La alar­ma es­tá so­nan­do, allá y acá

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La alar­ma so­nó en Es­ta­dos Uni­dos. Ja­rod Creed, di­rec­tor de Ga­vi­lon Pro­du­cer So­lu­tions, una con­sul­to­ra que ayu­da a los far­mers a pro­te­ger los pre­cios de sus co­se­chas, avi­só que Bra­sil y Ar­gen­ti­na au­men­ta­rán la pro­duc­ción de maíz en 30 mi­llo­nes de to­ne­la­das es­ta cam­pa­ña. La so­ja, por su par­te, cre­ce­rá 7 mi­llo­nes de to­ne­la­das. “Es­to ha­rá más di­fi­cul­to­so en­con­trar es­pa­cio pa­ra nues­tras gran­des co­se­chas”, sos­tu­vo ayer el ex­per­to en una en­tre­vis­ta del pro­gra­ma de TV AgDay.

Fren­te a es­te pa­no­ra­ma, re­co­mien­da dos co­sas a sus clien­tes: no dor­mir­se con la co­lo­ca­ción de la co­se­cha “vie­ja” (la 2016, que es­tán ter­mi­nan­do de le­van­tar aho­ra), y em­pe­zar a cons­truir pre­cios pa­ra la de 2017, que co­mien­zan a sem­brar en abril pró­xi­mo. “Ha- brá mu­cha vo­la­ti­li­dad y hay que apro­ve­char­la”. En par­ti­cu­lar, en so­ja, don­de sa­ben que es muy di­fí­cil com­pe­tir fren­te al des­cuen­to de 50 cen­ta­vos por bus­hel (5%, unos 18 dó­la­res por to­ne­la­da) de la so­ja su­da­me­ri­ca­na. En­tre Ar­gen­ti­na y Bra­sil su­ma­rán 160 mi­llo­nes de to­ne­la­das, un 50% más que la co­se­cha ré­cord de los EE.UU. “El de­bi­li­ta­mien­to del real es­ta se­ma­na agre­ga com­pe­ti­ti­vi­dad a la so­ja bra­si­le­ña”, re­ma­tó Creed.

La so­ja es el pro­duc­to más di­ná­mi­co de la agricultura mun­dial. Su ex­pan­sión se ba­sa en dos pi­la­res: una de­man­da con­sis­ten­te pa­ra sus dos de­ri­va­dos prin­ci­pa­les (la ha­ri­na pro­tei­ca y el acei­te), y un cre­ci­mien­to con­ti­nuo de los rin­des, a tra­vés de la tec­no­lo­gía. La Ar­gen­ti­na li­de­ró la ta­sa de cre­ci­mien­to en­tre 1996 y 2008, com­bi­nan­do au­men­to de su­per­fi­cie y ren­di­mien­to uni­ta­rio. Y al mis­mo tiem­po con­so­li­da­ba el clus­ter con enor­mes in­ver­sio­nes en to­da la ca­de­na, des­de la se­mi­lla has­ta el crus­hing, des­de el si­lo­bol­sa has­ta el dra­ga­do de la hi­dro­vía.

Pe­ro así co­mo es­te se­ñor Creed aler­ta a los far­mers de Io­wa de lo que se vie­ne, acá tam­bién so­nó la alar­ma. La com­pe­ti­ti­vi­dad de la so­ja es­tá en pe­li­gro. No es chis­te: el re­ti­ro del ex­pe­dien­te de Ex­tent, el even­to de to­le­ran­cia al her­bi­ci­da Di­cam­ba, por par­te de Mon­san­to, es al­go más que una ame­na­za. Es un he­cho con­cre­to. Todos sa­be­mos lo que sig­ni­fi­có el lan­za­mien­to de la so­ja RR, re­sis­ten­te al gli­fo­sa­to, en 1996. Por en­ton­ces lle­vá­ba­mos tres años de es­tan­ca­mien­to en torno a las 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Tras un con­ti­nuo cre­ci­mien­to des­de me­dia­dos de los 70, pa­re­cía que es­tá­ba­mos cho­can­do con­tra el te­cho. Pe­ro lle­gó la RR, prác­ti­ca­men­te al mis­mo tiem­po que en los EE.UU., y vino un alu­vión. Se cre­ció a un rit­mo de 4 mi­llo­nes de to­ne­la­das por año, has­ta que la im­pe­ri­cia K (más el de­seo de ven­gan­za post 125) pu­so el pie en la puer­ta gi­ra­to­ria.

No so­lo fue­ron las re­ten­cio­nes del 35%, ni el des­do­bla­mien­to cam­bia­rio. Tam­bién co­men­zó a en­ca­re­cer­se el cul­ti­vo por la pre­sión inexo­ra­ble de las ma­le­zas que iban apren­dien­do a di­ge­rir el gli­fo­sa­to. La lle­ga­da del maíz RR em­peo­ró la si­tua­ción, por­que la ma­yor par­te de los pro­duc­to­res desoyó la re­co­men­da­ción de ro­tar her­bi­ci­das. Tam­bién hu­bo res­pon­sa­bi­li­dad por par­te de De­kalb, que só­lo ofre­ció maí­ces RR a quie­nes qui­sie­ran sus ex­ce­len­tes hí­bri­dos. Ga­na­ron mer­ca­do, pe­ro fue una vic­to­ria a lo Pi­rro. Los cha­crers te­nían que ha­ber sa­cri­fi­ca­do ren­di­mien­to, op­tan­do por otras es­tra­te­gias, pe­ro con re­ten­cio­nes del 20% y res­tric­cio­nes co­mer­cia­les de to­do ti­po los lle­va­ron a al­ter­na­ti­vas cor­to­pla­cis­tas.

La cues­tión es que aho­ra las ma­le­zas to­le­ran­tes se han mul­ti­pli­ca­do. Tam­bién su­ce­dió en los EEUU, pe­ro ellos aho­ra cuen­tan con Ex­tent, y tam­bién con el even­to En­list de Dow, de to­le­ran­cia a gli­fo­sa­to, glu­co­si­na­to de amo­nio y 2,4D. Por pri­me­ra vez en 20 años, la Ar­gen­ti­na su­fre un re­tra­so en la ca­rre­ra bio­tec­no­ló­gi­ca. La res­pon­sa­bi­li­dad es com­par­ti­da en­tre el sec­tor pú­bli­co y el pri­va­do. La tan men­ta­da “ar­ti­cu­la­ción pú­bli­co-pri­va­da” fue en el sen­ti­do con­tra­rio a la na­tu­ra­le­za de las co­sas. El des­ca­la­bro de la úl­ti­ma co­se­cha con In­tac­ta, cuan­do to­do pa­re­cía en­ca­rri­lar­se, ya se es­tá pa­gan­do. Co­mo siempre, el lu­cro ce­san­te es lo que no apa­re­ce en los ba­lan­ces. Oja­lá se re­suel­va con la nue­va Ley de Se­mi­llas que co­men­zó a tra­tar­se es­ta se­ma­na en el Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.