Có­mo rea­li­zar apli­ca­cio­nes más pre­ci­sas

La tem­pe­ra­tu­ra y la hu­me­dad re­la­ti­va son fac­to­res que pue­den de­ter­mi­nar el éxi­to de una pul­ve­ri­za­ción.

Clarin - Rural - - AGRICULTURA | MAQUINARIA -

Las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas cons­ti­tu­yen un fac­tor fun­da­men­tal al mo­men­to de lo­grar apli­ca­cio­nes efi­ca­ces. Mu­chas ve­ces se cuen­ta con una má­qui­na en con­di­cio­nes, ca­li­bra­da co­rrec­ta­men­te de acuer­do al pro­duc­to que que­re­mos apli­car, pe­ro si al rea­li­zar la apli­ca­ción las con­di­cio­nes am­bien­ta­les no son las ade­cua­das, nues­tra apli­ca­ción no se­rá efi­caz. Co­no­cer el mo­men­to ade­cua­do pa­ra rea­li­zar una apli­ca­ción es in­dis­pen­sa­ble pa­ra con­tro­lar con éxi­tos las pla­gas, en­fer­me­da­des y ma­le­zas que se en­cuen­tran en nues­tro cul­ti­vo.

Exis­ten tres fac­to­res prin­ci­pa­les que se de­ben ve­ri­fi­car. En pri­mer lu­gar la tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad. Es im­por­tan­te que, al rea­li­zar una apli­ca­ción con pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios, la tem­pe­ra­tu­ra no sea ma­yor a 25ºC y la hu­me­dad re­la­ti­va se en­cuen­tre en­tre 45 y 65%. Am­bos fac­to­res de­be­rán me­dir­se en el cam­po, uti­li­zan­do un ter­mó­me­tro y un hi­gró­me­tro res­pec­ti­va­men­te.

Una ele­va­da tem­pe­ra­tu­ra, en com­bi­na­ción con una ba­ja hu­me­dad re­la­ti­va son con­di­cio­nes que tien­den a in­cre­men­tar la eva­po­ra­ción de las go­tas. La me­di­ción de la hu­me­dad re­la­ti­va a cam­po es par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­te ya que exis­ten ca­sos don­de, si bien la tem­pe­ra­tu­ra no es tan ele­va­da co­mo pa­ra ge­ne­rar de­ri­vas, su com­bi­na­ción con una ba­ja hu­me­dad re­la­ti­va ge­ne­ra que au­men­ten los ries­gos, afec­tan­do la ca­li­dad de la apli­ca­ción por pér­di­da de go­tas.

En el ca­so que se uti­li­cen co­rrec­to­res, co­mo an­ti­eva­po­ran­tes o acei­tes agrí­co­las, es­te pro­ce­so tien­de a dis­mi­nuir, has­ta no ge­ne­rar­se eva­po­ra­ción. Sin em­bar­go, pue­de va­riar de acuer­do al ti­po de pro­duc­to que se uti­li­ce y las con­di­cio­nes am­bien­ta­les, ya que si es­tas son ex­tre­mas es ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil con­tro­lar la pér­di­da de go­tas.

Otro fac­tor a te­ner en cuen­ta es la ve­lo­ci­dad y di­rec­ción del vien­to. Fá­cil­men­te pue­de me­dir­se a cam­po uti­li­zan­do un anemó­me­tro por­tá­til. El vien­to es un alia­do de las apli­ca­cio­nes, por lo cual nun­ca se de­be­rá apli­car sin él. El ran­go ade­cua­do de­be­rá en­con­trar­se en­tre 5 y 15 ki­ló­me­tros por ho­ra. Ve­lo­ci­da­des me­no­res a las in­di­ca­das no ge­ne­ra­rán el co­rrec­to mo­vi­mien­to de la go­ta im­pi­dien­do que la mis­ma pe­ne­tre en el cul­ti­vo, mien­tras que ve­lo­ci­da­des ma­yo­res po­drían ge­ne­rar de­ri­vas no desea­das, afec­tan­do cul­ti­vos ve­ci­nos. En cuan­to a la di­rec­ción del vien­to, es in­dis­pen­sa­ble que el mis­mo sea con­tra­rio a cen­tros ur­ba­nos, es­cue­las, pro­duc­cio­nes apí­co­las, hos­pi­ta­les y vi­vien­das, pa­ra evi­tar que se pro­duz­can de­ri­vas ha­cia esas zo­nas sen­si­bles. En to­dos los ca­sos al mo­men­to de rea­li­zar una apli­ca­ción, se de­be­rá dar avi­so a las zo­nas sen­si­bles que se en­cuen­tren cer­ca­nas.

Por úl­ti­mo, exis­te un fe­nó­meno que pue­de ge­ne­rar di­fi­cul­ta­des al rea­li­zar una apli­ca­ción de pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios. Se co­no­ce co­mo in­ver­sión tér­mi­ca. En con­di­cio­nes nor­ma­les el ai­re frío siem­pre se en­cuen­tra por arri­ba del ai­re ca­lien­te, sin em­bar­go cuan­do ocu­rre es­te fe­nó­meno, una ca­pa de ai­re frío se ubi­ca por de­ba­jo del ai­re más ca­lien­te. Al in­ver­tir­se es­tas ca­pas, si se rea­li­za­ra una apli­ca­ción, las go­tas as­per­ja­das que­da­rían sus­pen­di­das en el ai­re y no cae­rían al cul­ti­vo desea­do; pu­dien­do tras­la­dar­se de ma­ne­ra ho­ri­zon­tal, con el ries­go de ge­ne­rar da­ños a otros cul­ti­vos o zo­nas sen­si­bles al pro­duc­to que se ha apli­ca­do. Es­te fe­nó­meno ocu­rre por las ma­ña­nas o cuan­do el vien­to se ha cal­ma­do. Es fá­cil iden­ti­fi­car al ob­ser­var có­mo, las par­tí­cu­las de tie­rra o pol­vo, que­dan sus­pen­di­das en los ca­mi­nos. Aquí no se de­be­rá rea­li­zar nin­gún ti­po de apli­ca­ción sino que se de­be­rá es­pe­rar que las con­di­cio­nes cam­bien.

En el lo­te. Al mo­men­to de la apli­ca­ción de pro­duc­tos, el vien­to de­be ser de en­tre 5 y 15 ki­ló­me­tros por ho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.