La cla­ve: dar en el blan­co

En épo­ca de bar­be­chos quí­mi­cos, se­lec­cio­nar el pi­co co­rrec­to de pul­ve­ri­za­ción ha­ce al éxi­to de la apli­ca­ción.

Clarin - Rural - - EN DEFENSA DE LOS RINDES -

En es­te mo­men­to del año, los bar­be­chos quí­mi­cos y las reapli­ca­cio­nes de pro­duc­tos es­tán a la or­den del día. Pe­ro no so­lo es im­por­tan­te el pro­duc­to, sino tam­bién có­mo se lo apli­ca. Por eso, las bo­qui­llas son ele­men­tos fun­da­men­ta­les, in­flu­yen­do en la uni­for­mi­dad de la dis­tri­bu­ción y el ta­ma­ño de go­tas.

Con la elec­ción de la bo­qui­lla co­rrec­ta se de­ter­mi­na­rá el éxi­to de la la­bor de apli­ca­ción, al mo­men­to de con­tro­lar ma­le­zas, pla­gas y en­fer­me­da­des.

En un tra­ba­jo rea­li­za­do por la Cá­ma­ra de Sa­ni­dad Agro­pe­cua­ria y Fer­ti­li­zan­tes (Ca­sa­fe), la en­ti­dad brin­da una de­ta­lla­da in­for­ma­ción so­bre los ti­pos de pi­cos de pul­ve­ri­za­ción y la im­por­ta­cia de ele­gir­los ade­cua­da­men­te.

Al mo­men­to de se­lec­cio­nar una bo­qui­lla, di­ce el tra­ba­jo, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta cier­tos ob­je­ti­vos. El pri­me­ro de ellos de­be ser dar en el blan­co de apli­ca­ción. Para ello, la elec­ción de la bo­qui­lla va­ria­rá de acuer­do a si la apli­ca­ción de­be rea­li­zar­se al sue­lo o so­bre un cul­ti­vo.

Tam­bién, es­pe­ci­fi­ca el in­for­me de la en­ti­dad, que el ta­ma­ño de go­ta desea­do es fun­da­men­tal. Al apli­car la pre­sión co­rrec­ta se po­drá re­gu­lar los ta­ma­ños de go­tas a fin de lo­grar aquel que co­lo­que el pro­duc­to don­de se re­quie­ra.

Por su par­te, hay que con­si­de­rar la do­sis co­rrec­ta. En es­te pun­to, des­ta­ca el tra­ba­jo, in­flu­ye la can­ti­dad de pro­duc­to que se uti­li­ce, có­mo se ha­ga la mez­cla, la al­tu­ra del bo­ta­lón así co­mo el so­la­pa­mien­to que ha­ya en­tre las bo­qui­llas y en­tre pa­sa­das de­ter­mi­na­rá, o no, que la ho­mo­ge­nei­dad de la apli­ca­ción sea la co­rrec­ta.

Ha­bien­do con­si­de­ra­do to­dos es­tos as­pec­tos, el tra­ba­jo se re­fie­re a los dis­tin­tos a los dis­tin­tos ti­pos de pas­ti­llas.

En el ca­so de las bo­qui­llas de “aba­ni­co plano”, sos­tie­ne el in­for­me, el lí­qui­do ex­pe­di­do tie­ne for­ma de aba­ni­co con una con­cen­tra­ción de go­tas ha­cia el cen­tro en re­la­ción a los ex­tre­mos. Así, es­tos pi­cos son nor­mal­men­te uti­li­za­dos para la apli­ca­ción de her­bi­ci­das preemer­gen­tes.

Por su par­te, las bo­qui­llas “de cono o tur­bu­len­cia” ge­ne­ran go­tas más fi­nas, lo que per­mi­te lo­grar una bue­na co­ber­tu­ra del cul­ti­vo; per­mi­tien­do que las go­tas pe­ne­tren aún por el en­vés de las ho­jas. En es­te ca­so, agre­ga el tra­ba­jo, és­tas son ma­yor­men­te uti­li­za­das en apli­ca­cio­nes de in­sec­ti­ci­das y fun­gi­ci­das.

En las “de es­pe­jo” se pro­du­cen go­tas de ma­yor ta­ma­ño uti­li­zan­do pre­sio­nes me­no­res a las an­te­rio­res que las pas­ti­llas de cono.

Por úl­ti­mo, en el ca­so de las pas­ti­llas des­cen­tra­das o de im­pac­to, és­tas pul­ve­ri­zan el lí­qui­do y lo pro­yec­tan ha­cia un la­do. La ima­gen de pul­ve­ri­za­ción que se mues­tra en es­te ca­so es irre­gu­lar. Las go­tas sue­len ser po­co uni­for­mes, pre­do­mi­nan­do las gruesas, dis­per­sán­do­se en un ángulo bas­tan­te gran­de.

A mo­do de con­clu­sión, el tra­ba­jo de Ca­sa­fe des­ta­ca la im­por­tan­cia de con­tar con la re­co­men­da­ción téc­ni­ca de un pro­fe­sio­nal para al­can­zar con el ob­je­ti­vo. Asi­mis­mo, hay que re­cor­dar que las bo­qui­llas se des­gas­tan con el uso, afec­tan­do la for­ma­ción y dis­tri­bu­ción de go­tas; por lo cual com­pro­bar su es­ta­do y re­em­pla­zar­las fre­cuen­te­men­te es in­dis­pen­sa­ble.

Aba­ni­co plano. Así de­ben ser los pi­cos para her­bi­ci­das preemer­gen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.