Los con­tra­rios tam­bién jue­gan

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Con bom­bos y pla­ti­llos, el Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria anun­ció la li­be­ra­ción de dos nue­vos even­tos bio­tec­no­ló­gi­cos, uno pa­ra maíz y otro pa­ra so­ja, en coin­ci­den­cia con la ce­le­bra­ción de las bo­das de pla­ta de la Co­na­bia (Co­mi­sión Na­cio­nal de Bio­tec­no­lo­gía). La no­ti­cia, sin du­da ha­la­güe­ña por­que re­mar­ca que la Ar­gen­ti­na cuen­ta con un efi­caz y muy activo sis­te­ma de apro­ba­cio­nes, que­dó em­pa­ña­da por un he­cho ca­si si­mul­tá­neo: el re­ti­ro del ex­pe­dien­te del even­to Ex­tent, que es­ta­ba lis­to pa­ra sa­lir, por par­te de su pro­pie­ta­rio, la inefa­ble Mon­san­to.

Se tra­ta de una cues­tión de enor­mes im­pli­can­cias. Más allá del he­cho en sí, que sig­ni­fi­ca de­jar al sec­tor so­je­ro sin una he­rra­mien­ta cla­ve pa­ra afron­tar el gra­ve pro­ble­ma de las ma­le­zas to­le­ran­tes a gli­fo­sa­to, lo más gra­ve es que de­ja a la Ar­gen­ti­na ex­pues­ta a una si­tua­ción muy de­li­ca­da en un te­ma cla­ve, co­mo es el flu­jo de tec­no­lo­gía. Ya no es una bra­va­ta más. Es un he­cho con­su­ma­do. Co­mo en la pri­ma­ria, nos man­da­ron al rincón, con las ore­jas de bu­rro, por co­pio­nes.

En ma­yo úl­ti­mo, Mon­san­to, con su es­ti­lo she­riff (que tan­to da­ño le hi­zo a la bús­que­da de ar­mo­nía en una cues­tión tan de­li­ca­da co­mo la pro­pie­dad in­te­lec­tual en se­mi­llas) di­jo que si no se al­can­za­ba un mar­co le­gal que ga­ran­ti­za­ra el re­co­no­ci­mien­to de los de­re­chos del desa­rro­lla­dor, no iba a lan­zar nue­vas tec­no­lo­gías. En aquel mo­men­to se ha­bía com­pli­ca­do tre­men­da­men­te la cues­tión del even­to In­tac­ta, que ha­bía lar­ga­do al mer­ca­do la com­pa­ñía so­bre la ba­se de un acuer­do de pa­go de re­ga­lías ce­le­bra­do con los pro­duc­to­res. Pe­ro lue­go las en­ti­da­des ru­ra­lis­tas pre­sio­na­ron al Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria y to­do ter­mi­nó en el so­no­ro des­a­gui­sa­do que to­do el mun­do re­cuer­da.

El mi­nis­tro Ri­car­do Bur­yai­le lau­dó en fa­vor de los pro­duc­to­res más re­mi­sos al pa­go, y se anotó una vic­to­ria po­lí­ti­ca al apa­re­cer en­fren­ta­do al ma­lo de la pe­lí­cu­la. Al­go ha­brá he­cho mal Mon­san­to (cu­yo pi­pe­li­ne de pro­duc­tos y la ca­li­dad de su in­ves­ti­ga­ción sig­ni­fi­ca­ron enor­mes be­ne­fi­cios pa­ra la pro­duc­ción de ali­men­tos y la sus­ten­ta­bi­li­dad) pa­ra con­ver­tir­se en la em­pre­sa mal­di­ta, en­fren­ta­da con sus clien­tes, con sus com­pe­ti­do­res, con la opi­nión pú­bli­ca, con mu­chos go­bier­nos. Equi­vo­có el ca­mino, sin du­da, y el mer­ca­do es­pe­ra an­sio­so que se con­cre­te la ven­ta a Ba­yer por aque­llo de que muer­to el pe­rro, se aca­bó la ra­bia. Si la ope­ra­ción se con­cre­ta (to­do in­di­ca que así se­rá), se­gu­ra­men­te cam­bia­rán las for­mas, pe­ro na­die de­be es­pe­rar un cam­bio en el con­cep­to que de­fien­de la in­dus­tria de se­mi­llas en con­jun­to. En la so­cie­dad ca­pi­ta­lis­ta, el pro­ble­ma no es el ca­pi­tal, sino la pro­pie­dad. Y es es­to lo que es­tá en jue­go. Va mu­cho más allá del cam­po y sus tri­bu­la­cio­nes. Si­ga­mos.

En aquel mo­men­to Ex­tent es­ta­ba en pleno pro­ce­so des­re­gu­la­to­rio. Con­ven­ci­dos de que se iba a avan­zar, el trá­mi­te con­ti­nuó su ru­ta y, a pe­sar del pa­ga­diós de In­tac­ta, no se re­ti­ró. Pe­ro an­te el ries­go de que el Mi­nA­gro lo apro­ba­ra es­ta se­ma­na y que­da­ra dis­po­ni­ble, lo que im­pli­ca­ba que se re­pi­tie­ra la his­to­ria de In­tac­ta, la em­pre­sa de­ci­dió can­ce­lar el trá­mi­te.

Ex­tent es un even­to que otor­ga to­le­ran­cia al her­bi­ci­da Di­cam­ba en so­ja. En el mar­co de la cre­cien­te pre­sión de ma­le­zas to­le­ran­tes a gli­fo­sa­to, el mer­ca­do lo es­pe­ra­ba con mu­cho in­te­rés. Aca­ba de lan­zar­se en Es­ta­dos Uni­dos, el prin­ci­pal com­pe­ti­dor. Se­gún re­por­tó es­ta se­ma­na AgWeb, pa­re­ce que la su­per­fi­cie cul­ti­va­da pa­sa­rá de un mi­llón de acres en es­ta cam­pa­ña, a 10 mi­llo­nes en la pró­xi­ma. Ni la so­ja RR tu­vo se­me­jan­te rit­mo de cre­ci­mien­to cuan­do se lan­zó, en 1996. La pre­sión de ma­le­zas re­sis­ten­tes ha­ce de Ex­tent una he­rra­mien­ta cla­ve en la era post-gli­fo.

Los con­tra­rios tam­bién jue­gan. Así que, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rrió cuan­do apa­re­ció el even­to RR, aho­ra se pre­sen­ta una asi­me­tría y un ries­go de pér­di­da de ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas. Atrás vie­ne el even­to En­list, de to­le­ran­cia al her­bi­ci­da 2,4 D, que es el que se li­be­ró es­ta se­ma­na. Pe­ro di­fí­cil­men­te la com­pa­ñía pro­pie­ta­ria lo sa­que al mer­ca­do si el país no lo­gra an­tes con­so­li­dar un mo­de­lo de ne­go­cios que con­si­de­re, en se­rio, la pro­pie­dad in­te­lec­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.