Mo­ni­to­rear, una gran in­ver­sión

Es­ta he­rra­mien­ta es una ven­ta­ja téc­ni­ca que cuan­ti­fi­ca los pro­ble­mas y per­mi­te apli­ca­cio­nes efi­ca­ces.

Clarin - Rural - - EL MANEJO AGRICOLA - Da­niel Igar­zá­bal Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

La di­fe­ren­cia en­tre quie­nes re­co­rren un cul­ti­vo y quie­nes lo mo­ni­to­rean pro­fe­sio­nal­men­te es que es­tos úl­ti­mos es­tán for­ma­dos con una vi­sión di­fe­ren­te de có­mo ob­ser­var los pro­ble­mas. Es­to es, a to­das lu­ces, una ven­ta­ja y es fun­da­men­tal­men­te lo que lo trans­for­ma en una in­ver­sión y no en un cos­to.

Es­to tien­de a aho­rrar re­cur­sos eco­nó­mi­cos por evi­tar apli­ca­cio­nes in­ne­ce­sa­rias o po­co efi­cien­tes ya que, al cuan­ti­fi­car co­rrec­ta­men­te la mag­ni­tud del pro­ble­ma, se evi­ta la uti­li­za­ción pre­ven­ti­va de in­su­mos.

Es­ta es­tra­te­gia de tra­ba­jo no so­lo re­dun­da en be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos, sino que tam­bién tie­ne gran­des ven­ta­jas am­bien­ta­les.

Co­mo ejem­plo se pue­de ci­tar que el co­no­ci­mien­to aca­ba­do del ci­clo de vi­da de pla­gas, ma­le­zas o en­fer­me­da­des por par­te del mo­ni­to­rea­dor per­mi­te al pro­duc­tor o al ase­sor o al téc­ni­co en­car­ga­do la re­co­men­da­ción y/o uso de in­su­mos co­rrec­tos res­pec­to a su efec­ti­vi­dad y per­sis­ten­cia.

Los tra­ta­mien­tos así re­co­men­da­dos, aun­que pue­den ser más ca­ros, evi­tan sin du­das re­pe­ti­cio­nes de los mis­mos, lle­van­do de es­ta for­ma a una efec­ti­va re­duc­ción de cos­tos.

A mo­do de ejem­plo, en cuan­to a la im­por­tan­cia que es­tá to­man­do el mo­ni­to­reo pro­fe­sio­nal de cul­ti­vos, po­de­mos ci­tar al nor­te de Cór­do­ba co­mo área tes­ti­go. Cuan­do se co­men­zó con es­ta prác­ti­ca a prin­ci­pios del año 2000, la zo­na pro­du­cía 750.000 hec­tá­reas de so­ja, de las cua­les so­lo 20.000 es­ta­ban ba­jo mo­ni­to­reo.

Hoy en día, la re­gión siem­bra 1,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas y el 50% se en­cuen­tran ba­jo es­te ti­po pro­fe­sio­nal de con­trol y ges­tión.

En el ca­so del maíz, po­cos años atrás, el mo­ni­to­reo de maíz era una prác­ti­ca com­ple­ta­men­te inexis­ten­te. La in­tro­duc­ción de even­tos ge­né­ti­cos que le otor­ga­ban a la plan­ta re­sis­ten­cia a pla­gas co­mo co­go­lle­ro del maíz ha­cía com­ple­ta­men­te in­ne­ce­sa­rio cual­quier ti­po de con­trol pa­ra oru­gas.

Pe­ro la fal­ta de re­fu­gios, co­mo de­ci­sión agrí­co­la cla­ve, en­tre otras cues­tio­nes, lle­vó a que es­ta re­sis­ten­cia se per­die­ra en mu­chos ma­te­ria­les. Hoy en día, la pro­duc­ción de maíz ne­ce­si­ta, sin du­das, al­gu­na in­ver­sión en he­rra­mien­tas co­mo el mo­ni­to­reo pro­fe­sio­nal ya que es la úni­ca for­ma de de­tec­tar pla­gas co­mo “el co­go­lle­ro” an­tes que se in­tro­duz­ca en el co­go­llo de la plan­ta.

De no ha­cer­lo, la efi­cien­cia de con­trol no su­pe­rará el 40%, lo que re­dun­da­da­rá en una gran pér­di­da de po­ten­cial pro­duc­ti­vo.

No­ta de la re­dac­ción: El au­tor per­te­ne­ce al Gru­po Hal­cón, em­pre­sa de mo­ni­to­reo agrí­co­la.

Iso­ca co­go­lle­ra. Su con­trol efi­cien­te de­pen­de del mo­ni­to­reo pro­fe­sio­nal y de los con­tro­les a tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.