­ne­go­cios. Aho­ra, la com­pa­ñía tie­ne tres áreas de­fi­ni­das: es­ta nue­va uni­dad de ne­go­cios, al man­do de Mo­des­to Ma­ga­dan, que se su­ma a la de Con­su­mo Ma­si­vo y la de Pac­ka­ging.

El hi­to de es­ta vi­sión am­plia­da fue la inau­gu­ra­ción, hace po­cas se­ma­nas, de la im­po­nen­te plan­ta de mo­lien­da hú­me­da de maíz en la mis­mí­si­ma Arro­yi­to, don­de na­ció la em­pre­sa hace 65 años. En la oca­sión, Luis Pa­ga­ni, pre­si­den­te de Gru­po Ar­cor, di­jo: “Des­de sus ini­cios, Ar­cor asu­mió un com­pro­mi­so con la ca­li­dad de to­dos sus pro­duc­tos y pa­ra po­der cum­plir­lo, lle­vó ade­lan­te una im­por­tan­te es­tra­te­gia de au­to­abas­te­ci­mien­to de sus ma­te­rias pri­mas. Es­ta ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­da a tra­vés de los años, nos im­pul­sa a crear la Di­vi­sión Agro­ne­go­cios, po­ten­cian­do nues­tras ven­fá­bri­ca ta­jas com­pe­ti­ti­vas y con­di­cio­nes in­me­jo­ra­bles que brin­da el país en ma­te­ria agroin­dus­trial”.

Con una in­ver­sión de 70 mi­llo­nes de dó­la­res, la plan­ta tie­ne una ca­pa­ci­dad de pro­ce­so de 600 to­ne­la­das de maíz por día, que se con­vier­te en ja­ra­be de fruc­to­sa.

Es­ta se des­ti­na a la pro­duc­ción de be­bi­das gaseosas, aguas sa­bo­ri­za­das y ju­gos, en­tre otros des­ti­nos. De esa ela­bo­ra­ción sa­len sub­pro­duc­tos (ger­men, fi­bra y pro­teí­nas) que se uti­li­zan co­mo ma­te­ria pri­ma de ali­men­tos ba­lan­cea­dos pa­ra mas­co­tas, ga­na­do va­cuno, por­cino y aves.

Mo­des­to Ma­ga­dan es­tá en su sal­sa. Se crió en el cam­po de la fa- mi­lia, en Bor­de­na­ve, y lle­va más de vein­te años en Ar­cor, don­de re­co­rrió dis­tin­tas po­si­cio­nes has­ta des­em­bar­car en es­ta nue­va res­pon­sa­bi­li­dad.

“De­fi­ni­mos que que­re­mos apos­tar a una Ar­gen­ti­na más ló­gi­ca, apun­tan­do a los Agro­ne­go­cios”, di­ce Ma­ga­dan a Cla­rín Rural.

“La plan­ta de fruc­to­sa es par­te de es­to. No es pa­ra con­su­mo pro­pio en in­te­gra­ción ver­ti­cal, es pa­ra pro­veer a ter­ce­ros. Es la ter­ce­ra que po­ne­mos en mar­cha en es­te ru­bro: la ori­gi­nal de Arro­yi­to, una en Tu­cu­mán, y és­ta, que im­pli­ca una am­plia­ción del 80 por cien­to en pro­ce­sa­mien­to de maíz”.

No es mo­co de pa­vo: des­de aho­ra, Ar­cor es el mayor ela­bo­ra­dor de maíz de la Ar­gen­ti­na, con 550.000 to­ne­la­das anua­les. En­tre las tres plan­tas, di­gie­re dia­ria­men­te 1.400 to­ne­la­das, a las que hay que su­mar­le otras 200 de la plan­ta de mo­lien­da se­ca (des­tino al­cohol no com­bus­ti­ble, po­len­ta Pres­to Pron­to, tro­zos de maíz, etc) de San Pe­dro (pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res).

