Y dio el pre­sen­te la ro­ya

Se de­tec­tó una va­rie­dad del hon­go en lo­tes de tri­go de Bue­nos Ai­res, En­tre Ríos, Cór­do­ba y San­ta Fe.

Clarin - Rural - - EN DEFENSA DE LOS RINDES - INTA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Rural

Un in­for­me del INTA aler­tó re­cien­te­men­te so­bre la apa­ri­ción epi­fí­ti­ca de ro­ya ama­ri­lla del tri­go con di­fe­ren­tes ni­ve­les de in­ten­si­dad en En­tre Ríos, San­ta Fe, Cór­do­ba y el nor­te y sud­oes­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

“El agen­te cau­sal es Puc­ci­nia strii­for­mis f. sp. tri­ti­ci. Es un hon­go del ti­po bió­tro­fo. Los hos­pe­dan­tes pri­ma­rios son el tri­go pan, tri­go can­deal y tri­ti­ca­le”, des­ta­ca el in­for­me ela­bo­ra­do por los téc­ni­cos Pablo Eduar­do Cam­pos, An­ge­la Nor­ma For­men­to ,Lu­cre­cia Ale­jan­dra Cou­re­tot y En­ri­que Ja­vier Al­be­rio­ne.

Y lue­go des­cri­be que el signo tí­pi­co de es­ta ro­ya se ma­ni­fies­ta por la pre­sen­cia en las ho­jas de pús­tu­las muy pe­que­ñas, de color ama­ri­llo li­món dis­pues­tas en el sen­ti­do de las ner­va­du­ras, dan­do un as­pec­to de dis­tri­bu­ción li­neal. “El área afec­ta­da pos­te­rior­men­te se ne­cro­sa. Tam­bién se ob­ser­va en las es­pi­gas, en glu­mas y aris­tas. De las ro­yas que afec­tan al tri­go es la úni­ca que se pro­pa­ga más allá del lu­gar del pun­to ini­cial de in­fec­ción. Por es­to se la con­si­de­ra de ti­po sis­té­mi­ca”, ex­pli­ca el in­for­me.

Los téc­ni­cos afir­man que es­ta ro­ya com­par­te mu­chas ca­rac­te­rís­ti­cas con la ro­ya de la ho­ja (Puc­ci­nia tri­ti­ci­na), pe­ro que re­quie­re tem­pe­ra­tu­ras más ba­jas pa­ra pro­du­cir in­fec­ción y la tem­pe­ra­tu­ra óp­ti­ma es de 9 - 13 ºC. El pe­río­do de mo­ja­do de ho­ja o ro­cío, ne­ce­sa­rio pa­ra el pro­ce­so de in­fec­ción, no de­be ser me­nor a las 6 ho­ras. Es una en­fer­me­dad po­li­cí­cli­ca, con una du­ra­ción del ci­clo de apro­xi­ma­da­men­te 10 días (in­fec­ción se­cun­da­ria).

Es una en­fer­me­dad de apa­ri­ción es­po­rá­di­ca y sue­le pre­sen­tar­se en la re­gión tri­gue­ra sur (su­bre­gio­nes VS y IV), so­bre cul­ti­va­res al­ta­men­te sus­cep­ti­bles, cuan­do las tem­pe­ra­tu­ras du­ran­te la pri­ma­ve­ra son más ba­jas de las nor­ma­les pa­ra el área y las con­di­cio­nes de hu­me­dad son las ade­cua­das.

“Las pér­di­das oca­sio­na­das en cul­ti­va­res al­ta­men­te sus­cep­ti­bles pue­den lle­gar a ser de la mis­ma mag­ni­tud o ma­yo­res a las de ro­ya de la ho­ja o del ta­llo”, in­di­can los téc­ni­cos del INTA, y de­ta­llan que en los años 2010, prin­ci­pal­men­te y 2015 se la registró en áreas don­de pre­via­men­te no ha­bía si­do ob­ser­va­ba co­mo el Nor­te de Bue­nos Ai­res, En­tre Ríos (For­men­to, 2011) y el Sur de San­ta Fe. “En la ac­tual cam­pa­ña se en­cuen­tra di­se­mi­na­da con di­fe­ren­tes ni­ve­les de in­ten­si­dad en esas pro­vin­cias, en el SO de Bue­nos Ai­res y Cór­do­ba. Co­mo así tam­bién en nues­tro país ve­cino, Uru­guay, se ob­ser­van fo­cos im­por­tan­tes a la fe­cha”, con­clu­yen. t

Ama­ri­lla. La en­fer­me­dad sue­le apa­re­cer cuan­do las tem­pe­ra­tu­ras son ba­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.