Sin em­bar­go, pa­ra la com­pa­ñía no to­do tie­ne que ver con es­te cul­ti­vo ya que tam­bién in­ter­vie­nen en el ne­go­cio tri­gue­ro, en el azu­ca­re­ro y se in­tere­san por las bio­ener­gías (Ver “Una vi­sión...)

“El maíz es un gran no­do pa­ra no­so­tros -ase­gu­ra Mo­des­to-. Va­mos cla­ra­men­te a una ex­pan­sión de la pro­duc­ción, y es la opor­tu­ni­dad que te­ne­mos a la vis­ta. Se pue­den ha­cer in­fi­ni­dad de co­sas y la Ar­gen­ti­na tie­ne un po­ten­cial enor-

me. Nues­tra mi­sión es agre­gar­le va­lor a tra­vés de la ela­bo­ra­ción in­dus­trial, con fo­co en la ex­por­ta­ción. No que­re­mos ex­por­tar maíz, sino al­mi­do­nes, edul­co­ran­tes, pro­teí­nas. La bur­lan­da se­ca, por ejem­plo, tie­ne muy bue­na de­man­da”.

La plan­ta se con­ci­bió apli­can­do cri­te­rios de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y sus­ten­ta­bi­li­dad. La idea era re­du­cir al má­xi­mo la ge­ne­ra­ción de efluen­tes y el re­ci­cla­do de ele­men­tos crí­ti­cos co­mo fil­tros.

“No fue una com­pra lla­ve en mano, fue in­ge­nie­ría ‘in hou­se’ to­man­do co­mo ba­se nues­tra ex­pe­rien­cia en las otras plan­tas de la em­pre­sa”, agre­ga el eje­cu­ti­vo.

En la mi­ra es­tán otros pro­duc­tos co­mo pro­teí­nas y fi­bras ali­men­ta­rias, pe­ro tam­bién al­gu­nos que es­ca­pan al ru­bro ali­men­ti­cio. Por ejem­plo, bio­plás­ti­cos, que po­drían in­te­grar­se con su uni­dad de Pac­ka­ging.

En sus seg­men­tos agroin­dus­tria­les, Ar­cor ocu­pa a 1.150 per­so­nas, so­bre un to­tal de 21.000 de­pen­dien­tes a ni­vel glo­bal, de los cua­les 13.000 es­tán en la Ar­gen­ti­na. Es­ta nue­va plan­ta ge­ne­ra 120 pues­tos de tra­ba­jo, más to­do lo que di­fun­de corriente arri­ba y corriente aba­jo.

Y, en tér­mi­nos de maíz, con la nue­va plan­ta es la nú­me­ro uno, pro­ce­san­do me­dio mi­llón de to­ne­la­das/año. Es ape­nas la pun­ta de un ice­berg de 40 mi­llo­nes de to­ne­la­das.

Ver­sá­til . El ce­real tie­ne múl­ti­ples des­ti­nos pa­ra la em­pre­sa de Cór­do­ba. Con­su­men la mo­lien­da hú­me­da y la se­ca, y tam­bién le dan fi­nes in­dus­tria­les al sub­pro­duc­tos que lo uti­li­zan co­mo ma­te­ria pri­ma pa­ra ali­men­tos ba­lan­cea­dos.

Nue­va plan­ta. A la de­re­cha, la nue­va plan­ta de Ar­cor pa­ra el pro­ce­sa­mien­to del ce­real. Con una in­ver­sión de 70 mi­llo­nes de dó­la­res, es­ta fá­bri­ca de fruc­tu­sa se su­ma a la ori­gi­nal de Arro­yi­to y otro en Tu­cu­mán.

Dos des­ti­nos. A la izq., la ga­na­de­ría, pa­ra la cual Ar­cor ela­bo­ra ali­men­to a ba­se de la fi­bra y la pro­teí­na, des­car­te de la in­dus­tria de la fruc­to­sa. A la de­re­cha, la bur­lan­da se­ca de maíz, otra for­ma de agre­ga­do de va­lor de maíz que es­tá en la mi­ra de la em­pre­sa.

Ma­ga­dan. Es el ge­ren­te de la nue­va Ge­ren­cia de Agro­ne­go­cios en Ar­cor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.